Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 23 de abril del 2018
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El Toro de Las Delicias: símbolo de la Ciudad Jardín

veces visto 2502 Veces vista   comentario 0 Comentarios

*** Indeleble huella de la época gomecista, y homenaje al desarrollo pecuario -y no taurino como se puede creer- impulsado por el general, la estatua reviste un cúmulo de tesoros al que pueden acceder locales y turistas aunque la excavación sea menester. Leyendas urbanas y señales del camino entretejen un delicado velo sobre historias verdaderas, bañándolas de imaginación y creatividad criolla. Descubramos El Toro de Las Delicias.

Cuentan los viejitos, y en este caso, doña Eleuteria Gotto de Sequera, "La Negra" para sus familiares, nacida en Choroní hace 78 años y habitante de Maracay desde 1938, que Las Delicias entonces eran potreros, espacio para un llamado Circo de Calicanto y por supuesto, el Zoológico, cuya entrada estaba signada por el monumental animal de bronce. Siendo niña, recuerda que le dijeron incontables veces que éste estaba lleno de morocotas de oro, pero también de dinamita, por lo que nunca se había podido trasladar.

Mucho más historias se cuentan, desde túneles secretos que llevan hasta distintos el Hotel Jardín entre otras dependencias hasta haber sido una pista para encontrar el Tesoro de Tarazona, secreto que supuestamente se llevó a la tumba un conocido militar de confianza personal del Benemérito, apodado El Indio y cuyo halo de misterio lo completaba la creencia popular de que dormía cruzado a la puerta del dormitorio de su jefe, no tener familiares conocidos, su permanente estado de alerta mental y especialmente, lograr acceder a la intimidad del mandamás andino. Esto llevó a despiadados cazafortunas a excavar en los terrenos del Zoológico, infructuosamente.

¿Taurino o bovino?

Su origen también fue materia de creencias populares por muchos años, como cuenta Alberto Rodríguez Avendaño, uno de los pioneros en la crianza de toros de lidia, gran experto del tema ganadero, miembro y ex directivo de la Cámara de Industrias Lácteas de Venezuela.

Parafraseando su artículo sobre los orígenes y significado del monumento, cuenta que habiendo Gómez iniciado la agroindustria, ordeno la primitiva ganadería de entonces. El Lactuario de Maracay fue una de las primeras señales de este proceso, que no fue fácil, ya que la mejora de la raza criolla pasó por muchos avatares.

Los toros criollos habían aprendido, por selección natural, a vivir en las llanuras calientes e inclementes de nuestra tierra pero las "musiúas", a pesar de los cuidados que recibieron donde nacieron y los cambios que se realizaron en las rústicas vaqueras para adaptarlas a los nuevos deseos del Benemérito, morían por la misma razón que diezmó también parte de las gentes de esa época, poco sabedoras de plagas y enfermedades: la serpiente cascabel.

Es sabido que el regalo llegó desde Francia, enviado por el nieto del General Gómez, Marcos Santana, quién fue comisionado para la compra de ganado en aquél país, y buscando animar el espíritu de su abuelo, empeñado en el desarrollo pecuario de la región, le mandó la figura de bronce con la inscripción: General, éste no se le muere.

Este impulso llevó a buscar expertos en sanidad animal en Europa y el Cono Sur, y años luego, abrir las escuelas de Ciencias Veterinarias de la Universidad Central de Venezuela en Maracay. No era entonces taurina la razón de éste, aunque por años se creyó así, gracias a nuestro "francés".

Por la mala pronunciación del apellido del escultor, el toro se le atribuía a Mariano Benlliure, un escultor español amante de la tauromaquia, y gracias a la encendida pasión taurina que arropaba la ciudad con una Maestranza idéntica a la de Sevilla, fue fácil extender la especie. Cuenta Don Alberto que los más conocedores de tanto examinar la obra empezaron a dudar ya que la estética de lo que figuraba en el pedestal no correspondía con un toro de lidia hasta que tras una detallada revisión vieron el hombre: Bonheur.

Avendaño admite que no supo nada de este nombre hasta que en Londres, tras ver una maravillosa pintora que retrata un mercado de caballos, quiso saber el nombre de su autor y le dijeron Marie Rosalie Bonheur, destacada pintora y escultora francesa, nacida en Burdeos en 1922. El cronista le refiere entonces la autoría, aunque fue realmente su hermano, Isidoro, un reconocido escultor de animales en bronce, quién la hizo.

Junto al tigre

Tigres y toros llenan el imaginario de los habitantes de Maracay, que era el nombre indígena para el felino. Equipos de básquetbol y béisbol, sendas estatuas y el recuerdo de haber sido la capital de Venezuela, otorga a la capital aragüeña, ese aire de paz y tranquilidad ante los retos del futuro, como los viese en un momento quién la declarase su residencia oficial, rematando la importancia de la entidad, encrucijada histórica.

Jeanfreddy Gutiérrez - estudiante de periodismo y bloguero - 29 años - Maracay, Venezuela

Fuente: http://irresponsabilidad.blogspot.com/2008/01/turismo-aragua-toro-de-las-delicias.html

Clasificación: 2.3 (9 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Jeanfreddy Gutiérrez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.