Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 18 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Puede Ser El Turismo una Industria Totalmente Verde?

veces visto 4311 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La Organización Mundial del Turismo apuesta por la sostenibilidad de esta actividad económica

21/7/2005 (Ecoestrategia).- Con mucha frecuencia se afirma que el turismo es "la industria sin chimeneas", sin embargo está todavía lejos de ser un sector de la economía de cero impacto sobre el medio ambiente y los recursos naturales. Prueba de ello es la presión que en esta época de verano genera la gran afluencia de turistas sobre la costa mediterránea, el mayor balneario de los europeos (150 millones de turistas cada año). Los visitantes aumentan el consumo local de energía y agua (la cual escasea en la península ibérica debido a la fuerte sequía), producen más residuos y queman más combustible contaminante en sus desplazamientos.

Lo anterior sin contar con el daño que se puede producir sobre las reservas naturales abiertas al denominado ecoturismo, cuando este se realiza sin la debida planificación y sin contar con la participación de las comunidades nativas, sobre todo en aquellas regiones del planeta de alta biodiversidad donde la riqueza ecológica convive con la pobreza humana.

Sin embargo, el máximo organismo internacional del ramo, la Organización Mundial del Turismo (OMT), sí cree en la viabilidad del turismo sostenible, afirmando institucionalmente que "Las directrices para el desarrollo sostenible del turismo y las prácticas de gestión sostenible son aplicables a todas las formas de turismo en todos los tipos de destinos, incluidos el turismo de masas y los diversos segmentos turísticos".

Para la OMT el turismo es sostenible cuando se da un uso óptimo a los recursos ambientales que son un elemento fundamental del desarrollo turístico, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar los recursos naturales y la diversidad biológica.

Otros dos requisitos, contemplados por la OMT para consolidar el turismo como una industria sostenible, son: respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades anfitrionas (conservando sus activos culturales arquitectónicos y sus valores tradicionales, y contribuyendo al entendimiento y a la tolerancia interculturales); y asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo, entre los que se cuenten oportunidades de empleo estable y de obtención de ingresos y servicios sociales para las comunidades anfitrionas, contribuyendo así a la reducción de la pobreza.

Diversos documentos de la Organización Mundial del Turismo sientan las bases para tratar de alcanzar la sostenibilidad ambiental en esta industria, tal es el caso de la "Declaración de Québec sobre el Ecoturismo" (2002), la "Declaración de Djerba sobre Turismo y Cambio Climático" (2003), y la reciente "Declaración de Mascate sobre el entorno arquitectónico del Turismo Sostenible" (2005).

Los agujeros negros del turismo

Pero también diversas organizaciones ambientalistas, como Ecologistas en Acción, han señalado los perjuicios ambientales ocasionados por el desplazamiento masivo de viajeros en época de vacaciones, principalmente dentro del Primer Mundo, o desde los países del Norte hacia los del Sur.

Es el caso de los desplazamientos hacía los destinos turísticos. El 90% de la energía primaria consumida en las vacaciones se gasta en el viaje de ida y vuelta. Las emisiones que se producen a raíz de esto son uno de los mayores problemas ambientales del turismo, sobre todo por parte del transporte aéreo donde se observa un índice de crecimiento del 5% anual. Aunque el consumo energético por avión en los últimos 20 años se ha reducido a la mitad, el aumento del tráfico aéreo internacional ha provocado el aumento en el consumo absoluto de energía en un 50%.

El turismo utiliza igualmente recursos y produce desechos. En algunas ocasiones crea conflicto con otras formas de utilización de recursos. La conservación de la naturaleza constituye una de las bases principales del sector. Los daños causados por el turismo al entorno natural pueden provocar la pérdida de la atracción del destino turístico para los turistas, así como ya ha sucedido en algunos lugares de la costa mediterránea.

Por otra parte, el alto consumo de agua en zonas con escasez de agua constituye un gran problema, ya que el abastecimiento para el centro turístico se realiza a costa del recorte de agua de la población local. En numerosas regiones turísticas de países en vías de desarrollo, el sistema de tratamiento de aguas residuales y deshechos se encuentra en estado deficitario, provocando problemas ecológicos y sanitarios.

Asimismo, la superficie requerida para el turismo es enorme y a menudo se construye fuera de la infraestructura y terrenos de utilización comunal. De este modo, la construcción de zonas hoteleras y urbanizaciones turísticas, campings, campos de golf y equipamientos deportivos o de infraestructura para el transporte turístico (calles, aparcamientos, teleféricos y aeropuertos) tienen solo indirectamente efectos positivos para la población local. A la vez causa serios daños al entorno natural, ya que para la construcción de los centros turísticos se extraen cantidades de materiales de construcción como arena, piedra caliza de los corales y madera de los bosques cercanos, causando grandes perjuicios a los ecosistemas involucrados.

Del mismo modo muchas actividades turísticas como esquí, submarinismo, salidas en barco, excursionismo de montaña, alpinismo, alteran el espacio natural de plantas y animales que viven en él. En muchos casos es precisamente el turismo ecológico el que ocasiona o empeora los daños al entorno natural, debido a que con dichas actividades abre al turismo zonas hasta ahora no exploradas. Debido al alpinismo por ejemplo, las montañas, se ven afectadas por deshechos y tala de árboles.

Turismo para ayudar a los más pobres

Otra de las posibilidades expuestas por los defensores del Turismo Sostenible, es la generación de ingresos para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de los países pobres (en América Latina, Asia y África) los cuales se han convertido en importantes destinos turísticos.

La iniciativa sobre "Turismo y eliminación de la pobreza" fue presentada por primera vez durante la Cumbre de Johannesburgo en 2002. Básicamente contempla los siguientes puntos: el empleo de los pobres en las empresas turísticas, el suministro de bienes y servicios a las empresas turísticas por los pobres, la venta directa de bienes y servicios a los visitantes por los pobres (economía informal), y la creación y gestión de empresas turísticas por los pobres.

También propone el establecimiento de aranceles o impuestos sobre los ingresos o beneficios del turismo (cuya recaudación se destine a beneficiar a los pobres), donaciones y apoyo voluntario de las empresas turísticas y de los turistas, y la inversión en infraestructura que beneficie también a los pobres de la localidad.

A este respecto es necesario destacar la realización en el pasado mes de mayo de un Taller sobre Indicadores de Sostenibilidad. El encuentro, organizado por la OMT, se llevó a cabo en Phuket (Tailandia), y su objetivo era la recuperación del turismo por la vía del desarrollo sostenible en los países afectados por el último gran tsunami del océano índico.

Hay que recordar que las naciones afectadas por la tragedia natural, como Tailandia, Indonesia, Maldivas y Sri Lanka, tenían en el turismo una de las principales fuentes de ingreso de divisas.

El taller de Phuket se centró en la conservación del medio ambiente, en la gestión de las zonas costeras, en la participación de la comunidad y en los beneficios del proceso de recuperación del desarrollo, así como en medidas preventivas y preparación para catástrofes naturales.

El crecimiento de la industria turística se enfrenta a un gran reto en el siglo XXI: convertirse en un sector económico totalmente verde, que sirva para proteger la riqueza natural del planeta y mejorar realmente las condiciones de vida de las poblaciones más desfavorecidas.

APUNTES SOBRE EL TURISMO SOSTENIBLE

- El 41 Congreso de la Asociación Internacional de Expertos Científicos en Turismo (AIEST) celebrado en 1991, describió el turismo sostenible como un turismo que mantiene un equilibrio entre los intereses sociales, económicos y ecológicos. Integrando las actividades económicas y recreativas con el objetivo de buscar la conservación de los valores naturales y culturales.

- En 1993 la Organización Mundial del Turismo en el documento titulado Tourism the year 2000 and beyond qualitative aspects definió oficialmente el concepto de Turismo Sostenible.

- En 1995 se estableció La Carta Mundial del Turismo Sostenible (1995), con 18 principios que tratan de poner los fundamentos para una estrategia turística mundial basada en el desarrollo sostenible.

- A instancias del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y de la OMT, se presentó en 2000 la "Iniciativa de los tour operadores para el desarrollo de un Turismo Sostenible".

Escrito por Luis Gabriel David García

ECOESTRATEGIA

http://www.ecoestrategia.com

Clasificación: 2.5 (30 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Estos son artículos de distintos escritores, que no tienen perfil, originalmente añadido por la administración de artículo.org.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.