Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 08 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Que son los contratos por diferencias (CFD) y para que sirven.

veces visto 16023 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El contrato por diferencias, más conocido como CFD, es un derivado financiero. Como tal se establecen sobre un subyacente y nos permiten operar tanto al alza como a la baja. Es un producto relativamente nuevo en España, aunque en otros países ya lleva bastante tiempo implantado. El subyacente puede ser de diversos tipos. Lo más conocido son CFD’s sobre acciones, pero hay brokers que ofrecen CFD’s sobre índices, divisas o materias primas.

Tres son las grandes ventajas de los CFD’s respecto a la inversión tradicional:

Por un lado la posibilidad de acceder a mercados tradicionalmente no accesibles al cliente minorista, como el de las materias primas o el de índices. El acceso a este tipo de mercados se hace mediante otro tipo de derivados como son los futuros, que requieren de mayores garantías. En la operativa con CFD’s las garantías son menores que en futuros, lo que permite al pequeño inversor acceder a estos mercados.

La segunda ventaja es la posibilidad de operar tanto al alza como a la baja. Se puede vender un CFD perfectamente sin haberlo comprado antes, al igual que ocurre con otro tipo de derivados y con la ventaja de que no tienen fecha de vencimiento.

La tercera de las ventajas es que permite apalancamiento financiero. Dado que solo tenemos que depositar una pequeña cantidad en concepto de garantía, se pueden comprar más cantidad de subyacente con el mismo capital. Esta garantía la pone el broker pero normalmente para acciones del mercado Español es de un 10% sobre el total.

La operativa con CFD’s es tan sencilla como cuando se va a comprar acciones al mercado normal, con la ventaja del apalancamiento. Un ejemplo sencillo:

Imaginemos por ejemplo que queremos comprar 1000 acciones de Telefónica a 16€ la acción. Si fuéramos a comprarlas al mercado tradicional tendríamos que tener un capital de 16.000€ para comprar esas 1000 acciones.

Si ahora hacemos la misma operación con un broker que ofrezca CFD’s, y solo nos pida in 10% en concepto de garantías, solo tendríamos que tener 1600€ de capital para poder comprar esas 1000 acciones.

Más ventajas: Los CFD’s comprados sobre acciones nos dan derecho al igual que si compráramos acciones normales, a cobrar dividendos. Si por el contrario los CFD’s están vendidos y hay un pago de dividendo, nosotros seremos los que pagaremos ese dividendo.

La operativa con CFD’s reporta más ventajas sobre todo si es en posiciones cortas. En los CFD’s se hacen liquidaciones diarias de la posición y se recalculan las garantías. El broker dependiendo del cierre recalculará las posiciones y nos apuntará los beneficios o pérdidas que tenga nuestra posición, directamente en nuestra cuenta.

Además y esto es lo verdaderamente importante, los CFD’s llevan asociados un interés que el broker liquidará diariamente de la siguiente manera:

Si son posiciones largas el broker nos cobrará Euribor + 1,75% sobre el valor total de la posición ( ¡ojo! no sobre las garantías). En el ejemplo anterior nos cobraría Euribor + 1,75 sobre 16.000€.

Si son posiciones cortas el broker nos ingresará Euribor + 1,75% sobre el valor total de la posición.

Por tanto en posiciones cortas con CFD’s hay una ventaja adicional: Esa posición corta nos reportará un interés diario a nuestra cartera.

La verdad es que los CFD’s son un instrumento muy versátil y potente pero no debemos olvidar que se trata de un derivado y como tal se invierte a crédito. No es adecuado para cualquier perfil de inversor. Solo está recomendado para inversores experimentados.

La inversión en CFDs sobre acciones es arriesgada. Por una parte, con ella se expone la cartera a la bolsa. Por otra, el riesgo está en no controlar el capital expuesto. Las plataformas sólo exigen que se deposite como garantía un porcentaje del capital. Pero todo él está en riesgo.

Además requiere una constante vigilancia de la posición y por supuesto un stop loss colocado al iniciar la posición, porque al igual que las ganancias pueden hacerse abultadas, las pérdidas también pueden ser abultadas en poco tiempo, debido al apalancamiento.

Autor: Bolsalog

Sitio web: bolsablog.megadir.es

Artículo original.

Clasificación: 2.3 (38 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.