Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 27 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Somos Buenos? una mirada de fondo

veces visto 1538 Veces vista   comentario 0 Comentarios

No soy una experta en ciencias políticas o en derechos humanos como quizás lo sean muchos de ustedes, pero creo que no estoy ciega (aun no) para ver cuánto dolor existe hace ya tanto tiempo en nuestro país.

¿Quienes conforman este conflicto? El cual para mí no ha tenido ningún sentido, creo que la respuesta a muchos vendría inmediatamente a sus cabezas, podría ser tal vez :“… todos aquellos que buscan el poder”, o quizás con títulos propios: guerrillas, paramilitares, delincuencia urbana, narcotraficantes, bandas de interés particulares que buscan ganar el reconocimiento de un territorio, con su muy común slogan “… Buscamos lugares sin antisociales” justificando entonces la denominada: “limpieza social”. ¿Quiénes son ellos? Es tal vez una pregunta que nos asalta a muchos, acompañada de otros interrogantes como: ¿es posible que quieran el bien común? Como lo dicen sus organizadores pero, quienes se han convertido en sus víctimas ¿apoyaran esa teoría del “bien común”?... no hablo solo de aquellos que murieron víctimas de sus manos que empuñaban el arma que los cegó para siempre, también traigo sus familiares y amigos, porque son ellos quienes realmente sufrieron las consecuencias, se quedaron aquí, pensando en ellos que ya se fueron, preguntándose: “si eran malos ¿Por qué no tuvieron la oportunidad de cambiar?”…

Todas esas personas que tras sus organizaciones se escudan, ¿no son también parte de Colombia?, y si es así ¿Dónde dejaron el sentido de patria que heredamos de nuestros mayores?... ¿no son también Colombianos quienes murieron en sus manos? Y si decían que luchaban por el pueblo, ¿Por qué los mataron?, ellos también hacían parte del pueblo. Y si luchan por el bien común: ¿Por qué acabaron poblaciones enteras de la gente más indefensa?, según ellos entonces ¿esos pueblos tampoco eran “el pueblo”?. ¿Quién habló por ellos? ¿Quién los defendió? ¿Quién se acerco a esas familias y dio consuelo? ¿Quién vivió de cerca la tragedia de esos pobladores que lo perdieron todo?...

Como país democrático que somos (esta es una idea que nos han metido desde niños), está el gobierno quien vela por los intereses del pueblo (¿no coinciden en ideología con los anteriores?), pero ¿qué han hecho por el pueblo? ¿Por qué seguimos siendo un país en desarrollo? ¿Por qué las condiciones de vida para algunos no son tan afortunadas? ¿Por qué los llamados errores militares contra civiles? ¿Por qué esos gobernantes no tienes políticas claras para gobernar? ¿Cuál de ellos puede salir en limpio y decir: “trabaje por los míos” ¿Qué político quedo en el recuerdo entrañable de algún Colombiano por las mejoras en la calidad de vida? (con esto último no quiero referirme aquellos que manejan más del 60% de la economía nacional). A estos también los culpamos por hechos no esclarecidos donde muchos otros perdieron su vida y a estas alturas de algunos otros no se conoce su suerte, son culpables por gobernar sus intereses, su mediocre pensamiento egoísta en busca de riquezas que no les pertenecen, por traicionar a quienes creyeron en su política mentirosa, que dejo en muchos corazones la ilusión de cambios promisorios, pero que una vez en el poder, abandonaron todo plan de gobierno.

¿Quiénes quedamos? ¿Los buenos? Realmente ¿lo somos? … a veces me cuestiona mas esta parte de Colombianos (entre los cuales me incluyo), los inmóviles, pero listos a realizar señalamientos, a descargar todo nuestro odio sobre todos los anteriores, a buscar culpables y el amarillismo en los noticieros, corrillos de nuestros barrios, sitios de trabajo, lugares de estudio, quejándonos por la maldad de todos aquellos que someten nuestra patria, que saquean nuestras poblaciones, se roban nuestro patrimonio, ultrajan nuestros derechos, que hacen salir corriendo de sus tierras a los campesinos sometiéndolos a vivir desplazados, que retienen en cautiverio a tantos de los nuestros, que matan a tanto inocente (o tal vez no) y por si fuera poco dañan nuestra imagen ante el mundo. Nos llenamos de rencores y despertamos con las “marchas”, tan famosas y sus enormes slogans “CONTRA…” la guerrilla de las Farc ,la guerrilla del Elene, los paramilitares, los crímenes de estado, la violencia, el secuestro,las masacres… envían miles de correos invitando a marchar, a unirse a la causa a levantar la voz, y luego paradójicamente salen los opositores desmitificando la intensión, mostrando como cualquier noticiero amarillista “lo que usted no vio…” “los bueno”: quemando fotografías de dirigentes políticos, de cabezas de las insurgencias, gritando con todo el odio palabras insultantes, rechazando sus acciones, golpeándose, fomentando más violencia… ¿estos no eran parte acaso de los “buenos”? y quienes enviaron los correos, en contra ¿no eran de los buenos también? ¿Tal vez promotores de la justicia?... ¿somos diferentes de los malos? No creo, estamos tan llenos de odios sin sentidos, de negativismo de incredulidad de vacios que buscamos llenar a costa de la tragedia vivida por otros.

A todas estas, vendría bien pensar ¿Qué tan buenos somos? Nuestra indiferencia llega a tal punto que como “los malos”, ayudamos a fomentar más y más turbias y desesperanza entre nosotros mismos, a crear desesperanza y arremeternos contra los culpables. Quizás , entonces vendría bien pensar realmente en el otro, dejar de centrarnos en todo hecho que desangro a nuestro país, buscando propuestas que sanen heridas en los que han vivido en carne el flagelo de la violencia, marchar ¡SI!, claro que sí, pero cambiando las consignas desproporcionadas y fomentadoras de violencia, marchar por mí, mi familia, mi vecino, mis campesinos, mis desplazados, mis secuestrados, mis desaparecidos, nuestra Colombia, nuestra paz, nuestro desarrollo, nuestra libertad. Hacer un “PRO…” grande por cada uno de nosotros, realmente llamando la esperanza y despertando la conciencia colectiva y no individual., solidarizándonos con todas aquellas victimas que aun no consigue vivir su duelo, porque también ese derechos se les fue negado.

Espero que esto resuene un poco entre quienes promueven las acciones sociales para las marchas y que la programada para el 6 de marzo sea un SI!!! A la vida, a el derecho de las victimas a saber de la suerte de los suyos, al acompañamiento de la tragedia, un sí a la esperanza: por una Colombia nueva, por la vida, por el futuro de nuestros niños y niñas (que es el nuestro); Una reflexión para los dirigentes del estado, para los ex paramilitares y aquellos no desmovilizados aun de sus filas que han asumido otros nombres para aludir los medios, para los guerrilleros que aun continúan haciendo estragos , para nosotros como promotores de paz y no de guerra.

Clasificación: 1.9 (9 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.