Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 26 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Son fiables los Evangelios? 09

veces visto 966 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El Código Da Vinci. Novela, una película que todavía no ha sido lanzada. Parto de un ejemplo que me ha sucedido en la Universidad Complutense donde doy clases. Me ocurre desde hace un par de años que acá, que con una cierta frecuencia cuando yo estoy en clase, yo explico los orígenes históricos del cristianismo, siempre hay algunas manos de los alumnos, que se levantan para hacerme una serie de afirmaciones en contra de lo que yo estoy enseñando, y cuando han hecho las afirmaciones, yo le suelo preguntar ¿En qué documento te has basado para hacer estas afirmaciones? Y me dicen en el código Da Vinci. Y yo digo, ¿a si?, ¿Ahora es fuente histórica una novela?, ¿Una novela de ficción?, ¿Pero tú saben un poco del método histórico?, ¿Tienes noción en cómo funciona al nivel intelectual científico?, pues parece que no. Parece hoy que el código Da Vinci, es una fuente histórica de toda un aserie de afirmaciones. Dejemos las cosas claras. El código Da Vinci, es una novela de ficción.

Alguien me dirá, si pero salen cosas históricas, sale el Opus Dei que existe, y sale la sede en Nueva York del Opus Dei que existe. Si, si, y sale el Vaticano que también existe. Pero esto no quiere decir que lo que se narra allí sea histórico. Como cualquier obra de ficción, una cierta semblanza de datos reales tiene que haber para tener un poco en suspenso, o credibilidad al lector. No tiene ninguna verosimilitud histórica, todo lo que se dice allí es pura invención de su autor, habiendo leído algunos libritos, unos de los cuales yo leí, que era de unos autores ingleses, porque no es tan inteligente para inventarse esto, simplemente es un trasmisor un divulgador. Y como obra literaria es muy mala, pero es divertida, porque es como un cine.

No me resulta difícil entender que allá tenido esta difusión enorme. 40 millones de copias porque como la mayaría de la gente no es capaz de leer seriamente obras, y estamos habituados en nuestra sociedad, a la cultura de la imagen, pues es como un comic, sin dibujos, todo es conversación, todo es dialogo. Por eso es fácil de leer, y entretiene y por eso se ha difundido tanto.

Probablemente la difusión también tenga un elemento, que a mí me llama profundamente la atención, y es que le código Da Vinci, se ha difundido tanto, porque ha vendió la cultura de la sospecha, o sea, nosotros cristianos, no es que lo hayan leído no solamente los no cristianos, por supuesto que podemos leer todo, no faltaría más. Yo entiendo que hay cosas mucho más interesantes que leer. También no cometamos la necedad en nuestros colegios de proponer como libros de lectura obras que tienen una finalidad muy clara, y es destruir la credibilidad del testimonio de la Iglesia.

Sin embargo curiosamente en España el libro de lectura que se ha propuesto en varios colegios en la clase de religión ha sido el código Da Vinci. Si los señores Obispos estuvieran un poco más atentos y ejercieran la autoridad, que a veces no la ejercen, sería suficiente motivo para destituir a todos estos profesores de religión, porque colaboran con la destrucción de la Iglesia. Es así, lo siento pero es así, con toda su buena intensión probablemente con toda su ignorancia, pero en el código Da Vinci, no es una literatura acética. Este código tiene una finalidad clara, y es difundir, la sospecha respecta a la fiabilidad de la Iglesia.

Lo que no se va poner de manifiesto es que la visión simplista de la aventura de Jesús con la que la Iglesia nos ha ocupado, quince o dieciséis siglos, no tiene consistencia. Caray, todos estos siglos, millones y millones de personas han sido engañados como borregos. OH el hombre iluminado. Gracias que nos has salvado de nuestra ignorancia. Por favor un poco de seriedad.

La Iglesia lleva estudiando los Evangelios, y haciendo frente a las dificultades, que las ha recibido desde el principio, desde el inicio, que se pusieron por escrito estos Evangelios, basta leer toda la literatura de la Patrística. La Iglesia no ha ocultado jamás la literatura apócrifa.

La Iglesia no ha ocultado nunca nada, al contrario a ella le interesa la verdad, es la primera que obedece a la verdad, a los datos, con los que ella se tiene que enfrentar. En una lealtad a lo que ha sucedido, que la Iglesia dice lo que dice. Estos señores no son leales en lo absoluto porque ocultan un montón de datos. Yo me he tenido leer por mi materia, varios libros, publicaciones, sobre todo con ocasión del año 2000, y era llamativo en esos libros la censura que hacía de datos, históricos para afirmar una interpretación. Una teoría, que claro se mantiene, si la realidad no existiera porque cuando uno tiene que medirse con realidad todo esto se viene abajo.

Continua.

Clasificación: 2.4 (21 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.