Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 12 de abril del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Como enfrentar los desafíos

veces visto 794 Veces vista   comentario 0 Comentarios

La perseverancia es el talento de los triunfadores, la disciplina es su forja y la sonrisa es la contraseña para llegar al éxito, esto es lo que verdaderamente es ser joven.

Pero, ¿cómo se puede hacer una persona extraordinaria? Para realmente ser extraordinarios lo que hay que hacer son cosas extraordinarias, éste es el gran secreto, si hacemos cosas ordinarias, vulgares, normales, pues simplemente toda la vida seremos ordinarios, vulgares y normales; pero si nos dedicamos en la vida a hacer cosas extraordinarias, nos vamos a convertir en jóvenes, en adultos, en hombres y mujeres extraordinarios.

¿Cuál es la gran diferencia? Analícenlo, del ordinario, que es común y corriente, con el extraordinario, la diferencia está en la palabra extra, ese algo más que se agrega en un momento determinado y que hace la gran diferencia; por ejemplo, si yo quiero ser un alumno extraordinario, pues le agrego extras, es decir, no estar listo para salir de la escuela al diez para las ocho, que es la hora de salida en la noche, listo para correr, ya me voy, es decir , exactamente a las ocho de la noche es la hora de salida. Agrégale un extra; si te quieres todavía quedar un rato, sacar tus apuntes, sacar tu resumen final de la clase, ese pequeño extra te va a hacer una persona diferente; si quieres tener una novia fuera de serie, un novio fuera de serie, bueno, pues le agregas el extra, por ejemplo la invitas a un restaurante, te levantas si ella va al baño, le retiras la silla, ése es un extra, si tienes coche, pues le abres la puerta del coche, no para bajarla a puntapiés, sino para que ella suba por su lado, entonces le vas agregando ese extra, esa parte fina que es precisamente lo que hace la gran diferencia de los seres humanos.

El gran pensador español, filósofo contemporáneo, el maestro Ortega y Gasset, decía: "El mundo está harto de los ordinarios, de la gente proporcional", ¿qué es la gente proporcional? Si tu me das un beso, yo te doy un beso; si tú me regalas esto, yo también te regalo lo otro; exactamente uno por uno, nunca da dos por uno; realmente dónde está la gente monumentalizada, decía el maestro Ortega y Gasset, aquellos que son capaces de un esfuerzo espontáneo, adicional, de lo que nadie es capaz, razón por la cual se convierten en seres extraordinarios, aunque tú me des uno yo te voy a entregar tres, aunque tú me des poco, yo te voy a dar más, si me pides desempeñe un trabajo, te lo voy a dar enriquecido con algo adicional, y así, en el mundo de las empresas, en el mundo cotidiano, en el mundo de la relación humana, los grandes conquistadores son aquellos que pueden agregar a su vida ese extra adicional que los convierte en personas extraordinarias.

El gran cambio radica en que nosotros mismos debemos comprometernos a ser excelentes. Cuando se habla con jóvenes siempre estamos pensando en el futuro, que vamos a triunfar, que el futuro va a ser el nuestro.

Decía William Shakespeare: "Yo siempre tenía la sensación de que algún día iba a hacer algo extraordinario, hasta que me di cuenta que o lo empezaba a hacer o nunca lo iba a hacer". Entonces no podemos esperar a triunfar cuando termine mi carrera, no puedo esperar a triunfar cuando cumpla 25 años, no debo esperar a triunfar en el futuro. ¿Cuándo debo triunfar? ¡Ahora es el momento de triunfar!

A ver, sé capaz de ser un hijo extraordinario, ¿cómo?, dale valor agregado a tus papás; el próximo fin de semana llegas a casa, como es sábado lo vas a encontrar echándose unos tragos con el amiguete, le ayudas en la cantina, le sirves las bebidas, le llevas la botana, le pones la música que a él le gusta, le bajas el periódico y luego dices: "Papá, préstame las llaves de tu coche", seguro que te las va a dar, a poco no, automático. ¿Qué sucedió?, le di un extra.

Sería muy interesante que al final del día nos pusiéramos a pensar, ¿qué cosas extras hice el día de hoy?, ¿qué cosas verdaderamente me costaron trabajo y qué fue un extra adicional? Brindarle una sonrisa tal vez a una persona que me había molestado el día de ayer, perdonar una mala broma que me habían hecho, el buscar dar ese estirón adicional, te va haciendo el hábito de ser un ser extraordinario, por eso se dice que ser joven es buscar y enfrentarse a desafíos extraordinarios.

La receta para tener buena suerte en mi opinión sí existe. Hay buenas y malas suertes, nada más que tienen características muy particulares; tiempo atrás comentaba esto en la radio y causó cisma, porque se empezó a anunciar: ". Por supuesto, mucha gente pensó en sus colmillos de tiburón, sus chupamirtos aplastados, todos sus amuletos para tener buena suerte, unas bolsitas con unas cositas medias raras para tener buena suerte; me vi asediado por las pitonisas, todos estaban sintonizando, decían, aquí vamos a encontrar la fórmula para tener buena suerte, y la buena suerte es algo que tiene unas características muy particulares, la buena suerte, dicho para otros, son los casos fortuitos, como por ejemplo, sales de tu casa o del cine y te encuentras con la desagradable sorpresa de que te robaron tu coche; otro caso fortuito, tenías tu coche estacionado en una zona arbolada, y se cayó una rama de un árbol y lo hizo pomada, mala suerte, caso fortuito, obviamente.

Pero también sales y te encuentras, tal vez con una opción muy interesante, un amor a primera vista, una compra muy barata, un trabajo prometedor; tal vez también son casos fortuitos, de acuerdo, pero decía Eisenhower: "De cada diez oportunidades que tienes en la vida, nueve las provocas tú". Para tener buena suerte se requieren dos elementos:

Primero, buscar la buena suerte, salir a su encuentro, producir la buena suerte. Realmente, ¿cómo se produce la buena suerte? Bueno, pues imagínate a un agente de ventas que se levanta a las seis de la mañana, sale a las ocho a trabajar y se pasa buscando clientes todo el día, llega a las nueve y media de la noche con su block lleno de pedidos, y su vecino que también es agente de ventas al verlo todavía le pregunta: "¿Cómo le hiciste para levantar tantos pedidos? Qué suerte tienes (imbécil)". Terrible, ¿verdad?, pero ¿qué sucedió realmente? Salió a buscar la buena suerte, salió al encuentro con la fortuna. Por eso es importante buscar, es bíblico, "el que busca, encuentra". Si hoy sales a buscar la buena suerte, yo te aseguro que tarde o temprano la vas a encontrar.

El segundo elemento es estar preparado para aprovechar las oportunidades que nos da la buena suerte, ¿tú estás preparado para la buena suerte? Imagínate llegar a una cita, te ofrecen un lugar en el equipo del deporte que más te gusta, o la posibilidad de una beca para estudiar en la mejor escuela del extranjero, pero no estás en forma o no has estudiado para aprobar el examen que te dará la beca.

O andas a la búsqueda de un gran equipo de sonido y resulta que te encuentras una súperganga que cuesta mil, pero a ti te la están dando en 200, y hasta te insisten y te dicen que te la entregan de remate de inmediato, pero en ese momento tan importante para ti, tienes que decir no, pues no cuentas con el dinero suficiente, ¿qué sucedió? que la buena suerte se te fue de las manos porque no estabas preparado para aprovecharla, para atraparla. Pero una vez que disfrutas esas oportunidades, te las hayan proporcionado o tú mismo las has buscado, tienes que asimilarlas, aprovecharlas, estar preparado para atrapar esa buena suerte. Analiza, 7 de cada 10 jóvenes en España tienen la oportunidad de estudiar, y tú eres uno de esos 7 que aprovechan esa oportunidad, la oportunidad que te llevará al éxito.

Ser joven es buscar y enfrentarse a desafíos extraordinarios, con tal entusiasmo que los más intrincados obstáculos logremos vencer, enfrentándolos con una férrea disciplina, colegiatura de campeones, con una determinación absoluta, con carácter, con agallas, con ganas de hacer las cosas. Y, además, tener la capacidad de sonreírle a la vida. ¿Será importante sonreírle a la vida?, ¿será importante mantener una actitud mental positiva ante los retos a que nos enfrenta la vida?

A la vida hay que atraerla, a la suerte hay que llamarla; en la vida hay que tener una actitud mental positiva. En este país somos agoreros del desastre, derrotistas, siempre estamos esperando que nos suceda lo peor, tenemos que cambiar esa actitud mental; si de todas maneras el día va a hacer difícil, si vamos a tener muchos obstáculos, definitivamente nos cambia el panorama en la medida en que nuestra mente pueda realmente reclamarnos resultados positivos, y un resultado positivo es esa actitud. ¿Ya estudiaste?, ¿ya le echaste los kilos?, ¿ya le metiste disciplina?; por favor, ahora ve realmente a estudiar, entra a tu examen realmente con una actitud positiva.

Así es la vida, como la llames, te responderá.

ALCANZAR LA REVOLUCIÓN INTERIOR

Demócrito, Anaxágoras, Pitágoras, Sócrates, Platón, Aristóteles y muchos más se dieron cita hace 2500 años para mostrarnos el camino del pensamiento; se atrevieron a cuestionar los dogmas de su tiempo, rompieron paradigmas y crearon nuevos. Al cuestionar lo que para la mayoría no era cuestionable, crearon una contracultura, se atrevieron a pensar, a racionalizar la mitología, identificaron causas, desmitificaron lo mágico.

Por supuesto, sus contemporáneos los creían de otro planeta, sólo de Marte podían provenir estos seres extraños que contradecían las tradiciones. Así, los líderes de Excelencia, a lo largo de la historia, se han atrevido a desafiar lo establecido. Imagine, por un momento, la expectación y sorpresa que habrá causado aquel ser que se negó, por primera vez, a comer carne humana; los demás caníbales, seguramente, al principio no entendieron tal contradicción y más aún, no comprendieron cómo este individuo se atrevía a realizar proselitismo convenciendo a los demás de no merendarse a su vecino.

Los filósofos de la antigua Grecia nos impulsaron hacia un mundo sin horizontes, por el simple hecho de enseñarnos a pensar y no dar como un hecho sin causa lo aparentemente injustificable: ¿por qué llueve?, ¿por qué truena el cielo?, ¿por qué cae granizo?, ¿por qué la forma de las flores, de dónde provienen?, ¿por qué todos los caballos son iguales y al mismo tiempo todos son diferentes?, ¿qué fue primero, la gallina o el huevo?, es más, ¿quién tuvo la idea de la gallina, del caballo, el elefante o del ser humano?

Respuestas que 2 500 años después todavía no las descubrimos. Lo más importante de su pensamiento fue el mismo cuestionamiento: ¿qué?, ¿cómo? ¿dónde? ¿cuándo? ¿quién? ¿por qué?; si buscamos en el fondo la esencia de estas reflexiones, identificaremos lo más valioso de su aportación: nos iniciaron en la búsqueda de la libertad, que es la atmósfera natural del espíritu humano, la manifestación máxima de la inteligencia, el punto de inicio de la creatividad y del auténtico crecimiento espiritual.

Los líderes son como todos nosotros, herederos de la suma del pensamiento humano. Y de repente, tras la acumulación de conocimientos y reflexiones, surge, no como producto de la casualidad sino del ensamble de estos pensamientos, la idea que intenta cambiar lo hasta hoy establecido. Cuántos siglos de esclavitud tuvieron que pasar hasta que surge el sueño de la libertad; las centurias transcurridas en el feudalismo para que surgiera la democracia.

Lo que hoy nos parece nefasto, en el pasado fue necesario transitarlo para poder evolucionar y así la historia ha continuado. Podríamos llenar páginas enteras de la evolución del pensamiento, y más aún, de lo que nos falta por cambiar, pero de una cosa estamos ciertos, todos estos cambios fueron realizados por líderes que se atrevieron a pensar diferente, y su compromiso personal fue el resultado de las semillas que en ellos hicieron germinar los padres, maestros, escritores, políticos, circunstancias, para que finalmente se pudiera visualizar el cambio a concretar.

TRÁNSITO HISTÓRICO

EVOLUCIÓN

LÍNEA CONTINUA DEL CAMBIO

Feudalismo

Democracia

Esclavitud

Libertad

Paternalismo

Independencia

Exp lotación

Justicia

Miseria

Equidad

Gue rra

Paz

Todos los sucesos tienen un efecto que estimula a la evolución: un niño marginado; el hambre en África; la destrucción ecológica en América Latina. Cada suceso se convierte en un estímulo para buscar el cambio. En el pasado, una prueba nuclear inspiraba respeto al poder, hoy es un atentado contra la humanidad, y así, la causalidad se confirma, los acontecimientos no se producen por casualidad, sino que tienen una o varias causas que los desencadenan; toda acción tendrá siempre un efecto.

Si usted está convencido que debe provocar un cambio para mejorar, ya sea en su empresa, familia o sociedad, en política o religión, atrévase a intentarlo; solamente así conocerá los alcances reales de su proposición, y si este cambio está fundamentado en los valores y principios universales, no dude un solo instante, láncese con todos sus recursos.

La fe y la audacia han sido parte de los grandes secretos de los líderes para alcanzar sus ideales.

Clasificación: 1.8 (16 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Hermel Balcázar Campoverde © www.aicad.es

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.