Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 08 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Tratamiento eyaculacion precoz

veces visto 1152 Veces vista   comentario 1 Comentarios

Circulan muchos mitos y leyendas urbanas acerca de esta disfunción, alimentadas en la mayoría de los casos por el boca a boca, webs en internet (solicitan dinero por la solucion) osea un negocio en linea, foros, etc, acerca de los tratamientos (ya sean terapeúticos o farmacológicos) de la eyaculación precoz. Por ejemplo, el mito de que “pensar en otra cosa durante el acto sexual” ayuda a postergar la llegada del climax y a durar más es falso. En realidad diferentes expertos aseguran que lo único que se consigue así es disminuir el control cortical sobre el reflejo eyaculatorio, haciendo durar al individiuo aún menos. Además de provocar un detonante de frustración en el varón, que no puede de este modo relajarse ni centrarse en el acto sexual.

Así mismo, no son pocas las veces que habremos escuchado la afirmación de que masturbarse 1 o 2 horas antes del coito ayuda a durar más en el siguiente acto sexual. Si bien quizás esto pueda ser cierto para algunos individuos (el intervalo para conseguir un segundo climax tiene a menudo un período más largo de latencia), no lo es para aquellas personas que por su edad o características tengan problemas en conseguir una segunda erección. Además, una mala práctica masturbatoria (realizada con prisas, sin pausas, masturbándose para llegar al climáx lo más rápidamente posible) puede tener funestas consecuencias para el individuo que la practique, debido a que no desarrollará mecanimos de control que le ayuden a indentificar las sensaciones que preceden al orgamo y por tanto a controlar su respuesta eyaculatoria. De hecho se cree que una de las causas de la eyaculación precoz primaria (se considera primaria aquella EP que ha sido sufrida por el paciente desde que inició sus relaciones sexuales por primera vez en su vida, y secundaria aquella que ha surgido posteriormente en su vida después de haber tenido relaciones satisfactorias en el pasado) son las malas prácticas masturbatorias durante la adolescencia. Es muy probable, que aquellos individuos que se masturban a escondidas y con sensación de culpa, intentando llegar al orgasmo lo más rápidamente posible, padezcan posteriormente episodios de eyaculación precoz. Así que es recomendable, siempre que se realice la masturbación, hacerlo de manera adecuada: con pausas, sin prisas, intentando fijarse en las sensaciones que desencadenan el orgasmo e intentado postergar este el mayor tiempo posible.

Otros mitos, como que la ingesta de drogas (en especial la cocaína) o el alcohol ayudan a durar más, son realmente peligrosos si se llegan a creer. No hay nada más peligroso que añadir otro tipo de dependencia adicional a una sustancia que de por si es adictiva. Y si dicha dependencia es de origen sexual, se puede desarrollar con el tiempo un cuadro psicológico realmente grave. En realidad, dichas sustancias, lo único que hacen es provocar en la mayoría de los casos situaciones pasajeras de impotencia y a la larga provocan en el organismo todos los efectos secundarios perniciosos que ya conocemos.

También hay quien asegura que el uso de dos preservativos a la vez (uno sobre el otro) permite durar más tiempo. Esto está intrínsecamente ligado a los preservativos retardantes que son descritos más abajo. Que como se verá, aunque pueda funcionar en ocasiones aisladas, no es una solución real al problema.

También existen otros tratamientos dudosos, sin ninguna base científica ni estudios relacionados que puedan arrojar algo de luz sobre sus supuestos beneficios. Muchos de ellos hacen referencia a culturas orientales milenarias, tratamientos tántricos, tao sexual, prácticas sexuales teoistas, etc. Debido a que no hay estudios médicos que puedan asegurar que términos tan esotéricos como la “alquimia personal”, “camino del éxtasis” y cosas por el estilo sirvan para algo más que una lectura divertida no podemos asegurar que dicha información sea beneficiosa para un paciente de EP. Muchos los tacharían de mentira o simplemente interesantes desde el punto de vista histórico. De hecho, pueden llegar a ser tan exageradas estas aseveraciones hasta el punto de asegurar que el individuo puede adquirir la inmortalidad practicando el sexo bajo estas directrices. Sin embargo, si se toman desde el punto de vista de la relajación y como técnicas antiestrés, quizás algunas de estas técnicas puedan tener cierto interés, después de todo, uno de los posibles detonantes de la EP es el estrés.

También existen gran variedad de tratamientos que más que soluciones reales al problema vienen a ser una especie de “parche” temporal. Por ejemplo los preservativos retardantes o las pomadas anestesiantes, que si bien pueden ser un remedio temporal, supeditan al paciente al uso de dicha pomada para el resto de su vida encubriendo el problema real, que en la mayoría de los casos es de origen psicológico o conductual. Además, la disminución de la sensibilidad en el pene, aunque quizás pueda prolongar en ocasiones el tiempo que dura el varón, hará que este experimente un placer mucho menor debido al anestésico local.

Causas habituales

Aprendizaje anómalo: Historia de masturbación rápida seguida de culpabilidad; mensajes antisexuales en la infancia o expectativas exageradas. En ocasiones se han tenido primeras experiencias sexuales problemáticas, con prostitutas o en situaciones en las que la rapidez en el coito ha sido la pauta.

Ansiedad: La eyaculacion precoz viene facilitada, a manera de factor predisponente, por un grado de ansiedad de rasgo importante propio de la personalidad ansiosa. Cuando la ansiedad se asocia a la experiencia sexual es frecuente la precoocidad: Es muy frecuente en los jóvenes la inseguridad temprana en el papel sexual, sobre todo cuanto mayor es su déficit de autoestima. Retroalimentan la ansiedad los sentimientos de vergüenza o culpa tras la experiencia reiterada de precocidad. Es un error frecuente pensar que se puede resolver la eyaculacion precoz con ansiolíticos, anestésicos locales (asociados a condon, gel, crema, etc.) o pensamientos distractores. EI sexo requiere, en el sistema nervioso central, la activacion de los circuitos Iigados al placer y no de los Iigados al estres o ansiedad, cuya puesta en marcha interfiere a los primeros, constituyendo un mecanisme de defensa basico en multiples especies. El principal factor de riesgo para esto es ver Videos Porno ya que el joven se masturba rapido para no ser sorprendido o visto.

Miedo. EI miedo es un movilizador de la ansiedad. Cualquier forma de miedo que se asocie al momento de la experiencia sexual puede actuar propiciando la precocidad al movilizar la ansiedad. Pueden ser: miedos profundos, al compromiso, a la intimidad o simplemente el miedo a volver a experimentar la precocidad. Lo lIevan a convertirse en su propio espectador, autochequeandose desde bien pronto en el juego sexual, de forma que, sin pretenderlo, descarrila en la ansiedad por el rendimiento en lugar del placer.

¿Entonces, qué funciona realmente? ¿Cuáles son los tratamientos para la eyaculación precoz?

Sorprendentemente, algunos remedios de los denominados “caseros” que realmente pueden funcionar suenan de lo más estúpido. Por ejemplo, “hacer ruidos” o “gemir” mientras se practica el coito puede funcionar como remedio para evitar la eyaculacion rápida. Esto se debe a que una tendencia de los eyaculadores precoces durante el coito, es a contener la respiración. Sin embargo, al hacer “ruidos” con la boca, al tiempo que se realiza la penetración, provoca que inconscientemente el individuo lleve un control respiratorio más adecuado. Es decir, el hacer “ruidos” o “gemidos”, funciona como una válvula de escape del estrés que podamos llevar acumulado, y nos hace llevar un ritmo pulmonar de entrada / salida del aire más adecuado. Por eso los ejercicios de relajación previos y llevar un correcto ritmo respiratorio durante el coito pueden ayudar a prevenir la EP. No obstante, debe quedar claro que aprender a llevar el ritmo respiratorio adecuado es lo principal, los gemidos son simplemente una forma natural de hacerlo.

También existen algunas pistas en relación a la práctica del deporte moderado como paliativo de la eyaculación precoz. Aunque no existen estudios médicos hasta la fecha que puedan asegurarlo a ciencia cierta, parece que la práctica de un deporte que mezcle desarrollo aeróbico y anaeróbico (natación, musculación, ciclismo, footing, etc) al menos 3 días a la semana durante una hora, parece que ayudan a prevenir la EP. Una vida sana, una dieta equilibrada y evitar situaciones estresantes son también algunas de las características deseables en un varón que quiera evitar esta disfunción.

Volviendo al tema de la masturbación, diversos terapeutas sexuales como Semans la aconsejan, junto con la técnica de la parada / arranque, como un ejercicio recomendado contra la eyaculación precoz. Esta técnica implica la estimulación sexual hasta que el varón siente que está está a punto de eyacular. En ese momento se debe parar la estimulación durante un tiempo, unos treinta segundos aproximadamente, para reanudarla a continuación. Dicha secuencia se repite aproximadamente de 5 a 10 veces, antes de permitir la eyaculación. En ningún caso se deben adoptar malos hábitos masturbatorios en los que se intente llegar al orgasmo lo más rápidamente posible, siempre se debe intentar realizar la autoestimulación con pausas, sin prisas y sin ninguna sensación de culpa. Pero esta es solo una de muchas técnicas que pueden ser aplicadas. Existen diferentes modalidades de dicha técnica, así como métodos adicionales que se pueden practicar en pareja descritos por diferentes profesionales. La técnica del punto antieyaculatorio y los ejercicios propuestos por Master & Jonhson que puede consultar en este ebook ayudan en la mayoría de los casos a desarrollar un control eyaculatorio en aquellos pacientes que padecen de eyaculación precoz.

No se debe olvidar que la EP es un problema que acontece en pareja, por lo que la mujer, ante un caso de EP del varón, debería intentar brindar su apoyo en la medida de lo posible, acompañarle en las posibles consultas al sexólogo y prestarse para los tratamientos conductuales que el terapeuta pueda aconsejarles. La comunicación y el diálogo abierto serán de gran ayuda para el paciente. Después de todo la EP suele ser un problema de origen psicológico, que surge en ocasiones a raíz de un sentimiento de inferioridad o de inseguridad (aunque esta es solo una de las posibles causas). Por eso es tan importante el apoyo emocional, y desde el punto de vista del médico que trate la EP, el tener un historial completo de la pareja y su idiosincrasia sexual.

En cuanto a los medicamentos o fármacos para la eyaculación precoz, se pueden citar los antidepresivos como Prozac y otros inhibidores de serotomina (ISRS), los antidepresivos tricíclicos, los anestésicos tópicos y los inhibidores de PDE5 (como Sertraline, Paroxetine, Fluoxetine, Clomipramine, Lidocaine, Prilocaine). En cuanto a los antidepresivos, pueden resultar útiles porque han demostrado tener un efecto secundario común de prolongar el tiempo que tarda en alcanzarse la eyaculación. Todos estos medicamentos deben administrarse únicamente mediante receta médica y en ningún caso debe paciente alguno automedicarse. En realidad, dependerá de las características de la disfunción sexual, el uso de fármacos, el optar únicamente por la terapia sexual o una combinación de ambas: decisiones que debe tomar el urólogo en todos los casos.

En general, la práctica de terapias conductuales en pareja, la masturbación realizada siguiendo unos métodos concretos, el aprendizaje de métodos de respiración y relajación, la eliminación del estrés y otros ejercicios y técnicas relacionados con el tema, así como los fármacos anteriormente citados, suelen ser los tratamientos más utilizados para evitar la eyaculación precoz.

Lo mejor, por supuesto, es dejarse la vergüenza en casa, pues después de todo estamos antes un mal muy común y que sufren muchos hombres, y recurrir a un sexólogo o urólogo profesional, que pueda llevar a cabo un historial completo del paciente y de la pareja (esto es realmente importante, para de este modo determinar los factores y causas de su problema: si se trata de EP primaria o secundaria, etc) y que pueda orientar al paciente en un tratamiento u otro y si lo estima necesario, recurrir a la ayuda de un psicólogo especializado para llevar a cabo una terapia conductual.

Clasificación: 2.8 (14 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Milton Miguel Artículos de Marketing Skype: m.m.p.o. msn: miltonmiguel16@hotmail.com

Comentarios
MarcBarbieri 14 de Feb, 2011
0

Buen articulo, es importante recordar que el sexo es para disfrutarlo y no para estresarse. Aquel que sufra de EP no debe compararse con otros hombres y debe recordar que es posible derrotar la EP. Debes aprender a dominar tanto tu cuerpo y mente para lograr dominar el orgasmo. Saludos

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.