Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 12 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Las dificultades son herramientas, no castigos de la vida

veces visto 1093 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Que pensarías si luego de vivir toda una vida siendo una buena persona, quien ha cumplido con tus obligaciones religiosas y dedicado al servicio de los demás, recibieras la noticia de que tu única hija con solo 17 años de edad le han diagnosticado cáncer de seno. Como si fuera poco, el médico dice que la enfermedad es muy agresiva y que los resultados de los últimos estudios revelan la necesidad de amputarle ambos senos. Ella una joven llena de energía, buena hija, hermosa, con el sueño de ser modelo y tú que forzosamente has tenido que dejar tu trabajo para quedarte al cuidado de ella, ni siquiera vez a tu esposa, ella tuvo que quedarse trabajando porque el sueldo de ella, era el de mayor cantidad de los dos. Cuando piensas que nada más podría pasarte tú hijo Alberto te informa que su unidad la seleccionaron para ir a la guerra y tiene solo 21 días para disfrutar con sus familiares.

Muchas personas pueden decir que debemos aceptar la voluntad divina, pero también la religión nos enseña que los justos tendrán una mejor calidad de vida. Sin embargo, nos sentimos decepcionados con Dios, con la vida y con el destino, cuando las cosas suceden al contrario de lo que esperamos. Entonces reclamamos a la vida y nos preguntamos por qué a mí. Cuánto más debo hacer para tener una mejor calidad de vida. Porqué esto no le sucede a los drogadictos, a los delincuentes o a los que hacen mal a otros. Tanta gente mala en el mundo y lo malo siempre le pasa a los buenos.

Pues bien, el hecho que nuestra conducta sea intachable no significa que cosas inesperadas habrán de pasar. Las situaciones ni son buenas, ni son malas, como tampoco escogen a los individuos. Estas ocurren como consecuencia natural de la existencia. Desde el momento mismo que venimos al mundo, la vida se convierte en un riesgo. Vivir es un riesgo incalculable en algunas áreas del quehacer humano, en el cual si bien es cierto existen algunos aspectos que podemos controlar, como por ejemplo los sentimientos, el pensamiento al igual que gran parte de nuestra conducta. Por otro lado, lo aleatorio es aquello que se sale de nuestro control. Por ejemplo: tú puedes ser un conductor extraordinario, responsable y aún así no constituye garantía el sufrir un accidente automovilístico. Sólo podemos prevenir los sucesos fortuitos y prepararnos para afrontar algunos sufrimientos que pudieran ser inevitables.

Las enfermedades son realidades comunes de la naturaleza humana; no un castigo de la vida o de Dios por nuestros actos. De igual forma, los bienes que conservamos, no son una recompensa por nuestro buen comportamiento. Debemos siempre hacer el bien, no porque esperamos obtener el favor de nadie, ni siquiera el de Dios. Tenemos que hacer el bien porque es parte de nuestra obligación como Persona. Los seres humanos nos diferenciamos de otros seres vivos por

La capacidad para razonar, para conocer, para ser feliz, pero sobre todo para actuar, este último (actuar) implica los otros dos. La felicidad máxima es poder moverse, hacer cosas: amar que sin lugar a duda, es el acto supremo de la vida humana. Comenzando por amarnos a nosotros mismos.

No debemos fijar nuestra atención en la búsqueda del porque no fue lo que pudo ser, o por qué tengo esta enfermedad, o por qué si he sido un hombre bueno, me suceden estas terribles cosas. Debemos por el contrario promover una conducta reflexiva (qué puedo aprender de esta situación que me está pasando), debemos evaluar cómo observamos las situaciones ¿esto es algo terrible o que herramientas poseo para sobre ponerme de esta tragedia? debemos darnos la oportunidad para ir en búsqueda de la dignidad, ¿cómo esta situación me lleva a alcanzar la libertad plena? Te exhorto a continuar con tus sueños, a buscar el bien de los demás, ha vivir una vida ética, de satisfacciones profundas y duradera; al fin y al cabo lo mejor de tener un día lluvioso es la esperanza que tardeo temprano el sol saldrá para todos.

Gilvic Carmona,

International Speaker

Clasificación: 2.5 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Gilvic Carmona Motivador

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.