Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 26 de enero del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El uso del tas en la reparacion de abolladuras de coches

veces visto 3107 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El uso del tas o sufrideras en el arreglo de la chapa de los vehículos:

Las sufrideras o tases, son unas de las principales herramientas de los chapistas, y son usadas como entibo para la reparación de abolladuras.

Las hay de muchas formas, y elegiremos aquella que mejor se adapte a la forma original de la chapa a reparar.

A los tipos de sufrideras o tases, se les conoce también como: tacón, cuña, corazón, riñón, seta, carrete, oval, de raíl, plana, etc. Todos los nombres vienen dados por relacionar sus formas con objetos cotidianos y así poder diferenciar unas de otras con un nombre.

La manera correcta de entibar con un tas a la hora de reparar una abolladura, es colocarla de manera que mantengamos una presión sobre las zonas más hundidas o vértices.

Los golpes del martillo a la hora del entibo con un tas, deben darse de forma que el plano del martillo asiente paralelamente como se muestra en la imagen de la izquierda, por tanto, no debemos golpear con el martillo inclinandolo y de ésta manera, no se marcara ni la chapa que estamos reparando, ni el tas que estemos utilizando en tal reparación.

Lo bueno de cualquier tas, es que podemos utilizar cualquier cara de él, según nos convenga para la reparación de una pieza.

Logicamente para el desabollado con tas y martillo, casi siempre se debe desmontar algo, por ejemplo si vamos a desabollar una puerta no podremos entibar con el tas por dentro si previamente no hemos desmontado su tapizado interior.

Los primeros golpes de martillo o lima, se darán con cierta suavidad y preferiblemente en los bordes (cresta*) de la zona hundida, para liberar las tensiones y así ayudar a nivelar las deformaciones. En la imagen se aprecian sólo los golpes de aproximación y que se deben dar en las zonas elevadas colindantes a la zona hundida.

* Los chapistas llamamos "cresta" a los bordes o contorno de la abolladura, digamos las partes más altas de los "bollos".

Para la limpieza de las sufrideras o tases, recomiendo usar un trapo humedecido con un disolvente industrial y procurar guardarlas en un lugar fresco y seco, para preservarlas de la oxidación.

www.elchapista.com

By Emilio Serrano

Webmaster de elchapista.com

Clasificación: 3.2 (15 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Curso gratis de chapa y pintura por profesionales

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.