Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 22 de marzo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Misionología 06

veces visto 873 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Continuación de la transcripción de la grabación magnetofónica de la clase:

“Se puede ver como la Iglesia ha perdido mucha credibilidad, incluso las Instituciones que tenían mayor credibilidad, era la Iglesia en el Perú, debido a que muchos misioneros que trabajaban en las periferias de Lima, eran unos apasionados por Jesucristo, y que eso habría permitido, de que la Iglesia haya tenido mucha credibilidad. Hoy han regresado a sus diócesis. Yo no sé si muchos de nosotros estamos haciendo las cosas bien.

Por otro lado se ha testimoniado una Iglesia institución, y no una Iglesia de comunión, y la Iglesia termina cayendo en crisis. Por lo tanto no atrae. La cierto es que hay que recuperar entonces esta dimensión trinitaria, no solamente para la misión, sino incluso que es la fundamentación de toda la Iglesia. Los padres de la Iglesia, hablan de la Iglesia como icono de la Trinidad. Hay un libro muy interesante de Bruno forte: “La Iglesia Icono de la Trinidad” Esta relación entre Iglesia y Trinidad.

Lo cierto es entonces de que este tema para nosotros, debe ser el centro de nuestra reflexión, y el centro de toda nuestra espiritualidad. Porque es esta nuestra vida en todo caso, nosotros no solamente desarrollamos promoción humana, esto es importante; es más está muy unida a la evangelización, esto es lo importante. Dentro de esto que es importante anunciarle al mundo la salvación que Jesucristo ha realizado, de un modo único y universal.

Encontramos problemas urgentes, como el desempleo, la falta de trabajo, la frustración de muchos jóvenes que no pueden estudiar, muchos hombres que no tienen trabajo, familias en situaciones de frustraciones, injusticias sociales. Encontramos problemas urgentes, y esto hay que evangelizar por supuesto. Pero lo más importante es que tenemos que lograr que estos hombres acojan a Jesucristo Salvador. Si se dan cuenta de la estrategia misionera, siempre ha sido considerar esa misión. Los misioneros de siglo XVI por ejemplo, San Francisco Javier, patrono de las misiones, anunciaban a Jesucristo, pero a partir también de la experiencia de la vida de las personas, promoviendo escuelas, promoción humana. Pero no descuidando nunca el anuncio de Jesucristo. La realización dentro de los sacramentos de esta salvación que Cristo ha realizado a favor de toda la humanidad. Son relaciones de interdependencia, y esto lo define Pablo VI en la “Evangelio Nuntiandi” Como es que entre evangelización y promoción humana, hay lazos, hay vínculos de orden antropológico, teológicos, y evangélicos. Santo Toribio de Mogrovejo no ordenaba ningún sacerdote, si no sabía quechua. Y el famoso Concilio Limense, que pasa por primera vez este catecismo, en quechua, aimara y castellano.

Es un problema fuerte. Hoy día se sustituye la misión de anunciar a Jesucristo Salvador, por el tema de Promoción humana, inculturación, de ayuda a los pobres etc. La Iglesia siempre ha dicho que estos temas son importantes, pero no sustituyen el anuncio explicito de Jesucristo.

La teología no es una cosa que sea difícil. Es un reflexión bastante sencilla, pero al mismo tiempo bastante profunda. Vamos a ver ahora los fundamentos eclesiásticos de la misión.

Se ha quedado demostrado entonces que la misión, las personas que la realizan, El Hijo, y El Espíritu Santo, son pues por iniciativa del Padre. Entonces es más sencillo entender cuál es la misión de la Iglesia. La misión de la Iglesia, no es otra que continuar con la misión que Jesucristo a realizado., porque tiene su origen en Jesucristo y en la Trinidad misma.

La Iglesia toma allí su misión, toma su fundamento, toma su origen. Pero no solamente es su origen, su fuente, sino que también es su fin, su meta. De allí que los teólogos digan que la misión de la Iglesia, tiene como fuente la Trinidad; pero también su meta su culmen, su finalidad. Es eso lo que nosotros hacemos, queremos evangelizar para que los hombres y mujeres, puedan estar en comunión con el Padre, y el Hijo, y El Espíritu Santo, a través de la Iglesia. De allí que antes del Concilio Vaticano II se entendía un poco negativamente esto de que fuera de la Iglesia no hay salvación.

Un término tomado de San Cipriano (Un padre de la Iglesia), pero que lamentablemente fue mal interpretado y que el Concilio aclara. Claro que la salvación la podemos obtener por Jesucristo, y la cual la Iglesia celebra y anuncia. De allí que la Constitución dogmatica diga que la Iglesia es sacramento universal de salvación.  Sacramento porque es un signo visible, sensible de la salvación que Cristo ha realizado. De allí que no existe Iglesia sin Jesucristo. De allí que la comunión con Cristo  pasa necesariamente por la Comunión con la Iglesia. Porque la Iglesia es esposa de Cristo y allí viene toda la teología sobre la Iglesia. La Iglesia es cuerpo de Cristo.

Ningún teólogo puede prescindir en su reflexión sobre la Iglesia, de presentar a la Iglesia como misterio, comunión, y misión ¿Por qué? Porque el Dios Trinitario, es comunión y es misión, y eso lo hay que testimoniar al mundo”

Clasificación: 1.7 (20 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.