Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 26 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Educación superior: devenir y pertinencia

veces visto 798 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El resultado de propuestas de pedagogos de la época, como Johann Bernhard Basedow; mientras que en otros casos, los cambios han sido producto de una revolución ocurrida en el sistema productivo, como fue el caso de la Revolución Industrial. Por naturaleza, y desde su génesis, la educación siempre ha estado ligada a la cultura de los pueblos y al proceso de formación de las sociedades, por lo tanto debe dar cuenta de ello; por ejemplo, la paideia era para los griegos mucho más que su formación, la cual relacionaban con la cultura, la civilización, la literatura y la educación misma. Posteriormente, la educación pasa por manos de la Iglesia y el sistema educativo se estructura para que responda tanto a sus demandas, como a las demandas sociales. Luego, hacia el siglo XIX cuando aparecen sistemas educativos más organizados, surge la intervención estatal en la educación y aparecen los gobiernos como nuevos actores que orientan el devenir del proceso educativo; aunque la Iglesia y otros actores privados actúan como oferentes. No obstante, los cambios que ha sufrido el sistema educativo fueron motivados, básicamente, por realidades sociales, políticas y económicas. Por ello, en el Renacimiento se estructuró una educación en función de las necesidades de la Iglesia, la cual demandaba la formación de clérigos que dominaran el latín, hasta que luego pedagogos decidieron introducir el griego en el sistema educativo y sustituyeron al latín propuesto por la Iglesia. De igual manera, Basedow, en 1774, reformó la educación alemana, introduciendo la idea de que era necesario establecer dos tipos de escuelas, unas en donde concurriera la clase popular y otras a donde asistieran los ricos y la burguesía, argumentando que eran grandes las diferencias de hábitos entre ambas clases sociales y que había que mejorar la calidad de la enseñanza relacionando el trabajo escolar con el mundo exterior. Asimismo, con la mecanización de las industrias textiles y el desarrollo de los procesos del hierro tras la expansión del comercio en Inglaterra, entre el siglo XVIII y XIX, la revolución industrial se desarrolló provocando cambios en la producción y en las demandas de mano de obra para la industria, la cual debía ser cada vez más especializada. Todo esto condujo a una revisión permanente del sistema educativo de cada época, lo cual resulta sano, siempre y cuando no se olvide que la educación es un encargo social, en virtud a que debe formar profesionales capaces de transformar realidades. Por esta razón, hoy cuando los gobiernos y las autoridades educativas se preocupan por mejorar la cobertura e intentan llenar aulas con este fin, habría que recordarles que en este intento no se puede perder de vista la calidad ni la pertinencia. Tal vez ambos elementos van de la mano, pero no siempre un programa académico que rinda créditos de calidad es per se pertinente, ni viceversa. Tras esta diferenciación, el sistema educativo soportará evaluaciones en ambos sentidos, aunque actualmente existen más esquemas de evaluación de calidad, que de pertinencia. No obstante, existe un escenario propicio para pensar el tema, pero igualmente impone retos, pues la compleja realidad social, política y económica en la que se inscribe la educación hoy, hace más difícil identificar las demandas sociales y las realidades que se deben transformar, en parte porque las fronteras disciplinares se han borrado o se han corrido, los fenómenos no tienen una sola causa que los explique y la globalización ha transformado las formas de producción, la relación entre los factores productivos y los esquemas de contratación. Esto ha permitido que el sector productivo permee al educativo y exija a este cambios que respondan a lo que considera 'pertinente'. Tal vez no hay mucha discusión al considerar que una forma de evaluar la pertinencia es mediante el impacto de los profesionales en el medio; lo cual conduce, sin duda, a un análisis entre la universidad y el mundo laboral, que es recomendable hacer mediante un proceso de seguimiento a egresados. Los resultados de este enfoque pueden interpretarse como pertinencia o impertinencia laboral, pero tiene limitantes. Por ejemplo, se critica fuertemente a los egresados de reconocidas escuelas de negocios de EE. UU., quienes estando bien ubicados laboralmente, cometieron errores que la sociedad rechaza, como podría ser el caso de Stanley O'Neal y John Tain, quienes fueron despedidos de sus cargos de presidente y consejero delegado ante la quiebra de Merrill Lynch. Igualmente, Rick Wagoner, jefe ejecutivo de General Motors Corporation, tuvo que renunciar ante una petición del presidente Obama, si la empresa quería acceder a créditos del Departamento del Tesoro; mientras que Christopher Cox, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. También fue despedido. Si bien no importaba mucho que fueran ex alumnos de Harvard, esto motivó fuertes críticas contra la prestigiosa Universidad, en virtud a que se le cuestionaba el tipo de profesionales que estaba formando. En respuesta, la Escuela de Negocios decidió enfrentar la situación provocando espacios de discusión internos para modificar el currículo. Ya había pasado algo semejante en el 2001 tras el fraude contable de Enron, en donde decidieron incluir el curso obligatorio de ética. Algunos consideran esto como una autoevaluación sobre la pertinencia, debido a que Harvard interpreta que la sociedad, no las empresas, está demandando profesionales éticos y con mayor capacidad de análisis y sentido social. Pensar entonces en evaluar la pertinencia según el impacto de los egresados en el medio trae algunos beneficios, ya que graduados y empleadores dan cuenta del aporte de la formación al trabajo, la relación entre la formación y el desempeño laboral, las competencias de formación vs. las requeridas por el mercado laboral, etc. Sin embargo, hay que advertir que estos resultados deben contrastarlos con otras fuentes para identificar si las exigencias sugeridas por empresarios y egresados corresponden a una demanda social, o al contrario, si están motivados por una ola o moda que suelen tener ciertas disciplinas. Otra forma de evaluar la pertinencia es bajo un enfoque más integral, es decir, no sólo considerando el espacio laboral, sino la relación entre la universidad y otros ámbitos, como lo reseña el Plan Decenal de Educación, en donde considera que podría estudiarse la relevancia a la luz de otros entornos: normativo, visión de país, global, contextual, político, y pedagógico y didáctico. Este enfoque es más complejo, pero garantiza disminuir sesgos y entrega más elementos para el análisis sobre una pertinencia más amplia.Es innegable la permeabilización del sistema productivo en el educativo, tanto que ambos utilizan esquemas y lenguajes comunes, como flexibilidad, calidad, competitividad, productividad, etc.; pero se debe evitar estructurar un sistema educativo que sólo le tribute al primero, así como evitar que la educación pase a manos de las empresas, como es el caso de British Aerospace Virtual University, una universidad creada en 1998 con 47.000 estudiantes (empleados) que necesitaban realizar una inversión más o menos continuada en educación, y la Universidad Brahma, propiedad de la empresa cervecera del mismo nombre, la cual ha desarrollado varios MBA. Era usual que las compañías capacitaran internamente, pero no certificaban. Queda entonces, en manos de las instituciones, las autoridades y la sociedad, la discusión sobre la forma de evaluar la pertinencia de la educación superior y evitar que se desvirtúe.

Tomado de: Jorge Coronel López

Compilado Por. Javier Mejía T.

Clasificación: 2.1 (19 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Comp. Javier Mejía T. www.exagonobibliotecario.blogspot.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.