Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 28 de septiembre del 2021
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Espero respuesta

veces visto 859 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Para poder presentar un punto de vista muy particular de mi parte sobre algunas tendencias de nuestro comportamiento como seres humanos,  tengo necesariamente que mencionar los casos que me llevan a manifestar estos asuntos concretos de una manera disimulada o implícita; porque son ejemplos de personas que están en mi entorno. Entonces para no herir susceptibilidades, solamente presento el hecho y mi opinión.  

Estas situaciones me llevan a suponer que el ser humano tiene una tendencia machista por excelencia, pero lo más paradójico del asunto es que algunas mujeres apoyan esto. Las personas que están en mi entorno al leer estos comentarios, necesariamente se sentirán afectadas, pero quiero decirles que es una simple opinión, y además yo no soy ningún líder de opinión (por el momento)

La relación amorosa entre hombre y mujer es lógico de suponer que se tienen que dar por iniciativa de alguno de ellos. Pero lo tradicional es que el hombre tome la iniciativa, aunque en nuestros días eso  ya no es ley. La mujer también toma la iniciativa.

Lo “normal” y natural es que el hombre enamorado de la mujer tome la iniciativa, y si ésta, está enamorada también hay una aceptación y un noviazgo que lleva al siguiente paso que es el matrimonio. Pero lo “anormal” es cuando uno de ellos ya casado, desea obtener una relación amorosa con otro ya casado - no necesariamente.

El primer caso: Un hombre de una buena posición económica casado y con hijos es un perfecto mujeriego, y por su misma condición económica tiene la oportunidad de estar con una y otra mujer a su antojo. Esta persona ya dejó de existir hace algún tiempo. Luego escucho comentarios sobre esta persona: “El que haya sido mujeriego, no le quita que haya sido buena persona” (comentario de una persona del sexo femenino) ¿Es posible esto?, ¿Puedo yo ser mujeriego y buena gente a la vez? Y se muestra la paradoja. Una persona del sexo femenino justificando una actitud ultra machista.

El segundo caso: una madre justificando y apoyando al hijo que tiene tres compromisos con hijos incluidos. La madre lo justifica diciendo que las mujeres tienen la culpa por haberlo seducido, y recriminándoles la presión que ejercen estas mujeres sobre su hijo. ¿Está bien esto?, ¿Está bien que yo tenga mujeres por diferentes sitios, y regar hijos por todos lados? Nuevamente la paradoja.

Tercer caso: Dos primas hermanas peleadas porque una de ellas estuvo con el esposo de la otra. Todos los comentarios giran en condenar y satanizar a la prima que le quito el marido a la otra. Pero donde queda la actitud del sujeto “marido”. Nuevamente los comentarios giran en justificar la acción del sujeto, porque supuestamente fue seducido. Entonces ¿puedo hacer yo lo mismo? ¡Claro! Porque estaré justificado, ya que fui seducido. ¿……?

Cuarto caso: (Este caso no es tan relevante pero no deja de afirmar mi opinión) Dos amigas peleadas porque una de ellas se casó con el enamorado de la otra. Las opiniones giran en culpar a la amiga el haberle quitado el enamorado a la otra. El sujeto queda nuevamente librado de responsabilidad.

Mi comentario es que en todos los casos, la tendencia machista lleva a librar de toda responsabilidad al hombre. El hombre es seducido, el hombre es presionado, está bien que sea mujeriego. Etc.

Quiero ahora ponerme en la misma situación para que lo que estoy diciendo tenga razón de ser y no sea algo visto desde afuera (¿así que fácil seria comentar, no?) Como músico, tecladista y cantante, tengo la oportunidad de trabajar en diferentes sitios, y en estos diferentes lugares, tengo también la oportunidad de ver y apreciar la belleza de las mujeres que participan en las fiestas. Soy hombre y el sexo opuesto me tiene que atraer necesariamente. Pero si sigo la lógica anterior ¿Puedo tomar la iniciativa y concretar una cita con cualquiera de estas personas del sexo opuesto que me atraen en ese momento? Si yo justificara la lógica anterior, diría ¿Por qué no?

Para no presentar una opinión al respecto que parecería ortodoxa y muy moralista, quiero dejar abierta la interrogante a todos los que me siguen en la lectura. ¿Cuál debería ser mi actitud frente a este hecho?, ¿Está bien que tenga relaciones amorosas, con todas la mujeres que vea en las fiestas que voy a trabajar? Espero respuestas.

Clasificación: 2.2 (18 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.