Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 26 de marzo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Carraipía: tierra de alcaravanes y sabanas fértiles

veces visto 1299 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Carraipía: tierra de alcaravanes y sabanas fértiles

Para definir a Carraipía hay que decir que es un pedazo de tierra hermoso, dibujado por el pincel de Dios en el lienzo nítido de su infinita sabiduría.    Cuando escucho hablar de Carraipía se encienden mis emociones pues se trata de un lugar que asocio a mis mejores recuerdos, desde la edad temprana cuando en los pliegues de mi memoria comenzaron a alojarse las historias, las anécdotas y los relatos bien contados de quienes habían tenido el privilegio de conocerlo.

Carraipía es el cruce de los caminos que van para todas partes.  Para Riohacha, la señorial ciudad de Península; para Albania y Cuestecitas, los lugares del presente y del futuro, Valledupar la tierra en donde Escalona hizo que la vida se convirtiera en hermosas canciones. Pero Carraipía es un camino que conduce también  la felicidad, una felicidad representada en el rostro de hermosos niños cuya sonrisa de inocencia nos aproxima a la gloria inmarcesible de Dios.  También por Carraipía se llega a las puertas de la amistad, pues la sonrisa sincera de sus hombres y mujeres, su saludo cordial y su abrazo fraternal nos hacen sentir como si fuéramos de la familia. Creo que es justo decir que en Carraipía nadie es forastero, ni extranjero ni extraño, porque todo el que a su suelo llega es recibido como uno  de los suyos.

En Carraipía el sol dorado de todos los siglos y de todos los milenios, ilumina a la madre tierra y le da el vital estímulo para que brote desde sus entrañas el verde sólido y vigoroso con el que la naturaleza propaga su energía para brindarnos generosamente sus frutos deliciosos, sus cosechas abundantes y su grata acogida.

Carraipía, la tierra de los alcaravanes, es también la tierra de gente noble y trabajadora cuyas manos han construido con  un lugar lleno de esperanza en un futuro grato y amable en que los hombres y mujeres podrán abrazarse en paz y seguirán escribiendo orgullosos la historia renovada de armonía, logros, conquista y desarrollo.  

Esta  Carraipía que hoy vibra al ritmo del sonido que produce el viento apacible al acariciar la copa de sus empinados  árboles, nos sorprende con sus ganas de dar  una valiente lucha para vencer los obstáculos y cumplir una cita con  su destino y su porvenir, un porvenir maravilloso en el que gozará  la recompensa reservada a quienes han sabido esperar con paciencia y con empeño.

Dios bendiga hoy y siempre a Carraipía, a cada uno de sus tiernos niños; a cada una de sus emprendedoras mujeres; a cada uno de sus reflexivos jóvenes; a cada uno de sus laboriosos hombres; a cada uno de sus gratos hijos.

--

Alejandro Rutto Martínez es administrador de empresas y periodista. Instructor del Servicio nacional de Aprendizaje SENA  y docente universitario de pre grado y postgrado. Ha cursado las siguientes tres especializaciones:

Administración de Programas de Desarrollo Social Especialista en Desarrollo Humano  y Orientación Educativa Especialista en Docencia Universitaria

Es autor de los libros: Si mañana fuera Hoy, Breve mirada a la inmensidad, Instantes de eternidad y Aunque tiemble la tierra y se desplomen los cielos. Coautor además de los libros Renata Guajira 2007, Cuentos que no son cuento y Palabra y residencia.

Ganador de los siguientes premios:

Concurso  de periodismo Cerrejón 2.008 y Cerrejón 2.009 en la categoría internet Concurso de Periodismo Eficiencia Energética 2009, Categoría Digital Concurso departamental de periodismo cultural, categoría televisión como libretista del documental “El mar de los apalaanshi”

Distinguido con la medalla Luis A. Robles por la asamblea departamental en diciembre del 2.008

Te invitamos a leer su página MAICAO AL DÍA

Amo a Carraipía como se ama al mejor de los hermanos. La quiero como se quiere a la fuente de agua en la que calmo mi sed. La adoro como al pueblito colgado de la sierra desde donde llega la brisa agradable con la que se refrescan mis recuerdos de hoy y de ayer. Cómo te quiero,  Carraipía, pueblo de mis amigos  y de mis sueños

Clasificación: 2.4 (26 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.