Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 03 de diciembre del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Misionologia 18

veces visto 1083 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Continuación de las grabaciones magnetofónicas de las clases de Misionología

Y aun así, el mundo cristiano se desarrolló, nació, creció, y se fortaleció en ese contexto, que parecería estar tan en poca comunión con su propuesta misma. Dentro de esos avatares, es que hay que descubrir de qué forma la Iglesia ha salido de sí misma para anunciarse. De qué manera el cristianismo ha ido desarrollando su dimensión  misional.

ADGENTES:  nos dice que porqué siendo esencialmente distinta la propuesta del cristianismo, al mundo en que vivirá, puede vivir en el mundo, y en ese mundo desarrollar su dimensión misional.

“La Iglesia es por naturaleza misionera. Dios nos ha llamado a participar de su vida, y de su Gloria, no solo individualmente, sino además como pueblo” (y en otros párrafos dice): “Esta misión de la Iglesia es única, aunque conoce varias modalidades, las cuales no dependen de su naturaleza, sino de las circunstancias”

Aquí hay dos cosas importantes para poder entender. De qué manera ha podido ir evolucionando la Iglesia en la historia, como ha podido moverse en los contextos en los que ha vivido, y como ha ido desarrollando su dimensión misionera.

Aquí tenemos dos elementos fundamentales. El tema de la naturaleza misionera, y el tema “no solo individualmente, sino como pueblo”       Estos son dos principios que si regresamos a eso que parece un reto (lo anterior) La función que tiene la Iglesia, es que tiene que salir de si misma, y encontrarse con aquel que no conoce la verdad. El mensaje que Cristo vino a anunciar.

Estas dos características que el Concilio reconoce como esenciales, no siempre se han podido desarrollar en la Historia de la Iglesia. No siempre el concepto de pueblo ha estado cristianamente claro. Y no siempre la Iglesia ha tenido libertad para desarrollar su esencia, en los contextos en los que ha ido viviendo. El sentido de participar de la Gracia de Dios, no siempre ha sido una cuestión colectiva, una cuestión de pueblo. Y vemos como lo misional ha ido cambiando a lo largo de la historia dentro de la Iglesia.

REDENTORIS MISSIO:    “Las diferencias en cuanto a la actividad dentro de esta misión de la Iglesia, nacen no de razones intrínsecas a la misión misma, sino de diversas circunstancias de las que está se desarrolla”, “Mirando al mundo actual, desde el punto de vista de la evangelización, se puede distinguir tres situaciones”

Cada una de estas maneras corresponde también a una etapa de la Historia de la Iglesia.

En primer lugar: aquella a la cual se dirige la actividad misionera de la Iglesia. Pueblos, grupos humanos, contextos socio culturales. Donde Cristo y su Evangelio no son conocidos. O donde faltan comunidades cristianas suficientemente maduras, como para poder encarnar la fe en el propio ambiente. Y anunciar a otros grupos. Esto corresponde a los primeros tres siglos de la Historia de la Iglesia.

Cristo viene a romper las estructuras de un sistema, y eso no quiere decir que Cristo fuera a destruir el imperio, sino que en su que hacer, en su propuesta, hay cuestiones que se contraponen. Lo podemos constatar al ver como reacciona el Imperio con los cristianos. El imperio al principio se ocupo de los cristianos, como algo que hacía daño al imperio. Pero a raíz que el cristianismo se fortalece, y sobre todo en el momento que el cristianismo se convierte en la religión de los nobles, para el imperio esto y ano es un juego.

Todos hemos oído de las grandes persecuciones contra los cristianos, de los cristianos martirizados. El sentido que tenía la misión para esos cristianos, está muy vinculado al martirio, y al tema de la resurrección. Se convierte en uno de los ejes fundamentales de la vida de la Iglesia. Por lo tanto hay distintas circunstancias de misión, que dependen del momento histórico que viven los cristianos en cada uno de los periodos.

En el desarrollo de la historia hay distintas circunstancias que hacen que la Iglesia viva de una manera o de otra, pero siempre está la constante que es el tema de la imitación de Cristo. Ser para el mundo Cristos. Cada momento histórico hace que unas dimensiones de Cristo, tengan más importancias que otras.

Morir como Cristo lo había hecho, era el tema principal para los primeros cristianos. Esto que nos parece a nosotros cristianos del siglo XXI un poco poético, lo hacemos metáfora y lo aplicamos a nuestra vida. Para ellos fue tan real como eso. La muerte que hay por desarrollar la misión.

Clasificación: 2.0 (23 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.