Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 12 de abril del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El poder del Carisma y el poder de la atracción

veces visto 1572 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El poder del Carisma y el poder de la atracción

Si pudiera mi vida convertir en una sola frase,

en un solo pensamiento para mejorar a la humanidad,

entonces mi vida quedaría justificada.

Carisma, del griego charismata, significa don de dioses. Así, los grie­gos identificaban como sobrenaturales las habilidades extraordinarias que manifestaba algún individuo: atleta, escultor, orador. Y de he­cho son dones naturales inexplicables que han sido parte integral del ser humano a través de toda su historia. Así, Miguel Ángel Buonarroti para la escultura, Leonardo da Vinci para la pintura y la creatividad, Louis Pasteur en el campo científico; y en el campo del liderazgo social vemos dirigentes con ese carisma natural, como Kennedy, Morelos, Luther King o actualmente Juan Pablo II o la ma­dre Teresa de Calcuta.

Aunque en el campo de las ciencias y de las artes el carisma no se puede adquirir, en el campo social, en cambio, si es posible obtener­lo y dominarlo.

En mis intervenciones en congresos, conferencias o medios de comunicación a donde me han invitado para abordar el tema de lideraz­go, frecuentemente la gente me pregunta: ¿Cómo se logra el carisma de líder? ¿Cómo se logra ese magnetismo, esa fuerza de atracción? Por supuesto hay un carisma natural, hay personas especiales que desde niños atraen la atención de otros niños, y vemos cómo el niño organiza a sus compañeros, lo mismo para ir a jugar fútbol o a romper cristales. Esto significa que líder es aquel que influye en otros para moverlos en determinada dirección.

Vemos el liderazgo natural en gente con un carisma muy especial, que tiene el don de mover a los demás, aunque ello no significa nece­sariamente que como líder conduzca a su gente hacia el bien, pues lo mismo la puede inducir al mal. Un narcotraficante o un dictador que orillen a la gente a la miseria o a la injusticia; o un héroe, un dirigen­te que la conduzca a la libertad o a la prosperidad, obviamente son líderes; unos trabajan para construir y otros para destruir.

Hay gente que tiene un carisma natural, pero asimismo hay líderes que se han empeñado en llegar a serlo. Se calcula que de 1945 a la fecha se han escrito más de tres mil estudios serios, todos ellos sobre el tema del liderazgo, y lo descubierto en esta materia en los últimos años nos revela aspectos muy interesantes acerca de cómo es posible adquirir en forma cognoscitiva el carisma social, aunque se carezca de él en forma natural.

Se ha aterrizado al líder, se le ha desmitificado, se le puede tocar, se puede entender hoy de dónde vienen esos vínculos de poder y se ha podido descubrir que la persona que esté decidida a pagar la colegia­tura puede adquirir el carisma social del líder, esa atracción por me­dio de la cual puede tener esa fuerza magnética hacia sus seguidores.

El líder logra ese poder especial que se llama carisma cuando se atreve a incorporar a su estilo de vida las premisas básicas que se ana­lizan en este capitulo, las cuales pueden aprenderse, lo que no nece­sariamente garantiza que uno puede convenirse en líder carismático, pues solamente a través de la práctica se puede desarrollar y dominar esas destrezas.

El liderazgo no se puede enseñar, se tiene que aprender. Muchos no tienen la motivación y la autodeterminación para lograr un estilo de liderazgo con estas características y la ruta que hay que transitar está reservada solamente para aquellos que están convencidos de que triun­far en la vida no es lo más importante, es lo único.

Lo que muchas escuelas de administración llaman liderazgo son en realidad “estilos gerenciales”, que buscan perpetuar las destrezas ad­ministrativas para fijar objetivos, tomar decisiones en forma participativa, trabajar en equipo, etcétera; pero no nos dicen cómo desarrollar las habilidades de un líder, tales como la visión, la persuasión, la mo­tivación y la comunicación, entre otras.

El liderazgo de Excelencia es una de las ventajas competitivas más poderosas para cualquier tipo de empresa, pues si se carece de líderes efectivos, la organización está perdida, y es desalentador ver que éste es uno de los recursos más descuidados actualmente en las empresas, cuando es en realidad el ingrediente básico para lograr el éxito corpo­rativo. Además, el proceso de desarrollo de líderes es lento y costoso, pero no hay otra alternativa o se hace bien o se va a la deriva y al fra­caso.

Si deseamos desarrollar una sociedad de Excelencia es necesario aprender rápidamente de los líderes más talentosos, pocos pueden enseñarnos mas que aquellos que han demostrado de lo que son capa­ces, pues ellos ya lo hicieron —Tecnología de lo obvio—, ya lo logra­ron y son maestros en liderazgo; sus habilidades para proyectar su visión, para comunicarse, para inspirar confianza y autoestima, para comprometer y dinamizar, son únicas y es precisamente con su ejemplo que ha sido escrito este libro.

Para formar líderes corporativos de Excelencia se requiere más que un programa de entrenamiento o una extensa bibliografía; es funda­mental que la cultura y la estructura de la empresa apoyen su forma­ción permanente. Deben adoptar un enfoque integrado para aprovechar al máximo el potencial de sus líderes, deberán recompensar en forma significativa a aquellos que incrementen sus habilidades para comuni­carse, sean más motivadores y dominen el proceso de cambio organizacional y de renovación; se debe contar con un sistema de desarrollo de líderes efectivos en la organización, trabajar intensamente para crear campeones que nos conduzcan como equipo al triunfo.

Clasificación: 1.9 (13 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Hermel Balcázar Campoverde © www.aicad.es

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.