Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 26 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

La humildad y su importancia en el liderazgo

veces visto 1946 Veces vista   comentario 0 Comentarios

¿Por qué la humildad es importante para el liderazgo?  Veamos las siguientes razones:

1º. Porque un líder humilde no tiene la intención de beneficiarse así mismo con su liderazgo este hecho es aceptado de manera favorable por el seguidor.

2º. Por el entusiasmo que despierta quien tiene la sabiduría de dirigir a sus semejantes sin dejar alguna duda sobre la amplitud y generosidad con que demuestra que no es si no un integrante más, común y corriente del grupo a su cargo.

3º porque al buscar el beneficio de todos y  no al suyo propio es quien se ubica más cerca al logro de los objetivos propuestos

4º. La humildad permite tener una visión mas amplia,  una perspectiva más adecuada del proyecto de vida personal, pues lleva a prender mas a tener fe en  si mismo, en Dios y en la gente, y esto conlleva a activar su vocación de servicio.

5º. La persona humilde cuenta con la indiscutible  ventaja de que sus sentidos o ánimo y su mente están en disposición de aprender y de aprender continuamente   de una de las fuentes de conocimientos más rica y útiles:  las otras personas.

6º la humildad cuando ayuda a aprender prepara el escenario para una mayor sabiduría sobre el cómo hacer y actuar  frente a cada desafío de la vida  de liderazgo lo cual abre también las puertas de las celdas que conducen al éxito.

Lo contrario de la humildad no es el orgullo ni la arrogancia sino la falsa  humildad pues  se constituye  es una máscara   detrás de la cual puede esconderse  no solo el orgullo, la altivez, la arrogancia sino el deseo de utilizar el liderazgo en provecho propio y no de los demás.

La vida es un sendero lleno de cuestas espinadas, espinas agudas, rectas prolongadas, curvas sinuosas y piedras con afiladas aristas el camino de la vida,  es en cierta forma un destino también y debe recordarse con dignidad,  firmeza   y una verdadera convicción de los que se quiere y también aquello de lo firmemente se cree.

Ese sendero debe recorrerse en la compañía de otras personas y esas personas siempre irán bien adelante, bien detrás de nosotros, o a nuestro lado.

El líder humilde hará que su presencia se sienta con fuerza y no se situará ni de atrás, ni adelante,  ni mucho menos arriba sino al lado de su gente, junto a la cual luchará a brazo partido para que todos puedan saborear las mieles del triunfo.

Es ese líder,  líder  humilde y productivo el que los grupos desean tener para cumplir con el doble propósito de caminar bien y derecho y  de tener la esperanza de llegar, de llegar oportunamente al sitial previamente  elegido o a uno aún mejor ubicado por ejemplo en la victoria plena  y segura del equipo y de cada uno de sus integrantes.

Alejandro Rutto Martínez es un prestigioso periodista y escritor colombiano, vinculado como docente a varias universidades colombianas. Es autor de cuatro libros y coautor de otros tres en los que se aborda el tema del liderazgo, la ética y el Desarrollo Humano. Con frecuencia es invitadocomo conferencista a congresos, foros y otros eventos académicos. Póngase en contacto con él a través del corrreo alejandrorutto@gmail.com o llámelo al celular 300 8055526. Visite su página www.maicaoaldia.blogspot.com

Clasificación: 2.4 (24 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.