Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 18 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El vino y la boca

veces visto 1335 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Lavóme con vino las roturas que con los pedazos del jarro me había hecho, y sonriéndose decía: "¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermó te sana y da salud".Y otros donaires que a mi gusto no lo eran (Lazarillo de Tormes). He sonreído con la observación que me ha llegado por e.mail acerca del vino y la boca. He recordado el comentario que me hizo en 1992 mi dentista, D. Manuel H. Santolaya, que, además de doctorado en Odontología, es diplomado en Enología por la Facultad de Ciencias de Burdeos: "Manuel, no hay mejor deleite que ese último sorbo de buen vino, que enjuaga disimuladamente los dientes, desprendiendo la esencia de los alimentos de la boca y, eso sí, luego a cepillarlos”.

¿Es bueno el vino para las encías? No voy a contestarte Pepi, sabes que no soy ni dentista ni enólogo, sólo a documentarte algo y, en todo caso, reflexionar conjuntamente. En noviembre de 2002, asistí en Torremolinos a un curso sobre análisis sensorial del vino. En la parte de los efectos del vino en la salud, me quedó claro las consecuencias beneficiosas de un consumo moderado y habitual, sobre todo en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. También están perfectamente establecidos los efectos diuréticos del vino blanco, potenciado con los espumosos. Luego se encuentran los posibles resultados positivos de los antocianos, ácidos fenólicos libres, ésteres, etc.

 Ahora bien, ¿el líquido resultante de cocer vino con ceniza de parra es bueno para las encías, lavando los dientes en forma de enjuagues? He estado trabajando en un pueblo vitivinícola por antonomasia, donde me relataron muchas soluciones naturales y panaceas, pero es la primera vez que escucho ese remedio. Imagino que si es un cocimiento, pócima o bálsamo de la medicina tradicional, algún fondo científico tendrá (sí escuché, por ejemplo, que manzanas y uvas son muy buenos dentífricos naturales). “El vino es la parte intelectual de la comida, mientras que los alimentos es la parte material” (Alejandro Dumas).

Manuel Velasco Carretero

Clasificación: 2.3 (37 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

www.blogdemanuel.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.