Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 18 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El amor: reglas para expresarlo

veces visto 4930 Veces vista   comentario 0 Comentarios

 El amor es belleza, armonía, fe, tolerancia, ternura y placer. Y no perdamos el tiempo buscando definiciones porque  el amor, como la felicidad, no es para definirlo sino para sentirlo, disfrutarlo…vivirlo.

Pablo, el apóstol del amor, en su carta a los romanos ofrece un profundo estudio acerca de las características del amor entre los seres humanos y, prácticamente, no deja tema sin tratar acerca del más noble de los sentimientos. Revisemos algunos  de las reflexiones del más importante escritor del Nuevo testamento:

1.      El amor debe ser sincero.   Entiéndase, franco, sin agendas ocultas, sin falsedades.   En el verdadero amor no cabe la mentira ni la traición. Tampoco la hipocresía.

2.      Aborrecer el mal y aferrarse al bien: la sugerencia del ex soldado de Tarso nos señala dos obligaciones. Por un lado  el distanciarse del mal y de todo lo que ésta palabra signifique y, por la otra, aferrarse al bien. Los dos verbos usados, aborrecer y aferrarse, son contundentes. Según el diccionario de la Real academia aborrecer es tener aversión a alguien o algo  y aversión  es rechazo o repugnancia frente a alguien o algo.  En resumidas cuentas el mal debe repugnarnos y por eso es necesario rechazarlo.  Por otro lado aferrar (siempre según el diccionario de la Real academia) es agarrar o asir fuertemente.    Respecto al bien se nos indica entonces que  lo practiquemos  con fuerza y valentía.

3.      Amar con amor fraternal. Es decir, un amor propio de hermanos. Y de este tipo de relación nacen dos compromisos:   respeto y honra mutua.  El respeto debe darse y recibirse. Y  la obligación de honrar al otro será recompensada con la honra que recibiremos. Todo se ajusta pues a la medida de la más estricta reciprocidad.

4.      Nunca dejar de ser diligentes y servir a Dios con el fervor que da el Espíritu. Es una invitación a ser Cuidadosos, activos, prontos  y prestos a actuar, todo esto en beneficio de nuestros semejantes y de Dios, a quien se reconoce como ser supremo digno de toda obediencia.

5.      Mostrara alegría en la esperanza, paciencia y perseverancia.  La alegría debe ser nuestra compañera inseparable en la esperanza; la paciencia en las épocas duras y transformadoras del sufrimiento y la perseverancia en la cercanía íntima, sagrada y verídica que encontramos en los momentos de oración.

6.      Ayudar a los necesitados y practicar la hospitalidad.  Está claro que la actitud pasiva no es recomendable en el amor. Por eso Pablo nos llama a actuar y nos dice como: prestándole ayuda a   quien la necesita y brindándole hospitalidad a los hermanos.  

De esta manera cumpliremos con un deber  social pero también cumpliremos con un mandato superior. Bendecir, bendecir y bendecir. ¿A quién?   ¿A nuestros hijos y familiares?  ¿A nuestros amigos?  Pues sí, pero debemos ir un poco más allá porque el apóstol nos pide, para ser más precisos, bendecir a quienes nos persiguen.

El asunto parece un poco difícil  en un mundo tan convulsionado, en que la venganza es normal y existen argumentos para justificarla. Pero la lección bíblica es clara: el perseguido debe bendecir a su perseguidor.

Y  si quedaran dudas se nos repite más adelante: “bendigan y no maldigan”.   En otras palabras: podemos atraer el  bien o el mal. Sobre nosotros y sobre los demás. Pero no tenemos opción. Como hijos de Dios estamos obligados a excluir de nuestro léxico las maldiciones y convertirnos en jardineros juiciosos dedicados a sembrar semillas de bendición. Amar a los demás no es, pues, una obra de caridad. Es el cumplimiento de una orden del Jefe Supremo. Y una forma de volvernos más humanos.

POR: ALEJANDRO  RUTTO MARTÍNEZ

Alejandro Rutto Martínez es un prestigioso escritor  y periodista ítalo-colombiano  quien  además ejerce la docencia en varias universidades.  Es autor de cuatro libros sobre ética y liderazgo y figura en tres antologías de autores colombianos. Contáctelo al cel. 300 8055526 o al correo alejandrorutto@gmail.com. Lea sus escritos en  MAICAO AL DÍA, página en la cual usted encontrará escritos, crónicas y  piezas hermosas de la literatura colombiana.

Clasificación: 2.6 (43 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.