Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 18 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Soy el dueño de mi destino

veces visto 2005 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Dice el refrán: "Hablar con boca prestada, sabe bien y no cuesta nada". Por una rendija de la reciente conversación con un contacto acerca de mi profunda, sacrificada, no justamente remunerada y aún adeudada colaboración en varias fases de un proyecto de reordenación empresarial (frase casi literal), atrapo y retengo una serie de acotaciones con tonelaje conjeturalmente quimérico o apócrifo. Como muestra, selecciono tres de estas apostillas, incluyendo las respuestas por mi parte:

“… porque dice que la consultora Truecaprog la incorporaste tú” Disculpa, que relea los registros, actas y archivos. Dicha consultora, estaba allí un año antes de que yo me incorporara. Llegó de la mano del Director Extático, aquél que se tuvo que reajustar y finalmente licenciar. Después, aunque no comulgaba con la dirección de la referida consultora, había un excelente colaborador que me planteó una serie de propuestas que me parecieron interesantes, con buena relación calidad – precio. Dichas propuestas se las trasladé al Consejero Delegado. Ahí quedó todo.

“… porque el texto de los asientos propuestos por auditoría llevaban el concepto -asiento de ajuste-“ Efectivamente, así lo sugirieron y no entiendo por qué ahora ponen reparos a la frase, cuando dichos arreglos y concordancias fueron propuestos por ellos. Me remito a los numerosos registros y soportes documentales.

“ … y no querías que el number one se relacionara con D. Liviano” No soy nadie para censurar las relaciones personales, pero sí me creía en la obligación de analizar las previsibles futuras relaciones empresariales del líder del proyecto con otros protagonistas del tejido empresarial local y, en el foro y por los cauces adecuados, de forma sincera y discrecional, trasladarle mi opinión así como las distintas alternativas.

Todos éramos mayorcitos para dirimir cual era el camino más ventajoso. Si te sirve de algo, a D.Liviano lo puedo hasta respetar como persona, pero comprenderás que muy probablemente no era el momento ni el lugar para llevar a cabo lo que se pretendía.

Y así hasta una veintena de cábalas y figuraciones, que fueron siendo dilucidadas una a una. Al final, la consabida y apesadumbrada frase: “No, si es lo que les he dicho, que tú eres…” Hoy omito los requiebros porque me siento incómodo con ellos; no los pido ni los busco, sólo pretendo realizar bien mi trabajo y ruego cansinamente Justicia y Verdad.

A veces, fantaseo con la existencia de lo que el Presidente de una organización empresarial en la que colaboré decía a menudo: Una boca prestada.

Sí, una boca que estuviera en aquellos foros donde se hablan de profesionales que por una u otra razón ya no están en la empresa o en el proyecto, ni se encuentran presentes, colgándoles sigilosamente presuntos errores, desajustes, decisiones inadecuadas, campañas de desprestigio personal, actos honorables que se silencian, informaciones distorsionadas, etc.

Una garganta profunda que hablara con propiedad, que aportara información objetiva, transparencia y dijera la Verdad de lo sucedido. ¡Qué imaginativo soy! ¿Verdad? Es la vida misma.

Finalizo con la boca prestada del poeta William Ernest Henley y este legado de libertad:

No importa cuán angosta sea la puerta

Ni cuán lleno de castigos esté el pergamino

Yo soy el dueño de mi destino:

Yo soy el capitán de mi alma.

Manuel Velasco Carretero

Clasificación: 2.5 (43 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

www.blogdemanuel.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.