Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 01 de julio del 2022
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Los carriles del ferrocarril

veces visto 1739 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Los carriles son los elementos que juegan el papel más destacado desde el punto de vista de la seguridad en el transporte por ferrocarril. Dentro de la superestructura, las inversiones anuales correspondientes pueden afectar a un 3-7% de la longitud total de las redes ferroviarias, siendo superior esta cifra para ferrocarriles metropolitanos.

Las funciones de los carriles que conforman las vías férreas sobre la que se desplazan los ferrocarriles, son la de absorber y transmitir los esfuerzos, guiar a los trenes y al material circulante, y servir de elemento conductor a la electricidad.

El carril transmite a las traviesas los esfuerzos recibidos del material motor y móvil, así como los esfuerzos de origen térmico. Estos esfuerzos pueden ser verticales, transversales y longitudinales.

Los esfuerzos verticales transmitidos por los carriles al suelo provienen del peso propio de los ferrocarriles y del material circulante, con su posibilidad de desigual reparto,  de las sobrecargas debidas a la fuerza centrífuga no compensada (cargas cuasi-estáticas), y de las sobrecargas debidas a la acción de las masas no suspendidas y suspendidas de los vehículos por irregularidades de la vía o material, como desnivelaciones, ovalaciones, planos de ruedas, o de las oscilaciones del propio vehículo (cargas dinámicas).

Entre los esfuerzos transversales que deben absorber los carriles se encuentra la acción de la fuerza centrífuga no compensada, así como la componente transversal de las fuerzas provocadas por el movimiento.

Los esfuerzos longitudinales en los carriles son, principalmente, los de origen térmico, aunque también puede ser importante la componente longitudinal del esfuerzo creado por el movimiento de lazo, o los efectos debidos a intensas aceleraciones de arranque y frenado.

Los carriles del ferrocarril deben guiar al material circulante con la máxima continuidad, tanto en planta como en alzado.

Los carriles, además,  sirven de elementos conductores para el retorno de la corriente en aquellas líneas ferroviarias explotadas en tracción eléctrica, así como para las corrientes de señalización, cuando se emplean circuitos de vía.

Clasificación: 1.5 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Angel Vicente Pérez Ingeniero de Caminos

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.