Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 18 de julio del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

In Memorian Carlos Quiroz Hernandez

veces visto 1030 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Hace varios años años, nuestro amigo Carlos, se subió a un viejo Ómnibus y se marchó a Cartavio, llevaba su ralo curriculum bajo el sobaco, recién nos habíamos recibido, como Médicos.

En dicho hospital se encontró con dos colegas más de la Histórica XVI y un colega de la XV, cuyos nombres me reservo…

Estaban necesitando médicos de reemplazo porque los titulares estaban en Huelga, presentaron sus papeles y los contrataron en el acto, Carlos y los colegas estuvieron felices.

Algunos días después los huelguistas dirigidos por el APRA se enteraron de que estaban siendo reemplazados por médicos jóvenes, recién egresados y armaron un tremendo lio, a la semana convocaron una Asamblea  general de Médicos, con un solo punto en agenda…¡Expulsar a los 4 colegas del Colegio médico!, cuya directiva los Apristas controlaban.

Esta intención generó gran ansiedad , temor, desesperación en los 4 jóvenes colegas y Carlos me fue a ver a mi casa, recién yo llegaba de la selva donde trabajaba, me cogió de los brazos y me sacudió, sus ojos sarco-verdosos lagrimeaban y gritaba delante de testigos…¡ tienes que defendernos Paquito!, ¡Paquito por favor!( así me decían en mi subgrupo, en mención a mi primo Paco Celi , gran jugador de futbol)…pucha que me dio rabia, bronca, me reuní con los 4 médicos y decidimos acudir a la asamblea de marras.

Primero que al llegar, ellos no pudieron ingresar a ejercer  su auto defensa, los alejaron del local con insultos y conatos de bronca porque uno de los 4 jóvenes médicos tenía fama y puños de peleador callejero, les pedí que se retiren y se ubiquen frente al local y ahí me esperen,.

Entré a la reunión, una vez dentro del recinto, objetaban mi representatividad  sin mucha convicción, mas eran gritos que argumentos y cometieron el error de preguntarme…¿en nombre de quien viene el colega?, es fue la oportunidad y sin titubeos, me paré encima de un montículo y con voz alta, altisonante, casi mística, fuerte , como conteniendo el llanto(Voz de hombre le dicen) les dije que no venía en nombre de los colegas…¿no?...¡NO!, ¿entonces?...¡Vengo  en nombre del estómago con hambre de sus pequeños hijos!, ¡vengo en nombre de sus esposas y de sus viejos padres!, vengo en nombre de 10 años de estudios y sacrificios y no vamos a permitir que un grupo de exaltados huelguistas pretende ilícitamente arrebatarles un Título a nombre de la Nación que sólo un juez ante un daño grave puede cuestionar y blablablá.

Desenmascarada la naturaleza abusiva e ilegal de la reunión, esta quedó disuelta y salí a darles la noticia a los 4 colegas…los abrazos, las lágrimas, los agradecimientos, aún las conservo frescas en mi memoria, trabajaron hasta que los huelguistas se reincorporaron a su labor en el hospital de Cartavio, por supuesto que después y durante muchos años los compañeros me golpearon sin piedad, como ya les contaré en otra nota… ¿no cumpa?

Para ti Carlitos, en tu memoria

Paquito.

Clasificación: 2.6 (19 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Palacios Celi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.