Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 25 de marzo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Don flaco cuarta parte

veces visto 1012 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Verdaderamente cada encuentro con “Don Flaco” es un documentarse y aprender cosas nuevas, porque uno nunca deja de aprender. En esta oportunidad “Don Flaco” me pide encarecidamente, que no publique algunos nombres de personas mencionadas en su narración. Y como desde un principio el trato para trascribir estas conversaciones, fue el aceptar algunas condiciones de “Don Flaco” acepté con mucho respeto a este pedido. “Don Flaco” me sigue contando.

“Nosotros hemos tenido muchos presidentes humildes, sencillos, de provincia generalmente casi serranos todos. Odría, de la sierra del norte, pero no vallamos muy lejos. Sánchez Cerro tampoco sabía leer ni escribir bien; aprendió en el ejército. De comandante llegó a presidente, y después se puso el grado de general. Era un hombre inteligente, pero gobernó un poco más de dos años,  y lo mataron. Y lo mataron a sangre fría. ¿Por qué? porque él quería la guerra con Chile, con Chile y Colombia. El les tenía ganas a los dos países. Chile por lo que nos hizo, y a Colombia, porque como él era norteño, y Colombia nos quitó Leticia. Nosotros hemos tenido presidentes criollos, gente de sierra, unos con instrucción, y que fueron verdaderos militares, y no mequetrefes y pobres diablos como hay ahora. Un militar debe ser un militar.

Nosotros nunca hemos tenido un gobierno bueno, los gobiernos buenos y puros, no han durado mucho, o no han vuelto a ser reelegidos. Pero Ramón Castilla, fue presidente tres veces, y a Ramón Castilla lo ayudaba una persona simpática ¿…..? Que era un señor, era un hombre intelectual de buena familia, hacendados de Ica. Un hombre muy derecho, con una familia muy respetada hasta ahora, y casi todos eran intelectuales. Pero gente como esa, no existe en cantidad, hay que buscarlas con vela, o linterna eléctrica ahora, ¿Por qué? porque entran pobres con una zapatilla de lona, y calzoncillo de tocuyo, y salen con carro, can zapatos de cuero, calzoncillos a la moda, se bañaban con jabón pepita, y salen bañándose con jabones franceses, y no saben decir una palabra en castellano, sin meter la pata; porque ignoran lo que están diciendo, porque no conocen ni siquiera gramática.

El otro día oí a una señora que decía algo de nuestro idioma, (y no el castellano porque nuestro idioma es el quechua), y yo me reí. Decía que el quechua no era un idioma, porque no tenía escritura. Y el quechua si tiene escritura. La escritura está en los dibujos y las diferencias de los colores en los dibujos. Allí están diciendo y están escribiendo lo que ellos quieren comunicar. Es como el quipus. El quipus, son números en nudos, pero con colores. Y el idioma chino tiene como seiscientos caracteres que son una escritura. Tú dirás ¿Quién fue la que dijo esto? Martha Hildebrandt. Esta señora es una mujer muy culta, muy preparada, pero tiene sus complejos que le hacen olvidar, así su apellido sea alemán, o griego, le hacen olvidar que es peruana. Y debería querer mucho al Perú. Y es congresista. Nosotros no somos patriotas, no somos políticos; nosotros somos tetelemeques, mequetrefes de la política. El 99 %, de historia del Perú, costumbres y principios, no saben pero ni donde están parados. Yo voy al congreso, y les hago un pregunta cualquiera de ellos, y no me responden.

Hay algo en lo que nuestra historia está equivocada, o mejor dicho los libros están equivocados. José de San Martin, ingresó al Perú en el año 1821, y sacó de la costa y de la capital a los españoles. Fue el primer presidente del Perú, segundo fue La Mar. Y en 1824 llegó Simón Bolívar ¿A qué? a hacer lo que había hecho con la Gran Colombia. el dividió a la Gran Colombia en dos países: Colombia y Venezuela. Y quería vender a los ingleses Panamá, para traer gente nueva y armamentos para pelear en el Perú. ¿Pelear qué? La Batalla de Junín y Ayacucho,  donde se sacaron los residuos del ejército y militares españoles; que en vez de estar en la costa se metieron a la sierra, y allí se encerraron para defender ese territorio. Libertador de cinco países, ¿Cuáles son esos cinco países? ¡Los dividió! Porque vino al Perú, y lo primero que hizo fue: la capitanía de Quito, la dividió, y no sabiendo que ponerle, le puso Ecuador por lo de la línea ecuatorial; y cuando vino Sucre al Perú, independizó el Alto Perú, y le puso Bolívar, y nuestros nativos no decían Bolívar sino Bolivia. Y allí están los cinco países. ¿Y que ha libertado? ¿Cinco países? ¿O fregado a dos países? A Colombia en dos, y al Perú en tres. Chávez no sabe ni donde está parado. Pero dejemos a Chávez porque me da asco hablar de él, porque ese señor no sabe ni quien es el.

Yo hablo de mi tierra y de mi patria, porque me duele, soy un hombre ya viejo, he sido sindicalista, me fui de mi tierra, volví a mi tierra pensando de que iba encontrar un evolución, y no hubo evolución, encontré lo mismo que toda la vida. Después de 11 años regrese a mi tierra, pero ya estaba cansado de vivir solo en el extranjero, y me quede en mi patria. Pero nunca dejaré de ser peruano. Cuando regresé entré al Banco de la Nación, allí hice algo de labor, porque el gobierno de esa época entendía mi trabajo. Hice un poco de labor; barrí un poquito la basura de mi departamento, me costó que me amenazaran con matarme, o hacerme daño, y yo les dije: encantado, pero déjenme con mi terno de madera, porque si me dejan en una sillita de ruedas, comenzando de la madre que los parió, a cada uno de ustedes, van a ir muriendo tu familia. Les dije; y no van a morir de una enfermedad ¡no!, sino lentamente, porque si hay mafiosos aquí, yo también soy mafioso, y si a mí no me aceptan como soy, lo siento. Así que cuando ya amenacé de muerte, ya me dejaron de amenazar y de fastidiar. Pero pasé penas negras. Tenía la enfermedad de la vejes de mi madre. Tenía un sueldo que no me alcanzaba ni para comer. Porque lo viejos cuestan, y es algo que quiero manifestar en particular: Si tú no tienes plata y eres viejo, te pudres; y los que te quieren atender, sufren demasiado buscando cuatro reales para poder comprarte una pastilla. Pero Salí adelante, porque voy a decir algo: yo nunca le hice daño a nadie, y si esa vez tuve que denunciar, fue porque, me votaban de mi cargo y me mandaban a la cárcel, o los votaban a ellos”.

Clasificación: 2.4 (18 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.