Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 26 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

A mi juicio

veces visto 687 Veces vista   comentario 0 Comentarios

No sé qué clase de espectador seré, con relación al programa de Jaime Bayly. Porque siempre escucho hablar mal de él. Escucho decir a muchas personas que Jaime por su misma condición incierta en lo referente a su sexualidad, tiene esa inclinación a lo sórdido y lo mal intencionado. Al escuchar todo esto me hago la siguiente pregunta “Sin ánimo de compartir con él algunos de sus criterios existenciales”: ¿Es que no se puede separar de todo lo que dice este  personaje de la televisión (como quien separa la paja del trigo), los conceptos positivos y los negativos?

Creo -  y me parece que estoy en lo cierto -  que el espectador debe tener un sentido estricto de objetividad selectiva, para poder rescatar lo positivo de todo lo  que podamos apreciar en un programa televisivo. Y no caer en una subjetividad hepática, que nos lleve a rechazar todo lo apreciado, sin dejar espacio a lo que puede estar en lo cierto. Y en este sentido puede estar incluida la historia política de algunos personajes del quehacer político.

Por ejemplo: Me parece correcto pensar que el premio  Nobel de literatura otorgado al  señor Mario Vagas Llosa, es un premio individual y no colectivo, como afirma Jaime. Y no por el hecho de sentir una repulsa hacia su  persona (la de Jaime)  voy a negar esta afirmación.

Creo también que si un periodista decide investigar y destapar asuntos engorrosos de candidatos en  una campaña electoral, lo debe de hacer con todos sin distinción, y si decide lo contrario, que sería destacar sus cualidades, debería hacerlo con todos por igual, y no tomar una evidente parcialidad.

Lo que pude apreciar en eta campaña electoral, fue como Lourdes después de haber estado en la cumbre de las encuestas, pudo ser superada por Susana, y creo (sin temor a equivocarme) que esto ocurrió, con la ayuda de Jaime Bayly. Pero esto nos indica el bajo nivel de personalidad intelectual y voluntad propia del ciudadano de a pie. La facilidad con la que se deja manipular la opinión pública.

Jaime - por lo que dijo anoche en su programa - ya desistió de la arlequinada idea de querer ser presidente, entonces los futuros candidatos a la presidencia, estarán viendo  bien la posibilidad de tener un acercamiento o amistad con este personaje que sabe como manipular la opinión pública, esté en el canal que esté.

Jaime tiene razón cuando dice que no es justo que el canal 2 esté mostrando esos cintillos en los que dice que no se solidariza con las opiniones vertidas en su programa, porque es lógico suponer que ¿cómo se pueden oponer a algo que todavía no se dice?,  ¿O es una parte solamente a la que se oponen?, y entonces ¿a cuál no se oponen? Es un poco complicada la apreciación. Pero también es cierto que Jaime no puede pretender que el canal piense igual que el. Como también es cierto que un periodista no puede ser adulón de nadie (se refería a Alan García) pero también es cierto que el adula a Susana Villarán, entonces cae en contradicción.

Creo que un buen espectador debe de tener en cuenta todos estos matices de apreciaciones, para poder emitirse un juicio aceptable y saber discernir que es lo correcto y que no lo es. Al menos es mi caso.

Clasificación: 2.0 (14 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.