Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 25 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Acústica y tecnología para puerta acustica

veces visto 1513 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Acústica (ciencia) (del griego akouein, “oír”), término empleado en ocasiones para la ciencia que se ocupa del sonido en su conjunto. Generalmente suele usarse para referirse a la acústica arquitectónica, la rama especial de esta ciencia que trata de la construcción de zonas cerradas, de forma que se logre una buena audición de las palabras o la música. El sonido es cualquier variación de la presión en el aire que puede ser detectada por el oído humano. El número de variaciones de la presión por segundo es lo que se llama frecuencia del sonido, y se mide en Hercios (Hz). Cada frecuencia de un sonido produce un tono distinto. Se dice que un tono es grave cuando su frecuencia es baja (aproximadamente menor de 250 Hz), y que su tono es agudo cuando su frecuencia es superior a 2.000 Hz. Las frecuencias comprendidas entre ambas se denominan frecuencias medias.

La acústica puede ser un elemento importante en algunos edificios o ciertos espacios dentro de un edificio; a menudo existen problemas de ruido y vibraciones, sobre todo en muchos sectores de ingeniería. Sin embargo, en esta dirección, para resolver todos los problemas de ruido especialmente en edilicia, en industria pesada, en industria y en otros campos, hoy existe una amplia gama de puerta acústica en comercio. La puerta acústica está diseñada para reducir la intensidad los sonidos que llegan a ser muy molestos. Las puertas acústicas se pueden fabricar adaptándose a cualquier requerimiento estético y decorativo. Este tipo de puerta pueden ser metálicas o de madera, según sea el lugar de aplicación. La acústica puede ser un elemento importante en algunos edificios o ciertos espacios dentro de un edificio. Además, existen las barreras acústicas que están concebidas para adaptarse a cualquier necesidad dado su carácter modular, que permite, además, una rápida instalación.

Las barreras acústicas y pantallas acústicas, como por ejemplo una puerta acústica, son la solución ideal para amortiguar ruido de equipos de climatización o maquinaria en campo abierto, por su bajo coste y buena eficiencia. En acústica es fundamental el conocimiento de las características de los materiales empleados en una instalación para evaluar "a priori" el rendimiento de la misma. Puesto que el comportamiento "in situ" de una instalación difiere ligeramente de los cálculos teóricos que se efectúan en un estudio analítico, no es suficiente conocer los materiales empleados sino que además es imprescindible conocer su modo de actuación en situación real. Así si deben hacer todas las pruebas necesarias para conocer de forma experimental las características acústicas de nuestros productos y el comportamiento en situación real de nuestros montajes e instalaciones. Tenemos que haber una garantía total de la calidad de los productos y de las instalaciones, como necesita también un control constante de la calidad.

Los métodos avanzados y la tecnología de vanguardia, la ciencia y la técnica se fusionan dando como resultado un banco de ensayos básico para revolver todos y cada uno de los problemas planteados por todos los clientes.

La tecnología se encuentra con la estética, una puerta acústica por ejemplo puede ser también agradable y altamente tecnológica. En esta dirección: el diseño acústico tiene que tener en cuenta que, además de las peculiaridades fisiológicas del oído, en la audición intervienen también peculiaridades psicológicas. Por ejemplo, los sonidos no familiares parecen poco naturales. El sonido producido en una habitación normal se ve algo modificado por las reverberaciones debidas a las paredes y los muebles; por esta razón, un estudio de radio o televisión debe tener un grado de reverberación moderado para conseguir una reproducción natural del sonido. Para lograr las mejores cualidades acústicas, las salas deben diseñarse de forma que reflejen el sonido lo suficiente para proporcionar una calidad natural, sin que introduzcan una reverberación excesiva en ninguna frecuencia, sin que provoquen ecos no naturales en determinadas frecuencias y sin que produzcan interferencias o distorsiones no deseables. El tiempo que necesita un sonido para disminuir su intensidad original un millón de veces se denomina tiempo de reverberación. Un tiempo de reverberación apreciable mejora el efecto acústico, especialmente para la música; en un auditorio, un sonido intenso debe oírse ligerísimamente durante uno o dos segundos después de que su fuente haya dejado de emitirlo. Acústica (teatro). En una vivienda, es deseable un tiempo de reverberación más corto pero detectable.

Hablamos ahora de ruido. El ruido puede transmitirse a través de múltiples vías. A través del aire o a través de un medio sólido en el que parte del sonido se reflejará, parte será absorbida, y el resto transmitido a través del objeto. La cantidad de sonido reflejado, absorbido o transmitido depende de las propiedades del objeto, su forma, del espesor y del método de montaje, así como del ángulo de incidencia y de la onda acústica incidente. El nivel de intensidad sonora al alejarse de la fuente de ruido disminuye en 6 dB cada vez que se duplica la distancia a la fuente en un campo libre. No menor importancia tienen los materiales: los materiales, en realidad, en acústica se pueden usar para reducir el tiempo de reverberación de un recinto o bien se usan como barrera para reducir la intensidad del sonido que viaja de un punto a otro. Tal vez los más importantes de estos materiales sean los materiales porosos, que están constituidos por una estructura sólida dentro de la cual existen una serie de cavidades o poros intercomunicados entre sí y con el exterior. Entre los materiales porosos están las lanas de roca, espumas de poliestireno, moquetas, etc. Para modificar las reverberaciones, el arquitecto cuenta con dos tipos de materiales para cubrir las superficies de una habitación: los que reflejan el sonido y los que lo absorben. Los materiales blandos como el corcho o el fieltro absorben la mayor parte del sonido que incide sobre ellos, aunque pueden reflejar algunos sonidos de baja frecuencia. Los materiales duros como la piedra o los metales reflejan casi todo el sonido que les llega. La acústica de un auditorio de grandes dimensiones puede ser muy distinta cuando está lleno y cuando está vacío: los asientos vacíos reflejan el sonido, mientras que el público lo absorbe. En la mayoría de los casos, la acústica de una sala resulta satisfactoria si se logra un balance adecuado entre los materiales absorbentes y reflectantes de sonido. Las interferencias se producen por la diferencia entre las distancias recorridas por el sonido directo y el sonido reflejado, y produce las llamadas zonas muertas, donde ciertas gamas de frecuencia quedan eliminadas. La reproducción de sonido captado por micrófonos también exige la eliminación de ecos e interferencias.

Hablamos ahora de pantallas acústicas. Para evitar la transmisión de las ondas sonoras en campo libre, se puede intercalar un apantallamiento entre el emisor y el receptor. Existen muchas variantes de apantallamientos, plantaciones vegetales, pantallas acústicas propiamente dichas, etc. La gama de puertas acústicas es el complemento ideal a toda instalación de insonorización o tratamiento acústico. El acceso a un recinto aislado requiere un buen sellado que iguale los niveles de aislamiento del resto del cerramiento, necesitando para ello puertas de alta resistencia acústica. Los materiales utilizados en cada puerta acústica han sido seleccionados y combinados para garantizar el máximo rendimiento. Las puertas acústicas tienen muchos campos de aplicación, por ejemplo son absolutamente necesarias en todo recinto insonorizado y tratado acústicamente como: salas de máquinas, estudios de grabación, cabinas acústicas, locales, así como en laboratorios, auditorios, teatros, etc. Las puertas acústicas se pueden fabricar adaptándose a cualquier requerimiento estético y decorativo.

Otro aspecto importante de la acústica de una sala es el aislamiento de los sonidos no deseados. Esto se alcanza sellando cuidadosamente cualquier rendija que pueda dejar pasar el sonido, empleando paredes gruesas y construyendo varios tabiques no unidos y separados por cámaras de aire. El aislamiento acústico consiste en conseguir que la energía que atraviesa una barrera sea lo más baja posible, lo que supone el instalar materiales que tengan una impedancia lo más diferente posible a la del medio que conduce el sonido. El acondicionamiento acústico se debe tener muy en cuenta en la construcción y restauración de Iglesias, Teatros, Auditorios, Bibliotecas, etc., en definitiva en todo tipo de recintos donde se va necesitar de una buena inteligibilidad de la palabra o una buena audición de la música para su normal funcionamiento. Cada local tiene unas características acústicas diferentes y particulares. Una de estas características es el Tiempo de Reverberación que se mide en segundos. El tiempo de reverberación es el tiempo que se requiere en un espacio cerrado, para un sonido de una frecuencia o banda de frecuencia determinada, para que el nivel de presión sonora dentro de él decrezca 60 dB, después de haber cesado la fuente. Para evaluar las propiedades acústicas de las salas y los materiales, los científicos emplean instrumentos como las cámaras anecoicas o los medidores de nivel de sonido. La cámara anecoica es una habitación libre de ecos y reverberaciones, en la que todo el sonido es absorbido por pirámides de fibra de vidrio colocadas en la superficie de las paredes y el techo. Un medidor de nivel de sonido mide la sensación sonora o intensidad fisiológica, que no es proporcional a la intensidad física (flujo de energía por unidad de tiempo). Cuando la intensidad física de un sonido se duplica, la sensación sonora aumenta en unos 3 dB; cuando se cuadruplica, en unos 6 dB,… Los niveles de volumen, que dependen subjetivamente del oyente, se miden en unidades llamadas sonios y fonios. Los materiales aislantes se utilizan para reducir el paso del ruido de un recinto a otro. En muchos casos para resolver la mayoría de los problemas de ruido basta instalar una puerta acústica tecnológicamente avanzada y puede ayudar nos la ciencia de la acústica, estudiando y desarrollando los mejores medios para enfrentar cada aplicaciones prácticas.

Clasificación: 2.4 (24 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.