Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 19 de marzo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Historia de un correo

veces visto 1032 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En esta oportunidad quiero compartir con todos aquellos que lean este blog, un intercambio de ideas que sostuve hace poco con una amiga.

Todo comenzó cuando me envió un correo electrónico, para invitarme a escuchar una entrevista que le hicieron en una emisora radial local. En la entrevista, presentaba su libro que trataba de una nueva metodología para enseñar Historia. En su calidad de maestra retirada, presentaba este trabajo.

Después de escuchar la entrevista, le pedí si podía aceptar una crítica constructiva de mi parte, pero la respuesta no se hizo presente. Al pasar el tiempo y no recibir noticias suyas, decidí enviarle el siguiente correo:

Comprendo perfectamente que una persona con un bajo conocimiento literario, no puede opinar sobre una entrevista de la presentación de un libro. Una persona que piensa que el chovinismo es peligroso y que nos puede llevar a mal interpretar la historia de una nación, y que ese chovinismo desmesurado por el amor a “la patria” puede llevar a las personas a la guerra entre naciones. Una persona que cree que no deberían existir fronteras en el mundo, porque las fronteras separan a las personas. Una persona que cree que el conocimiento es lo único que hace libres a las personas. Ese instinto natural del ser humano de conocer más. Más acerca de la tecnología que nos está sorprendiendo cada día. Ese instinto de superación en nuestro conocimiento, es lo que verdaderamente nos hace libres, y ese conocimiento cuando se comparte a todas las personas, sin distingo de razas, credos o condiciones económicas, nos hace más libres aun.

Con el respeto que se merecen todas las personas que alcanzaron un nivel intelectual “alto”, no creo en una humanidad que se encierra en sus “fronteras”, que se resiste al avance tecnológico. No creo en las personas que detestan a otros, porque progresaron y alcanzaron el éxito. No creo en una lucha de clases ficticia, porque las clases sociales existen en la mente de las personas incapaces de progresar y querer aprender algo nuevo en sus vidas. Todo intento de superación es válido.

Pienso que a esta humanidad, le está tocando vivir un momento especial en su historia. Este momento, en el que la tecnología está rompiendo fronteras, Internet lo está haciendo. Todos estamos unidos en un solo conocimiento. No creo, y como dije con la disculpa de todos los historiadores del mundo, que debamos mirar al pasado. Creo que debemos mirar hacia delante, para predecir lo que se nos viene. Estudiar y analizar, como nos comportaremos al encontrarnos todos unidos en una misma red.

Me imagino que después de haber recibido este correo, se despertó en ella la necesidad de contestarme, de repente porque algo de lo que le dije, incentivé su curiosidad por conocer algo más sobre mi criterio. Entonces me envió la respuesta, que decía lo siguiente:

Hola Andrés, no te imaginas cuanto aprecio tu mensaje. Podríamos conversar largas horas. Pero me atengo a la primera impresión que me parece te provocan mis palabras es decir, que padezco de un patriotismo exagerado. Si, en realidad amo a mi Patria, no en forma abstracta sino como un colectivo social junto con los otros, los demás que son lamentablemente discriminados, donde mueren 6 niños cada día por desnutrición. Tampoco soy la única que denuncia que en nuestro país existe no solo pobreza sino pobreza extrema y muy cerca de palacio de gobierno Pero alguien tiene que explicar esa situación y por eso necesitamos conocer la Historia, el pasado En buena hora todos tuvieran oportunidad de superarse.

La tecnología es producto del avance de la ciencia, no estoy contra ella, si de los que se apoderan de ella en beneficio propio. La historia es una ciencia social, con certificado, se basa en el conocimiento científico no en presunciones.

Muchas gracias por tus opiniones, siempre estaré para conversarlas contigo

Mis saludos para Adriana y ojala me pudieran enviar las fotos de Pirucha.

Los abrazo a los dos:

Esperanza.

Esperanza es atea al 100%, entonces quise de alguna manera tomarme la libertad de entremezclar un poco las ideas y entrar en una analogía picante. Quería precisar, como algunas personas son capaces de ser selectivas en temas puntuales, como el de la religión por ejemplo. Como pueden escoger de una manera subjetiva, lo que les gusta, y no, en materia de dogmas de fe. Entonces le envío el siguiente correo:

Esperanza: Gracias por responder a mi respuesta de una manera alturada, me parecen acertadas tus apreciaciones.

Quiero hacerte una pregunta acerca del último punto de tu respuesta.

La Historia, es cierto que es una ciencia social, que se sostiene en los descubrimientos analizados científicamente, y no es algo que a alguien se le ocurre. Discúlpame que toque el tema, pero cuando estudie Teología, en la parte que nos tocó abordar lo referente a la Historia de la Iglesia, también me hice esa pregunta ¿Porqué, habiendo tanta pobreza existe la majestuosidad del Vaticano? Pero la Historia es una ciencia social certificada.

Creo que si creemos en algo, debemos creer en todo ese algo, y no reducir nuestra creencia solo en lo que nos gusta. Todos los descubrimientos arqueológicos, antropológicos y sociológicos que usa la Iglesia Católica para estudiar la Historia de la Iglesia, son los mismos que se usan para estudiar todo tipo de Historia. Entonces, y aquí viene la pregunta. ¿Puedo yo aceptar una y negar la otra?

Me respondió:

Mi querido Andrés, te llamara la atención el tiempo que me tomo esta respuesta. Lo siento mas que tu, pues es muy estimulante para mi establecer este cambio de opiniones. Pero estuvieron aquí mi nieta y mi hija política absorbiendo mí tiempo, ahora solo esta mi hijo José Gabriel.

Por lo que entiendo tu deduces Andrés, que por tratarse de la Historia de la Iglesia (que de mi parte entiendo te refieres a la iglesia católica) y por contar con la Arqueología, la Antropología, etc. se trata de una ciencia. A lo que te contesto que lo básico en la ciencia es partir de lo concreto y no de hechos sobrenaturales. Más importante seria hablar de Historia de las Religiones, que en el fondo significa preguntarnos, porque los hombres creen en seres sobrenaturales, es decir más allá de lo real y lo concreto.

Para mi lo sobrenatural no existe, aunque hay gente que dice haber visto el mas allá. Mi respuesta histórica es que en todos los tiempos y épocas han existido los poderosos que se apoderaban y ejercían el poder intimidando a la gente diz que con poderes sobrenaturales. Claro en un comienzo, el rayo, la lluvia, el fuego, los monumentos arquitectónicos con seres monstruosos servían para asustar a la agente y para pedirles tributos en forma de frutos, trabajos, monedas hasta que se ocurrió darles cualidades de un buen padre, bondadoso que te ofrece la salvación, pero sobre todo se acumula bienes que te permiten ejercer autoridad

En fin Andrés......... estaré a la expectativa de tu respuesta

Mis saludos para Adriana, para los dos un fuerte abrazo

Esperanza

Le respondí:

Esperanza:

Cuando estuve estudiando teología, en ningún momento se hablo de hechos sobrenaturales, en ningún momento hablamos solamente de la Iglesia Católica. El estudio teológico te ubica en un contesto real y concreto, “así lo entendí” para que uno razone. Se estudia todo sobre las religiones antiguas (El Islam, El Judaísmo, El budismo, etc.), también se estudió todo lo referente a las Iglesias que se desprenden del protestantismo, que sería extenso mencionar.

Esperanza: Lo sobrenatural no es un hecho concreto, es algo que uno lo siente. Cuando tú lo llegas a sentir, es que nace la FE. Porque cuando no tiene explicación científica el hecho, (“pero lo estas sintiendo, y no porque otro te lo cuente, o sea una sugestión psicológica”); Crees.

No quiero que cambies de opinión, ni mucho menos. No pretendo hacer que pase eso. Solamente déjame decirte que para mí es algo muy gratificante, poder reafirmar mi fe, al escribirte esto.

Quiero compartir contigo, una carta que le envié a un amigo que me preguntaba acerca de la vida futura. Lógico que para ti sonará algo jalado de los pelos, pero déjame que te lo envíe agregado a este correo, y puedas leerlo.

Esperanza: Yo creo que mejor dejamos las cosas como están, y que sigamos cada uno firme en lo que cree, “si es que el termino (creer) existe” siento una gran estimación hacia tu persona, por todos los recuerdos gratos con la familia, siempre te vi como alguien especial (intelectualmente hablando) alguien con quien se podía conversar sobre temas interesantes.

Fin de la conversación.

Al contemplar malos elementos en una Institución, ¿Podemos desechar toda la doctrina positiva de la Institución? Ejemplos: Las Fuerzas Armadas, Las fuerzas policiales, El Poder Judicial, El Poder legislativo, El Poder Ejecutivo. Si yo pienso que por existir miembros corruptos y negativos dentro de estas instituciones, no deberían existir las Instituciones; entonces no existiría nada. Entraríamos en un Anarquía Absoluta.

La Iglesia Católica no escapa de estas apreciaciones, pero no por eso va ha desaparecer. Creo que debemos ser un poco más prudentes al hacer nuestras apreciaciones, y no caer en subjetivismos.

null

Clasificación: 2.8 (21 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.