Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 24 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

consejos para afrontar las crisis No. 1

veces visto 699 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Primero: Acepte que está en crisis 

No hay nada más infructuoso que tratar de solucionar un problema para alguien que no cree tenerlo, no pondrá suficiente interés, no habrá dedicación de energía ni concentración en resolver algo que no cree que le está afectando. Esto se aplica a cualquier tipo de crisis, los alcohólicos, lo drogadictos y otras personas que sufre adicciones, no pueden empezar su verdadera recuperación hasta que han aceptado que tienen un problema y que este debe ser resuelto. Cuando las crisis no afectan directamente la vida es más difícil saber cuando se ha tocado fondo y cuando empieza la recuperación. Las personas tienen un gran miedo al cambio, a probar cosas nuevas, prefieren lo establecido, lo que consideran terreno seguro aunque no corresponda al ideal que persiguen y esa principalmente es la razón por la que se niegan a abandonar lo que les es conocido, prefieren intentar recuperarlo una y otra vez, repitiendo los mismos pasos, no cambian nada y ruegan por un milagro que les permita lograr mejores resultados.

El primer impulso de todo ser humano ante un problema es la negación, nos duele enormemente aceptar que hemos fallado, somos muy poco tolerantes al fracaso, y aunque muchas crisis no son causadas por nuestra culpa, tenemos la tendencia a pensar que pudimos o debimos hacer más para obtener otro resultado, sentimos que debemos darle una explicación razonable y racional que limite nuestra responsabilidad o nos libere de ella, para que sea una carga menos pesada, y hasta entonces disimulamos, negamos y evadimos el problema, vemos como afecta a otros, pero no queremos ver como nos afecta. Negar una crisis no cambia la realidad, esta es independiente de lo que usted piense o sienta, si está en crisis pero no se ha dado cuenta quizá le falta preparación, si está en crisis y no lo acepta quizá le falta humildad y sentido común, esto puede llevarlo a crear un mundo paralelo, una pseudo realidad la cual le costará mucho sostener y va a agravar su crisis al utilizar esfuerzos y recursos en recrear y sostener esa realidad paralela, en lugar de aceptarla y utilizar los recursos para modificar con ellos su verdadera situación.

He visto suficientes ejemplos de esto en el mundo comercial, empresas que gastan enormes presupuestos en mantener un producto que la gente ha dejado de consumir, buscan a través de la publicidad y la promoción cambiar el gusto del público para que lo siga comprando, muchas veces a pérdida, pero se niegan a dejarlo morir, en lugar de ofrecer un nuevo producto, acorde con el gusto y necesidades del comprador y por tanto más fácil de vender. Mientras algunas de estas empresas se niegan a cambiar, otros competidores identifican una necesidad en el mercado y la suplen, ellos la aprovechan; como no tienen un vínculo afectivo con el pasado del producto, no les importa y no tienen que soportar la carga, pueden trabajar con mayor libertad y la usan para ser exitosos.La situación continúa por un tiempo que puede ser más o menos largo, y que durará hasta cuando se agoten sus recursos, cuando aparece la escasez, para ese momento se ven obligados a aceptarlo, no les queda otro camino, deben intentar soluciones diferentes y entonces, solo entonces, empiezan a recorrer el camino para recuperarse. La escasez, paradójicamente es lo que genera actividad, la escasez medida en términos de recursos es la falta parcial o absoluta de lo necesario, esa escasez obliga a moverse, a intentar nuevas acciones, a buscar respuestas. Considere que gran parte de las actividades más productivas nacen de la escasez, cuando algo no es suficiente para atender la demanda, surge allí una oportunidad, pronto algún proveedor la identificará y se moverá para aprovecharla.

Cuando los recursos son escasos se utilizan de la forma más eficiente posible, los recursos escasos presionan alzas de precios por leyes de mercado, por lo tanto deben cuidarse y podrán venderse a quien esté interesado en pagar el precio justo, así mismo habrá otros interesados en entrar al negocio y la competencia presionará mejoras en beneficio del usuario del producto o servicio. Mientras más pronto acepte usted la crisis, más rápido empezará a trabajar en la solución y menos recursos desperdiciará sosteniendo situaciones y negocios insostenibles, entonces estará en mejor posición para solucionarlos, tendrá más tiempo y más recursos, será uno de los primeros en ofrecer soluciones a problemas existentes, mientras que los otros estarán ofreciendo adaptaciones para convencer a sus clientes de ayudarles a solucionar problemas que ya en realidad no tienen.

Si usted acepta tempranamente la crisis mitigará las pérdidas, muchas cosas cambiarán, pero podrá conservar también muchas otras, especialmente no perderá el tiempo y saldrá fortalecido. Todas las actividades humanas son cíclicas, se mueven constantemente entre ciclos de expansión y ciclos de contracción que se dan como parte de la dinámica del mundo natural y de la sociedad, en esta dinámica influyen muchos factores externos e internos que no pueden ser controlados por actores individuales, los cuales solo pueden adaptarse y ejercer influencia para agregar y ganar valor. El paso inicial para a enfrentar una crisis es aceptar que estamos en ella y que debemos empezar a trabajar para solucionarla.

Visitenos en www.coachingmax.com

Clasificación: 2.6 (14 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.