Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 23 de octubre del 2014
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Los grandes Yacimientos de agua subterranea del Mundo

veces visto 11159 Veces vista   comentario 2 Comentarios

El retorno del ciclo del agua subterránea impregna tanto nuestra forma de pensar que entendemos el agua como un recurso renovable por excelencia. Lamentablemente este concepto puede estar equivocado si se plantea a escala humana. Algunas reservas de agua subterráneas están constituidas por agua que se desplaza muy lentamente a grandes distancias. Esta agua, denominada fósil, puede agotarse. Este es el caso precisamente de numerosos países áridos, donde el agua es explotada o de minerales, lo que plantea serios problemas a los gestores de recursos.

Hoy, el ciclo planetario del agua, que moviliza anualmente del orden de 500 billones de metros cúbicos, es bien conocido, en toda su complejidad, por los especialistas; éstos se han centrado especialmente en seguir la circulación de las aguas y a cuantificar los distintos flujos de agua (precipitaciones, ríos, lagos, aguas subterráneas, etc.) que constituyen nuestra hidrosfera (véase «El ciclo del agua y el clima», en este número). Por el contrario, los poblemos de las reservas de agua han quedado relegadas a un segundo plano. La distribución del agua dulce en el mundo es muy irregular y una gran parte de este agua no se encuentra allí donde es necesaria. Si bien en términos generales los recursos hídricos son renovables y se cuantifican como un flujo, vamos a ver que en algunos casos, accesorios a escala mundial pero de gran importancia para algunos países, constituyen reservas casi no renovables a escala humana, igual que los yacimientos de hidrocarburos o de minerales.

La evaluación cifrada de los volúmenes de agua de las distintas partes de la hidrosfera se ha realizado a distintas escalas con resultados que muestran enormes disparidades entre las distintas reservas, océanos, hielos polares, aguas subterráneas, humedad del suelo, lagos, ríos, atmósfera. En los años 1960-1970, investigadores norteamericanos, como R.L. Nace (1) y soviéticos como M. I. Uvovich (2,3) efectuaron cálculos globales que sólo pretenden estimar órdenes de magnitud. Para ello utilizaron, por ejemplo, métodos geométricos para las reservas de agua libre de volumen relativamente estable, como los océanos, lagos o glaciares. También emplearon métodos basados en las concentraciones de agua medias estadísticas; éstas son más hipotéticas en el espacio, para las reservas de la litosfera, cuyos límites son más o menos vagos; también pueden ser hipotéticas tanto en el espacio y en el tiempo para las reservas de la atmósfera y del suelo, cuyo volumen es muy variable. (4) Las reservas menos voluminosas son las que tienen una cuantificación más aproximada (atmósfera, cursos superficiales de agua, humedad del suelo). Estos intentos han servido sobre todo para comparar los volúmenes medios de agua de cada subconjunto de reservas con los circulantes, con el fin de deducir los tiempos medios de renovación globales, índices estadísticos para los que sólo son significativas las diferencias. Así, M. I. Uvovich (3) calculó los tiempos de renovación medios, que para los océanos es de tres mil años, para los glaciares (casquetes polares y glaciares continentales) de ocho mil años, para los lagos diecisiete años, para los acuíferos de cuatro mil a cinco mil años, para los suelos (humedad) de un año, para los ríos de aproximadamente doce días y para la humedad atmosférica de una semana.

Aguas fósiles que se pueden agotar

De hecho, los recursos de agua, desde el momento en que hubo el interés por definirlos y evaluarlos, inicialmente estuvieron asociados a los flujos mantenidos por el eterno retorno de¡ ciclo del agua, a las posibilidades de captarlos y utilizarlos: el agua es extendida como un recurso renovable por excelencia. Si bien en términos absolutos no existe casi agua subterránea totalmente independiente y desconectada del ciclo del agua natural, las aguas se desplazan a velocidades muy distintas en las capas acuíferas y a veces recorren distancias muy grandes. Cuando estas aguas están presentes en las capas subterráneas desde hace miles de años y se desplazan muy lentamente, se denominan fósiles y, como veremos, pueden agotarse.

En los recorridos terrestres del ciclo de agua, que incluyen básicamente a las aguas dulces, las reservas continentales (lagos, hielos, capas subterráneas, etc.) desempeñan un papel primordial como reguladores. Sin ellas, las aguas fluyentes naturales serían tan irregulares como los aportes meteóricos las precipitaciones que las engendran y no existiría ninguna reserva de agua permanente. Los primeros estudios sobre las reservas y la cuantificación de sus volúmenes se centraron en comprender su función reguladora y en evaluar las posibilidades de sacarle partido para movilizar los recursos de agua renovables irregulares. Entre las distintas reservas, sí bien los grandes lagos y los glaciares son reguladores eficaces en las cuencas donde se encuentran, las capas de agua subterráneas o acuíferos son mucho más frecuentes; la mayor parte de las aguas fluyentes regulares en todos los continentes, estimadas en 12 billones de m3/año de media (o sea, el 30% del caudal total de los ríos del mundo, estimado en 40 billones de m3/año,(4» se deben a estos cursos subterráneos de agua. De hecho, las aguas superficiales permanentes son aguas que primeramente han circulado por el suelo y el subsuelo.

Minas de agua independientes del ciclo del agua.

En que medida y en que condiciones las reservas de agua naturales pueden ser utilizadas no ya como reguladores, sino explotadas como recursos no renovables, yacimientos del estilo de las materias primas minerales (como el petróleo, gas, minerales, etc.)?

Por regla general, la distinción entre recursos renovables y no renovables está muy bien definida: unos se presentan en forma de flujo y se reproducen o regeneran de forma natural; los otros son reservas que no se reconstituyen a escala humana. En el caso del agua, la naturaleza nos ofrece a la vez flujos y reservas, y la distinción entre recursos renovables y no renovables depende de la duración a escala humana de las actividades económicas. Además, unas y otras no son independientes. A diferencia de las materias primas estáticas, las reservas de agua no se escapan de la dinámica del ciclo del agua, ya que como se ha dicho participan en la regulación de los flujos. Por tanto, la explotación de una reserva tiene corno condición y por resultado perturbar la circulación general de las aguas, «interrumpir la corrientes, lo que puede producirse de diversas formas. Las reservas de agua explotables como yacimientos son a prior¡ los que están relativamente poco implicados en el ciclo del agua actual, poco conectados a los sistemas de circulación activos -a las redes hidrográficas-; ello excluye a la mayoría de los lagos y bolsas subterráneas poco profundas muy ligadas a los cursos de agua superficiales. El lago Baikal, por ejemplo, tiene el honor de ser la mayor reserva de agua dulce superficial del planeta (23.1012 m3)y no se trata en ningún caso de un recurso no renovable, ya que su extracción implicaría en primer lugar la extracción permanente del flujo de 60.109 m3/año que lo atraviesa (desviando su emisario, el Angara). Y esto mismo es válido para todos los lagos de agua dulce del mundo ligados a los sistemas fluviales.

La gestión de las reservas de agua no renovables plantea problemas que se parecen sólo en parte a los de la gestión de otras reservas de materias primas minerales. Empezando por la oportunidad de explotar deliberadamente (y no sólo involuntariamente) estas reservas en detrimento de la captación indefinida únicamente de los flujos renovados, hecho que ha sido cuestionado. El profesor norteamericano W.C. Walton se preguntaba ya en 1970 en un manual que ha sentado cátedra: (14) «Es un problema real de desarrollo y de gestión en las zonas áridas-. ¿el agua tiene que ser extraída en beneficio máximo de la generación actual, de la misma manera que los minerales y los demás recursos no renovables, o el bombeo se ha de limitar a la cantidad negligible renovada perpetuamente?» Otros han replicado, bajo una óptica productivista a corto plazo, que no existe ninguna razón para dejar de utilizar un «capital-agua» igual que no la hay para otros yacimientos de materias primas, cuando su explotación es económicamente «rentable» siguiendo los criterios de sus usuarios. De hecho, estas explotaciones se han desarrollado en varios países ya citados (véase la tabla l), allí donde constituyen las formas de producción de agua más ventajosas. En Texas, por ejemplo, entre 1900 y 1980 se ha extraído cerca de una cuarta parte de la reserva total del acuífero de las High Plains, lo que ha provocado un descenso del nivel que sobrepasa los sesenta metros. Anualmente se extraen aún seis mil millones de metros cúbicos (años ochenta) y la reserva explotable restante sería de 245 mil millones de metros cúbicos en 1990, lo que da unos cuarenta años de producción al ritmo actual

En cualquier caso, la utilización de los recursos de agua no renovables ofrecido por los grandes acuíferos en distintos países, que ha adquirido un fuerte empuje durante este siglo, se acabará probablemente durante el siglo XXI y sólo habrá sido un momento de la historia de la utilización de agua por la humanidad. Algunos miles de millones de metros cúbicos de agua se habrán extraído -de forma irreversible en si mayoría- de la litosfera. Pero este volumen de agua no se habrá perdido para la hidrosfera, habrá vuelto al ciclo del agua terrestre, aumentando su flujo global, aunque en una cantidad imperceptible.

http://webs.advance.com.ar/rudemsrl/index.htm

Clasificación: 2.0 (15 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
Comentarios
Selva 16 de May, 2010
0

El concepto de agua fósil es erróneo. Para saber si el agua contenida en los sedimentos no ha recibido recarga de agua meteórica u otros aportes (agua hidrotermal) debería poder datarse.Estrictamente el agua subterránea es un recurso renovable, si se trata de explotar un acuífero confinado o uno semiconfinado a un ritmo mayor al de la recarga en las zonas altas de la cuenca o por "influencia" de un río, es otra cosa ,pero veo que la tendencia a considerar al agua subterránea como recurso no renovable es peligrosa y tendenciosa, en la medida que no conocemos todos los recursos diponibles y no es fácil determinar la capacidad de los reservorios existentes.

werwerer 29 de Oct, 2010
0

como evitar que desaparescan los yacimientos de agua

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Datos sobre la erosión eolica
Escrito por Interficto SEO LinkBuilding, Añadido: 08 de Ene, 2011
Nuestro entorno natural comprende una serie de elementos que se ven afectados en cuantía por la presencia de fuerzas externas como el viento, el agua y el hielo. El suelo, las rocas y los sedimentos de los lechos de los ríos y el terreno montañoso son desplazados por estas fuerzas con regularidad, así ha...
veces visto 12068 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Las Causas de la Erosión
Escrito por interficto, Añadido: 17 de Nov, 2010
La erosión es un proceso continuo, y puede ser causada por la naturaleza o por medios artificiales. Mientras que la erosión muchas personas la asocian con cosas negativas como deslizamientos de tierra, las malas condiciones y contaminación de los suelos, es una parte importante de los procesos geológicos que...
veces visto 24240 Veces vista:   comentarios 1 Comentarios
Cuando el Polo Norte esté en el Polo sur
Escrito por ARMOnia, Añadido: 03 de Abr, 2011
  El magnetismo de la Tierra es una especie de irradiación invisible de la que la ciencia no ha conseguido aún saber demasiado. Se sabe que se origina en el centro del planeta y se extiende hacia el espacio exterior protegiendo al planeta por ejemplo de los vientos solares. Además el magnetismo terrestre es...
veces visto 18709 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Porqué no puede predecirse un sismo?
Escrito por anaverna, Añadido: 14 de Ene, 2010
Ante la conmoción general que ha provocado el último terremoto de Haití, los seres humanos, nos preguntamos cómo es posible que con todo el avance que ha sufrido la tecnología de este siglo, no pueda predecirse el mismo.Mario Araujo, jefe del Departamento de Investigaciones Sismológicas del Instituto...
veces visto 10591 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Análisis de la estabilidad de los taludes
Escrito por michel2001, Añadido: 11 de Oct, 2010
Un talud es una porción de terreno que presenta una inclinación que puede suponer una situación de inestabilidad una vez que el perfil original ha sido modificado con intervenciones artificiales relevantes que han podido modificar las condiciones de equilibrio iniciales. Para el estudio de la estabilidad de...
veces visto 9271 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios