Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 09 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

San José: caballero del silencio, héroe de la prudencia

veces visto 3147 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Es la hora quinta y en el cielo de Nazareth brilla un sol intenso y se siente un calor que reseca la piel y la inunda de sudor. En la carpintería del pueblo se trabaja a marchas forzadas porque es necesario cumplir con los trabajos encomendados por la clientela amplia y exigente: carretas desvencijadas a las que debe ajustársele la carrocerías; ruedas desgastadas por los interminables recorridos a través del desierto que, prácticamente, deben ser reconstruidas; bancas para la sinagoga local en donde se reunirán los hijos del Señor en el día de reposo; muebles para un matrimonio próximo a consumarse; aperos para los asnos en que se transportan las personas y la carga.

Posiblemente la familia próxima a conformarse es la suya misma. José ha hecho compromiso de casarse con una joven llamada María y, desde el momento mismo en que se formaliza la unión, los dos son considerados esposos aunque todavía no han tenido intimidad.

Aún no viven juntos pero José se ha enterado por la propia María de que ella está encinta. Su condición de hombre curtido en el trabajo duro le dice que esto no puede ser; que es inaceptable y se dispone a actuar en consecuencia. A lo lejos el sol de Nazaret empieza a perder su batalla cotidiana con la oscuridad de la noche y su corazón casi pierde el conflicto con la duda.

Sin embargo, su condición de hombre justo le impide denunciarla. Si la hubiera denunciado podría deshacer el compromiso y María, la mujer de sus sueños, la bella flor de Nazareth con la cual soñó desde su edad temprana, sería repudiada por todos, incluso por su familia. Incluso podría sufrir una sanción tan fuerte, que podría significarle, en el peor de los casos, una horrible muerte por lapidación.

José siente dolor y tristeza. Su garganta se siente oprimido por un nudo que no le ha permitido hablar ni comer en las últimas horas. ¿Qué habría hecho mal? ¿En qué les habría fallado a Dios y los hombres para merecer una pena como ésta? Al fin decide no denunciar a María y llega a la conclusión de que lo mejor para los dos es dejarla secretamente.

En esos oscuros pensamientos está sumido el carpintero cuando lo visita el ángel del Señor lo visita para revelarle una verdad tranquilizadora: "No temas recibir a María por mujer porque lo engendrado en ella es del espíritu Santo. Y dará a luz un hijo y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. "

Cuando José despierta es un hombre renovado. Hizo como el ángel le había mandado y recibió a María como esposa pero no la tocó como mujer hasta que dio a luz a su hijo primogénito, al que llamó Jesús.

De José sabemos pocos. Unos pocos datos biográficos aparecen en los evangelios de Mateo y Lucas en donde se cuenta que es descendiente de David y que trabaja como carpintero. Cuando las autoridades ordenaron un censo él y su familia debió trasladarse desde Nazareth hasta Belén, porque era la ciudad en la que debía registrarse por ser de la casa y descendencia de David.

Como esposo José cumplió a cabalidad todos sus deberes; como padre cumplió cada una de sus responsabilidades como lo narra el evangelio de Lucas: "Y el niño crecía y se fortalecía llenándose de gracia...".

El sol ya se asoma por el oriente y el canto de los gallos anuncia la llegada del nuevo día en Nazareth. José comienza temprano sus labores porque hay muchas carretas cuyas ruedas han dejado huellas a través de largos kilómetros antes de que sus dueños llegaran hasta su taller para repararlas. Al tiempo que toma las herramientas mira a la pequeña cama en donde su hijo disfruta su dulce sueño. Lo mira y sonríe. Y tiene un pensamiento: "Descansa hijo mío que ya viene el sol y la luz del día. Y el día en que salvarás al mundo"

Alejandro Rutto Martínez es un prestigioso escritor y periodista ítalo-colombiano quien además ejerce la docencia en varias universidades. Es autor de cuatro libros sobre ética y liderazgo y figura en tres antologías de autores colombianos. Contáctelo al cel. 300 8055526 o al correo alejandrorutto@gmail.com. Lea sus escritos en MAICAO AL DÍA, página en la cual usted encontrará escritos, crónicas y piezas hermosas de la literatura colombiana.

Clasificación: 2.6 (28 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.