Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 16 de junio del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Ley de la atracción - ¿Cómo? (Parte 3)

veces visto 751 Veces vista   comentario 0 Comentarios

 

Nota del autor: Este artículo debido a su extensión fue dividido en tres partes, a ser publicados uno semanalmente. A continuación la Parte 3:

A partir de la primer conclusión a que llegué en el anterior artículo surge una primer pregunta antes de profundizar dicho razonamiento:

¿Es imprescindible pedir un deseo entre dos o más personas para que se cumpla?

Ante este interrogante miré en mi pasado de la misma manera que pueden hacerlo ustedes y puedo asegurar que para ciertas ocasiones es suficiente con que el pedido lo haga una sola persona.

Pero esa afirmación que acabo de realizar tiene un denominador común: Siempre funcionó para cosas pequeñas. Es decir, lo que le pasa a la mayoría que cree en la Ley de la Atracción; saben que es verdad porque les funcionó cuando desearon cosas pequeñas, pero ¿cómo se hace para los grandes objetivos?.

Y aquí es donde me planteo una hipótesis sobre la cual trabajar:

No será qué este procedimiento de saber aplicar correctamente esta “Ley” para cualquier objetivo, lleva un procedimiento paulatino, donde el ir consiguiendo esos pequeños milagros nos van dando la confianza en poder generar nuestra Fe, que es en definitiva la principal herramienta a emplear.

Y a partir de ahí reconocer que, para que “El Reino del Cielo venga a nosotros” (aprendamos a usar el poder de la ley de la atracción) tenemos que realizar el siguiente paso, que es aceptar que el prójimo es parte nuestro y que debemos conseguir nuestros mayores deseos unidos y trabajando en equipo con otra u otras personas, porque es la manera de aceptar que todos somos uno y de esa forma el Universo nos premiará concediéndonos esos deseos solicitados mancomunadamente por la Fe de dos o más personas que van tras el mismo pensamiento.

Y en ese procedimiento paulatino que nos hace crecer en confianza, estimo que hay tres actos que nos permiten obtener beneficios materiales, sentimentales o de los que cada uno pretenda (a modo de ejemplo hablaré sobre los deseos netamente materiales).

1º- Los beneficios que obtenemos por actuar con pensamientos y actitudes positivas diariamente, lo que nos atraerá situaciones del mismo nivel. En general acciones motivadas por nosotros inconscientemente, aunque con este conocimiento o sabiendo de la forma que este procedimiento actúa, podemos en forma consciente generar o proceder con mayor continuidad con esa mentalidad positiva, tratando de ver siempre y durante mayor tiempo las cosas de la vida como si el “vaso estuviera medio lleno”.

2º- Los beneficios que obtenemos deseándole el bien al prójimo, aun cuando este fuese nuestro enemigo o contrincante, o incluso ayudando a terceros materialmente o espiritualmente en forma desinteresada. Ejemplos estos que están narrados en mis primeros artículos y donde especifico los beneficios económicos que este proceder me trajo en los momentos en que actué de dicha forma.

Ahora ante este punto, qué pasaría si estuviéramos realmente de corazón deseándoles todos los días y a todos nuestros enemigos el bien. ¿Ello nos traerá más beneficios económicos? ¿Serán directamente proporcional dichos premios a la cantidad del bien que realicemos?.

Supongamos por un momento que sea así, ¿ésto nos hará ricos?, no lo creo, podrá hacernos tener un buen pasar, pero no será más que eso. Considero que para conseguir todo lo que deseamos debemos concentrarnos en el tercer punto.

3º Los beneficios ilimitados que obtendremos pidiendo directamente nuestros deseos en forma correcta por medio de nuestra mente subconsciente y solicitados en conjunto entre dos o más personas.

Segunda conclusión

A partir del análisis de estos tres puntos veo que en los dos primeros obtenemos beneficios de acuerdo a nuestras acciones (mentales y/o materiales), pero dichos premios en cantidad y calidad serán determinados por “El Universo” a su total criterio. Es decir, nosotros por portarnos “bien”, esa “Inteligencia Superior” nos pagará con lo que Él quiera.

En cambio la única forma de conseguir todo lo que deseamos es impartiendo nosotros mismos “esa orden” que será aceptada en la medida en que hagamos los pasos correctos y acompañados de las personas correctas.

Entonces uno se podría preguntar, para qué actuar sobre los dos primeros puntos si la “gran ganancia” surgirá sólo de aplicar el tercer punto.

Aquí reitero lo que dije al principio, los dos primeros puntos nos permiten llegar al tercer punto e incluso me imagino que cuando uno aprenda a aplicar correctamente la ley de la atracción, el seguir aplicando los dos primeros items nos mantendrá agradecidos con la “Inteligencia Superior” y esto nos acerca más a Él, lo que nos garantizará seguir manteniendo la Fe que nos permite creer en nosotros y en el prójimo.

Bien, hasta aquí llegué a lo largo de las tres partes en que dividí este artículo a dos CONCLUSIONES que las resumo a continuación:

La primera: Que nuestros grandes deseos los conseguimos trabajando junto a otra u otras personas.

La segunda: Que para llegar a ello previamente debemos aprender a tener buenos pensamientos y a ayudar al otro, al desconocido, no sólo al que tenemos al lado y que es nuestro amigo.

Al comienzo de este artículo exprese que iba a hacerme una pregunta para después profundizar el concepto que quiero tratar con estos análisis.

Entonces ahora vengo a profundizar dicho concepto que es el resultante de la PRIMER CONCLUSION:

Si obtuvimos beneficios trabajando inconscientemente pidiendo el mismo deseo con esa persona que yo o usted tuvo o tiene al lado, ya sea en la familia, en el trabajo o entre sus amigos, ¿qué sucedería si ya en forma consciente usted aplicara con quien formara ese “equipo” ese conocimiento, buscando un deseo común a ambos para obtener específicamente lo solicitado y necesitado por ambos?

¿También se haría realidad, de la misma manera que aplicando dicho procedimiento en forma inconsciente?.

¿Y de ser así, cómo elegimos o ponemos en primer lugar el deseo común a ambos?.

Porque si ese hipotético deseo sobre el cual queremos trabajar no está arriba del todo en la consideración de ambas personas; la que lo tiene ubicado (ese deseo solicitado en equipo) en segundo lugar, inconscientemente mostrará falta de Fe.

Y por otro lado la otra persona que impuso el deseo, estará por contrapartida mostrando falta de humildad por querer imponer su deseo, que en ese momento no es el deseo mayor de todas las personas que en ese instante estén trabajando en dicho equipo.

Entonces este interrogante se resuelve de una sola manera: Experimentando, yo por mi lado y ustedes por el suyo.

A partir de ahora y de aquí en adelante la verdad de la “Palabra” empieza a develarse, el que quiera entender que entienda.

Si deseas saber más sobre la ley de la Atracción y acceder a un directorio con los mejores enlaces de libros y artículos que tratan sobre la Ley de la Atracción y la Física Cuántica puedes ingresar gratis enhttp://secretoalexito.jimdo.com/

Desde Mar del Plata, Argentina, hacia todo el mundo, Walter Daniel Genga.

Clasificación: 2.4 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.