Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 24 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Un regreso doloroso

veces visto 1166 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Antonio ya tiene 25 años y todos los fines de semana tiene que viajar a una ciudad del interior del país para tocar en un restaurante turístico con un conjunto musical (criollo) para acompañar a cantantes tanto de la capital como del lugar. Antonio viaja con el conjunto musical que toca en dicho local y que está conformado por cuatro personas. La música que se toca es música “criolla”, música de la costa, de nuestro país. Los músicos que integran este grupo musical son: una primera guitarra (Javier), una segunda guitarra (Antonio), un cajonero (Felipe), y un castañuelero (Jorge)

Cuando Antonio empezó a incursionar en la música criolla ejecutando la guitarra, siempre se rodeo de personas mayores en edad que el. Los integrantes de este conjunto musical eran mayores que él, y la diferencia de edades eran más de 20 años. Esto quiere decir que Antonio a sus 25 años tocaba con guitarrista de más de 40.

En algunas oportunidades viajaban con ellos los cantantes de la capital, que cantaban como estelares en dicho local. La presentación artística se desarrollaba de la siguiente manera: los días de presentación eran los días viernes y sábados, de nueve de la noche a tres de la madrugada. Seis horas de show, intercaladas con música bailable de disco, de momento en momento. Los artistas que se presentaban eran dos de la capital, uno estelar y otro menos conocido, y tres del lugar.

Para viajar  a dicha ciudad, los músicos tenían que salir el día viernes en la mañana, y llegaban en la noche. Se instalaban en el hotel y sobre la marcha se preparaban para trabajar. Luego de la presentación se retiraban a descansar. Al día siguiente tomaban desayuno en el local, mas tarde almorzaban en el mismo sitio, y después de la cena, nuevamente (o sea sábado), comenzaba el espectáculo. Al término de este los integrantes se retiraban a descansar y al día siguiente domingo muy temprano partían de regreso a la capital, esto se repetía todas las semanas.

Antonio era un joven, (ya no tan joven “25 años”) un poco enamoradizo. Después de sus experiencias en su juventud, quedó muy perturbado con todo esto del enamoramiento. En dicha ciudad conoció a una cantante de su misma edad, y de la localidad, que también cantaba en las noches de espectáculo en dicho local, de nombre María. Una joven atractiva y que cautivo a Antonio, tanto por su voz como por su belleza física.

Cada vez que Antonio regresaba a dicha localidad para trabajar, tenía la oportunidad de volverla a ver, y de la manera más inesperada empezó esta atracción, y en cada viaje, ya la cosa se estaba poniendo con mucho mas acercamiento a ella, y semana a semana si iban conociendo mas. Y al fin sucedió lo que tenía que suceder. Antonio se enamoró de esta muchacha; le declaró su atracción, ella lo aceptó. Pero había un pequeño inconveniente que ella le rebeló antes de aceptarlo y como para que el aceptara también esta relación con ese pequeño inconveniente: Era madre soltera de una niñita de año y medio de edad.

El asunto ya era un poco complicado para Antonio, pero poco, a poco, creyó que dadas las circunstancias y el cariño que estaba sintiendo por ella, podría pasar por alto esta situación. Entonces la aceptó con su hija. Pero el asunto era un poco más complicado de lo que parecía.

Antes de que Antonio viajara a esa ciudad para trabajar todas las semanas con el grupo musical, anteriormente había otro grupo musical de la capital que también acompañaba a los artistas, y a ella también. Resulta que el papá de la criatura era uno de los guitarristas que ya había trabajado en dicho local de nombre Esteban, pero lo curioso de este guitarrista es que era 20 años mayor que ella, y tenía su familia en la capital con hijos y todo. Pero lo curioso y complicado de todo esto, es que él seguía viendo a la muchacha, y visitando a su hija. Para él era como si la madre de su hija fuera su propia hija. Habían quedado como amigos, pero él la seguía viendo como si fuera un padre que le brinda apoyo a su hija que era madre soltera.  Raro, pero completamente raro.

Antonio llegó a conocer a Esteban y tuvieron un trato muy cordial, incluso lo llegaba a tratar como a un hijo también, (considerando la diferencia de edad), Esteban quería que Antonio fuera la pareja oficial de María, porque veía en Antonio a una persona buena, y pensaba que sería un perfecto padre adoptivo para su hija. La cosa era bastante extraña de comprender. Antonio aceptó esta situación, y en uno de sus viajes a esta ciudad decidió quedarse para hacer vida de pareja con María y su hija.

El quedarse en esta ciudad era ya un poco doloroso para Antonio, porque esto significaba que tenía que dejar a su mamá y a sus hermanos. Su mamá no quería que se fuera a quedar por esos lugares, pero Antonio estaba encaprichado con esta relación. Y una de esas semanas, yo no volvió.

El asunto hubiera sido normal de aceptar si no hubiera sido por un detalle que Antonio no pudo aceptar en esta relación. Si María aceptó a Antonio como pareja, fue a pedido de Esteban. María en realidad no quería a Antonio, solamente lo aceptó por Esteban. Ella todavía quería a Esteban.

María nunca aceptó tener relaciones íntimas con Antonio. La situación era un poco extraña para Antonio, quien no comprendía este rechazo. Pero sucedió lo que tenía que suceder. Una noche en que Antonio regresaba a la casa en la que vivía con María; encontró a esta teniendo relaciones intimas con Esteban.  Su dolor fue tremendo, sin decir nada, esa misma noche se fue para un hotel a mitigar su desgracia, y a tranquilizarse; y meditar sobre el asunto, esperando que amaneciera para decidir qué hacer.

A la mañana siguiente, y como Antonio estaba en realidad bastante bajo de fondos económicos en ese momento, tomo la decisión. Fue muy temprano al local donde trabaja, y le contó toda la historia al dueño del local. Carlos, el dueño del local se conmovió por la historia y le dijo, te voy a dar dinero para que regreses a tu casa en este mismo instante. Antonio ya tenía la intención de hacer esto, así que aceptó, y esa misma mañana en el primer autobús con dirección a la capital, lo abordó, y regresó a su casa, para reunirse con su madre y hermanos.

Ese viaje de regreso a la capital para reencontrarse con su madre y sus hermanos, fue muy triste y doloroso. Sin nadie que lo acompañara en su dolor, recordando todo lo sucedido en dicho lugar. Fue muy duro para Antonio regresar de esa manera, y como broche de oro para todo este sufrimiento, a unas cuantas horas para llegar a la capital, la carretera estaba bloqueada con un tremendo huayco que había caído, y la única manera de llegar a la capital, era haciendo trasbordo a otro autobús al otro lado del huayco.  Pero para esto todos los pasajeros tenían que pasar el huayco a pie.

Antonio sufrió lo máximo de su terrible experiencia en ese momento. Con su guitarra al hombro, (guitarra que le regalára su mamá cuando cumplió 18 años, y que hasta la fecha la conserva) pasó el huayco con el barro hasta las rodillas, llorando, y recordando todo lo vivido en esa ciudad, recordando a su madre, y a sus hermanos, que no tenían la menor idea que él estaba regresando a casa como el hijo prodigo de la parábola.

Clasificación: 2.3 (30 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.