Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
Saturday 04 de February del 2023
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Jesus Dios

veces visto 4068 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Sobre Jesús se ha escrito de todo. Sobre Jesús se ha escrito más que sobre cualquier ser humano. Es más, si hoy desaparecieran por completo todos los ejemplares de La Biblia (supuesto absolutamente imposible de ocurrir), podría reconstruirse fácilmente su vida y obra a partir de las citas que de ella y de Jesús se han hecho en millones de libros de todo tipo en todas las naciones del mundo. De Jesús se ha dicho, también, toda suerte de mentiras, babosadas, disparates, calumnias, injurias y ofensas tales como que fue un comunista, un socialista, un revolucionario, un blasfemo, un político, un humanista, un simple profeta, un hijo ilegítimo de María, un pecador, un iluminado, un guerrillero, un hombre casado o con hijos o ambos, un charlatán, un impostor y tantas otras cosas que a veces a uno lo llenan de enojo pero a las cuales El responde con su perdón amoroso, con la sola condición de confesarlo y arrepentirse: "Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro." (Mateo 12, 31). En la época en que vivió entre nosotros como ser humano también se le endilgaban muchas barbaridades como la acusación de que El era satánico (!), la cual encontramos en Mateo 12, 24. Por eso, a mi no me asombra nada de lo que se diga para simplemente "interpretar", desfigurar o atacar a Jesús, pero es necesario también que la gente conozca al Jesús de la Verdad, al Jesús del infinito Amor que lo llevó a hacerse hombre, aún siendo Dios, con el sólo fin de llevarnos cariñosamente de Su Mano al lugar que tiene dispuesto para nosotros.

Los que hemos tenido un encuentro y una relación personal con El podemos decir que Su hermosa presencia en la vida de cualquier hombre es capaz de transformarlo poderosamente, de restaurar su existencia, de curar las heridas de su corazón, de liberar su vida de la cautividad, de arreglar su matrimonio, de cambiar radicalmente su manera de pensar, de prosperar su vida, de sanar todas sus dolencias y de hacerlo feliz. Eso sólo puede ser hecho por Dios. Y Jesús es Dios. Es el mismo Dios hecho carne. En Juan 1 se lee: "En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron... Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad".

Jesús es el mismo Jehová o Jahveh, el mismo Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob, de Moisés. Cuando Dios se le apareció a Moisés en forma de fuego en medio de la zarza ardiendo que no se consumía tuvieron este diálogo: "Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?» Dijo Dios a Moisés: «Yo Soy el que Soy.» Y añadió: «Así dirás a los israelitas: "Yo Soy" me ha enviado a vosotros.» Siguió Dios diciendo a Moisés: «Así dirás a los israelitas: Yahveh, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros..."

En los evangelios encontramos al propio Jesús diciendo "Yo soy el mismo Dios" o "Yo soy Jehová (o Jahveh)", por medio de frases suyas muy contundentes que dejaron claro que El es el Cristo, el Mesías, el Señor y Dios nuestro, el Gran "Yo Soy", y que se entendieron muy bien en la época. Además, fue protagonista El de la más portentosa prueba de su Deidad Eterna: Su Resurrección!

En el diálogo precioso con la mujer samaritana ella le dice: "sé que va a venir el Mesías, el llamado Cristo. Cuando venga, nos lo explicará todo". Jesús le contestó simplemente: "Yo soy, el que te está hablando". También en el juicio que se le hizo por las autoridades judías El lo dijo abiertamente al contestar la pregunta directa del sumo sacerdote de si era el Cristo. Jesús sencillamente le respondió "«Sí, yo soy, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir entre las nubes del cielo». En estas palabras pronunciadas por El no solamente está declarando que es el Cristo tan esperado por los Judíos sino que también está usando el santísimo nombre propio que El mismo le había dado a Moisés, el nombre de "YO SOY".

Tal vez las palabras más contundentes acerca de su identidad Divina se encuentran en Juan 8: "Los judíos se decían: «¿Es que se va a suicidar, pues dice: "Adonde yo voy, vosotros no podéis ir?» El les decía: «Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Ya os he dicho que moriréis en vuestros pecados, porque si no creéis que Yo Soy, moriréis en vuestros pecados.» Entonces le decían: «¿Quién eres tú?» Jesús les respondió: «Desde el principio, lo que os estoy diciendo. Mucho podría hablar de vosotros y juzgar pero el que me ha enviado es veraz, y lo que le he oído a él es lo que hablo al mundo.» No comprendieron que les hablaba del Padre. Les dijo, pues, Jesús: «Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy, y que no hago nada por mi propia cuenta; sino que, lo que el Padre me ha enseñado, eso es lo que hablo".

En otra parte, Jesús aparece perdonando los pecados de un hombre y curándolo de una penosa aflicción en un acto que sólo puede hacer Dios: "En esto le trajeron un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: «¡ Animo!, hijo, tus pecados te son perdonados.» Pero he aquí que algunos escribas dijeron para sí: «Este está blasfemando». Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo: «¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: "Tus pecados te son perdonados", o decir: "Levántate y anda"? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados - dice entonces al paralítico -: "Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa".» El se levantó y se fue a su casa" (Mateo 9, 2 a 7).

Podría traer muchos más ejemplos de las propias palabras de Jesús, presentándose al mundo como Dios pero creo que son suficientes las que he citado.

Por otro lado, un hecho íntimamente ligado a Su Ser Todopoderoso es la resurrección. Sobre ello también se han inventado muchas falsas teorías incluida la del descubrimiento de sus restos. Se han escrito y dicho muchas diatribas y mentiras, pero la resurrección de Jesús ha permanecido como una de las verdades más referenciadas, documentadas y probadas de la historia. La Verdad sobre ello también está consignada en la Biblia: "El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Como ellas temiesen e inclinasen el rostro a tierra, les dijeron: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recordad cómo os habló cuando estaba todavía en Galilea, diciendo: "Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores y sea crucificado, y al tercer día resucite. "» Y ellas recordaron sus palabras" (Lucas 24, 1 a 8).

Este es el Jesús que debe importarnos. Este es el Jesús que El mismo quiso presentar con todo lo que hizo y dijo. El tuvo un solo propósito para hacerse carne y habitar entre nosotros, para morir en esa cruz del Calvario por mi y por usted, en el lugar mío y en el suyo y para resucitar de entre los muertos: SALVARNOS!! Estuvo aquí, brillando con una luz indescriptible e irrepetible con el único fin de ir a esa horrible cruz de madera para pagar por todo lo que hemos hecho contra El. El, que no pecó, murió como el peor pecador, pues decidió por sí mismo remplazarnos a mi y a usted, quienes somos los que merecemos esa muerte por nuestras ofensas contra EL. Dio su propia vida en un acto de Amor sublime y eterno por usted y por mí.

El no tuvo móviles políticos pues desechó ser Rey legal de la Nación Judía aun siendo verdadero heredero del trono de Israel, pues descendía directamente de David por parte de María y de José y aun teniendo la oportunidad política más preciosa de convertirse en tal, al momento de entrar a Jerusalén montado en el pollino cuando fue alabado y aclamado por todo el pueblo. Nunca se enfrentó al régimen imperial romano pues la libertad que pregonaba no era la política sino la espiritual y además dejó en claro que se debía dar al César lo que era de el. Mucho menos fue socialista o comunista pues nunca pregonó que los "medios e instrumentos de producción pasaran a propiedad del estado" o nada parecido. No fundó ningún partido ni perteneció a ninguno (El de los Zelotes fue fundado más de 30 años después de su muerte en la cruz y no como dicen muchos por Judas El Galileo). Tampoco fue un simple profeta ni un puro humanista. Lo interesante con Jesús es que se debe tomar una decisión siempre frente a El. O se le reconoce como Señor y Salvador de nuestra vida, como Dios y Rey para que gobierne nuestro corazón o se le desecha como alguien sin importancia, parecido al loco de la esquina que también ha pregonado que es Dios! El dijo "El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama". Con El no hay puntos intermedios. Nadie puede decir que El fue simplemente una persona de bien o sólo un profeta o un buen político o un buen pensador o un gran filósofo o un humanista, pues esas categorías no pueden detentarlas una persona que mintió al decir que era el Cristo, que era el Mesías, el mismo Dios creador del cielo y de la tierra hecho carne con el fin de dar vida eterna a quien en El confíe. Si una persona es capaz de decir tremendas cosas sin que ellas sean ciertas, esa persona puede ser un loco, un esquizofrénico, un desquiciado, un hombre con problemas mentales serios. Un hombre de esas características no puede ser un político o un profeta o un gran pensador o un humanista!

Ahora bien, si Jesús es quien dice ser, si El es Dios como ciertamente lo es, no le parece que lo más lógico y lo mejor para usted sería entregarle su vida, dejarlo entrar en su corazón como su Unico y Suficiente Dios, como Dios resucitado y vivo, aceptando el regalo maravilloso de la vida eterna que El le ofrece diariamente y arrepintiéndose de todo lo que ha hecho usted que le desagrada a El? Pregúntese allá en su aposento, a solas, si su vida ha valido la pena, si su vida tiene sentido, si su vida tiene propósito, si usted realmente es feliz. Si alguna de esas respuestas es no, atrévase a hacer algo diferente, atrévase a ensayar a Jesús! Usted seguramente ha probado con muchas cosas y no le han funcionado. Seguramente usted ha recorrido todos los caminos desviados y ellos no lo han llevado a ser feliz. Jesús es el único camino, la única verdad y la única vida y nadie llega al Padre sino a través de El. Jesús no es una manera de vivir sino la única manera de vivir! Aproveche este tiempo para reconocer a Jesús como su Salvador personal. Usted No necesita fórmulas solemnes o formales. No necesita un sitio determinado, lo puede hacer donde quiera. No es un asunto de religión pues la religión no salva. La Biblia dice que quien confesare con su boca que Jesús es el Señor y creyere en su corazón que Dios le resucitó de entre los muertos será salvo. Lo que El quiere es sencillamente que usted le diga con sus propias palabras que acepta a Jesús como Señor y que en su corazón crea que Jesús resucitó y que vive para siempre y que usted lo deja entrar en su corazón y en su vida para que la restaure y la cambie, arrepintiéndose de sus pecados. Si no lo ha hecho aun, atrévase a hacerlo con sinceridad y conozca ese Jesús que está siempre dispuesto a hacer cosas maravillosas y milagrosas en su vida, a ese Jesús que tiene para usted cosas que ningún ojo ha visto, ni ningún oído ha escuchado ni ninguna mente ha concebido y que serán suyas con la sola condición de que le ame sobre todas las cosas. Si lo quiere hacer ya mismo, sólo dígale a EL, en voz audible, la siguiente oración: "Maravilloso Jesús: Te acepto en mi corazón como mi Señor y Salvador, como mi único Dios resucitado y vivo. Acepto, Jesús, el regalo hermoso de la vida eterna que me ofreces. Me rindo a ti. Confieso con mis labios que Tú eres el Señor y creo en mi corazón que Dios te levantó de entre los muertos. Me someto a Tu Palabra y te pido que gobiernes de ahora en adelante mi vida. Me arrepiento con sinceridad de todos mis pecados, de todo lo que he hecho contra ti, de todo lo que he hecho que te desagrada. Gracias por tu perdón y tu perfecto Amor. En el nombre poderoso de Jesús. Amen".

Clasificación: 2.3 (21 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Carlos Mauricio Iriarte Barrios http://carlosmauricioiriarte.blogspot.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Fotos de Jesus que Tocarán tu Corazón
Escrito por Mark_Kol, Añadido: 22 de Jun, 2011
Al buscar en la web fotos de Jesús, la busqueda es casi infinita con todo tipo de imágenes. No solo son las imágenes comunes de Jesús en la cruz, llevando la cruz, llevando la corona de espinas, sentado en la última cena, la oración en el huerto, la curación del cojo, e inclinándose para tocar los...
veces visto 2554 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
La Historia del Nacimiento del Niño Jesus
Escrito por Miguelx2, Añadido: 16 de Sep, 2011
Hace mas de dos mil años atrás, en la ciudad de Nazaret, vivía una joven llamada María. Ella estaba comprometida para casarse con José, un carpintero. Un día un ángel se le presentó y le dijo que había sido elegida para tener un bebé muy especial. El bebé sería el hijo de Dios y tendria que...
veces visto 3437 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
También se puede morir por amor
Escrito por andresarbulu54, Añadido: 11 de Ene, 2010
Hay muchas maneras de morir por amor, no sólo se muere físicamente, se muere también de diferentes maneras. Nuestra fe - la Iglesia Cristiano Católica - , nos enseña y nos muestra como puede ocurrir esto.Por amor yo puedo renunciar “morir” a muchas situaciones o actividades que puedo estar realizando en...
veces visto 2303 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Cursillos de Cristiandad
Escrito por Miguel Palacios, Añadido: 30 de Mar, 2009
El gran Salomón, cuando contemplaba el vacío existencial de los hombres, solía decir que "aquéllos corren tras el viento sin alcanzarlo jamás". Ya en pleno apogeo de la fase monopólica del capitalismo, el filosofo alemán J Kentenich solfa describir al Hombre, como víctima de una profunda crisis...
veces visto 3449 Veces vista:   comentarios 1 Comentarios
Lo que aprendí del Samaritano
Escrito por Alejandro Rutto Martínez, Añadido: 27 de Sep, 2007
A Jesús le hacían preguntas difíciles permanentemente. El objetivo no era tanto que las respondiera sino encontrar una razón para acusarlo de blasfemia y justificar así ante el pueblo y las autoridades el rechazo a ese extraño predicador que estaba conquistando un número increíblemente alto de seguidores...
veces visto 3826 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios