Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 06 de julio del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Ansiedad en la familia.

veces visto 967 Veces vista   comentario 0 Comentarios

¿Qué sucede en la familia?

Obviamente se presenta una gran ansiedad en los miembros de las familias y en las familias en general al determinar que se están manejando bajo parámetros que las convierten en disfuncionales; esto fácilmente detectable en el momento en el que se ven ante la realidad de la falta de integración e interés entre sus miembros.

La realidad actual es que ya no resulta difícil detectar a aquellas familias disfuncionales, esto porque el comportamiento de sus miembros ha dejado de ser interno y se ha exteriorizado en cuanto a sus conductas dentro de la sociedad.

Además, de que independientemente de que si los padres tienen o buscan una preparación para realizar su labor educativa, para estos es evidente la falta de control que ahora pueden tener sobre las acciones de sus hijos; al hablar de control no me refiero a ser ellos quienes determinen el como y cuando deben de actuar, sino al por qué y para qué de su actuar; situación que ahora los padres se encuentran con tanta frecuencia e inseguridad como tales, al grado que muchos de ellos ni siquiera se atreven a preguntar o poner límites y consecuencias requeridas ante las acciones de sus hijos, muchos lo hacen por temor a que el hijo se sienta presionado de tal manera que opte por salir del hogar, en donde los padres sobre protectores consideran el no poder soportar la idea de que sus hijos se enfrenten a la dura realidad de subsistir por sus propios medios. Pero la pregunta es… ¿Se hace más daño a un hijo permitiéndole ser irresponsable, irrespetuoso o inútil? ¿O aprenderá más este si se le da la libertad, que muchos hijos exigen, por vivir bajo sus propias experiencias?

Para reafirmar los conocimientos o adquirirlos por vez primera recomiendo la lectura del artículo de Hill y Hanson (1960) a todos quienes planean llevar acabo investigaciones familiares.

Independientemente del conocimiento intelectual que tengan los padres, estos ya cuentan con la capacidad de detectar, a través de la observación el comportamiento de los miembros de su grupo familiar, ya que es posible notar ciertos tipos de interacción entre los miembros, lo que posibilita el determinar si el “comportamiento es inadecuado”, esto bajo la capacidad desarrollada de los padres, a través de una comunicación afectiva y efectiva, sin culpas o culpables, les permitirá elaborar un plan de trabajo a través de un proyecto familiar que alcance a cubrir las necesidades de sus miembros para que estos puedan desarrollarse en todas las áreas que le competen como Ser Humano.

Toda aquella familia que se acepte como “Disfuncional”, ya dio el paso más importante que es el reconocimiento de la necesidad de cambio y por tanto la búsqueda de ayuda.

Pero desafortunadamente nos encontramos también con aquellas familias que defienden el ser llamadas “Normales”; situación que es irreal, ya que todas en mayor o menor grado pasan por situaciones de disfuncionalidad; ante tal aseveración, estas familias por lo común no permiten el acceso a su intimidad, no aceptan la necesidad de mejorar en aquellos aspectos que sí existen y les provocan inestabilidad y que con el tiempo las convierten en disfuncionales. Para que estas familias acepten la intervención de terceros, requieren de llegar a casos en los cuales se presenten síntomas de “Enfermedad mental, delincuencia, adicciones, etc., situaciones que realmente sientan que trastornan en alto grado el sistema familiar; solo así solicitan ayuda.

Parece que lo anterior es contradictorio o difícil de creer, puesto que estas deberían estas mejor capacitadas para detectar con anticipación los problemas individuales y familiares; pero la realidad es que son tercer grupo familiar que se aferra a sus Verdades y no Realidades, muchas defendiendo su identidad frente a familiares, amigos o ante la propia sociedad.

He mencionado que son un tercer grupo, esto porque el primero es el que se acepta como disfuncional, siendo entonces el segundo y el que posee mayor inteligencia emocional, aquel que si trabaja a cada paso y se encuentra presente en cada cambio que enfrente la familia; los cuales buscan preveer, preparándose para poder actuar. Se aceptan estables pero con la real existencia de factores que pueden alcanzarlos y modificar el sistema familiar.

Sugiero también que para ampliar sus conocimientos recurran a la información que aportan los especialistas en estas áreas, de los cuales encontrarán sus datos en la siguiente información.

Para poder determinar el nivel de ansiedad de los miembros de la familia que se encuentra en situaciones de disfuncionalidad, es importante que consideren analizar:

El obtener los datos generales de su familia. El valorar la interacción o relación entre sus miembros y la atmosfera que esto crea dentro de la familia. (Blazer y Siengler, 1981). El valorar las Fuentes de Ansiedad. Davis, McKay y Eshelman (1988).

Es importante mencionar que como factores de influencia para el desequilibrio y ansiedad individual y familiar se encuentran:

Las edades de los padres. Cuando estos están apenas dejando la adolescencia o son demasiado grandes de edad (por encima de los 45 años), y son padres por vez primera, se encuentran en un descontrol e inseguridad por ejercer el papel de educadores. Esto se debe a la inexperiencia. A la educación recibida de la familia de origen. A la falta de preparación intelectual. En ambos casos todos se encuentran sujetos o a la familia o a la sociedad que influye y a la que le dan demasiada importancia. Muchos de los cuales siguen atados física y emocionalmente a los estándares establecidos por estas. (ya sea que vivan en el mismo domicilio o que les permitan interferir o intervenir en la educación y conformación de la nueva familia). También influye el número de miembros de la familia, esto porque el tiempo que debe destinarse a cada uno se reduce o es inexistente, lo que provoca el desconocimiento entre estos. O por otro lado, esto negado por muchos padres, también implica el identificarse con algunos de ellos y discriminar a otros (siendo más exigentes o responsabilizándolos más). También hay que considerar el tipo de trabajo del o de los padres, lo cual determina el contexto en el que se desenvuelven. Lo que puede determinar la oportunidad de acceder a nueva y mejor información y ejemplos de vida. O limitarlos a convivir con familias en su mismo estado de inestabilidad o a un nivel aun más peligroso. También es determinante el grado de estudios de los padres: Esto abre opciones de desarrollo, impulsadas por estos. O puede ser una limitante para los hijos, ya que pueden no permitírseles continuar preparándose o no tener a quien recurrir en el momento de enfrentarse con dudas (esto a nivel intelectual y emocional). También hay que considerar si viven con ellos otras personas que no son miembros de la familia nuclear, estos pueden ser abuelos, tíos, sobrinos, cuñados, etc. Lo cual determina el grado de influencia dentro de la familia. En cuanto al lugar en donde habitan, es importante considerar si este es el vivir en: Casa de algún familiar, lo que puede provocar el no sentirse libres de actuar por no considerar que el espacio es suyo y no prestado. Para muchos esto es vivir en ese lugar por necesidad que convierten en desamparo, desprotección de la familia de origen y los coloca en una situación de lastima. Se ha visto mayor desarrollo en aquellas familias que independientemente de la situación económica, viven solas (esto es la familia nuclear). Situación que los hace actuar con mayor libertad de acción. Ya que no sienten estar condicionados en sus acciones y sentimientos para no tener que ser desalojados por conflictos familiares de aquellos que los pudieran haber recibido en sus casas. También es importante analizar si estas familias son dependientes de solo convivir socialmente con sus familias de origen o han alcanzado independencia para convivir como familias nucleares.

Lo que a continuación presento es el “Cómo” se refieren las familias disfuncionales ante ellas mismas; esto es importante que lo consideren, ya que puede ser una apreciación que vale la pena reflexionar.

Se perciben a si mismas como poseedoras de una: Menor flexibilidad y compatibilidad entre sus miembros, que en las familias normales. Estas familias disfuncionales se describen como: Más cohesionadas, estables y productivas, que las familias normales.

La atmósfera familiar. En las familias disfuncionales:

En mucho mayor el nivel de ansiedad. Y los integrantes se sienten cada vez más libres de reportarlo.

Ansiedad ante situaciones específicas:

Para estas su mayor fuente de ansiedad es: La preocupación que les provoca la muerte. Incertidumbre ante la desprotección que les espera. En tanto, las familias más estables, generan su mayor ansiedad en: Situaciones de interrogatorios o entrevistas. Enfrentarse a la realidad individual y familiar. Pasar por el filtro de la sociedad.

A nsiedad interpersonal.

Las familias disfuncionales poseen mayor ansiedad vinculada con:

La educación de los hijos

Las familias funcionales poseen mayor ansiedad vinculada con:

Una preocupación proporcionalmente igual por los padres, el cónyuge y los hijos.

El resultado de la información anterior nos arroja que las fuentes de ansiedad general son mayores en las familias disfuncionales. Esto porque las experiencias por las que atraviesan estas provocan problemas internos y externos a la familia y los obliga a enfrentarse a la sociedad, a las autoridades y a consecuencias que pueden terminar alejándolos, lo que en muchos casos los beneficia.

Por otra parte tenemos como conclusión de las propias familias disfuncionales que estas se perciben:

Con un mayor grado de conciencia de sus propios problemas. Que han alcanzado a desarrollar diversos recursos para mantener la homeostasis o el equilibrio. De manera que pueden desarrollar en muchos casos: Mayor compromiso. Y desarrollo psicológico.

Lo que los puede llevar a caracterizarse por tener altos niveles de esperanza, lo que también nos lleva a reflexionar:

De la susceptibilidad que esto conlleva. Es decir, si las aserciones, manifestaciones o garantías del grupo no son confirmadas por la realidad… Los conduce a la frustración. Para muchos de estos, ya es posible prever una reaccione agresiva por parte de sus miembros. Aunque no se tienen siempre todos los elementos para predecir si será una agresión intrafamiliar o entre grupos.

En cuanto al porcentaje de ansiedad que presentan las familias disfuncionales, este llega a ser del 86% aproximadamente, esto en situaciones relativas a la muerte de familiares cercanos, lo que los sitúa en una denominación de “malestar extremo” según la escala subjetiva que acompaña a cada familia.

Esta situación además de hacernos pensar en la posible causa, deja ver que estos grupos son vulnerables o de alto riesgo epidemiológico, en el terreno de la salud mental y que seria deseable desarrollar recursos para intervenir sobre ellos y reducir las posibilidades de problemas socio-emocionales en sus miembros y en las comunidades donde se encuentren insertados.

Como conclusión se puede presentar que las familias disfuncionales se caracterizan por:

1.     La ansiedad de la familia es una experiencia en común.

2.    Las familias disfuncionales generaron mayores niveles de ansiedad, pero también, desarrollan mayor número de recursos para enfrentar sus problemas.

3.    Las familias disfuncionales son grupos de riesgos epidemiológicos, para la generación de problemas emocionales y sociales, al grado que es posible prever una reacción agresiva, posterior a la frustración de sus expectativas.

Las anteriores conclusiones no se pueden generalizar en todos los casos de familias disfuncionales, pero lo que si es contundente es la necesidad de una intervención oportuna, tanto de la familia, de grupos externos a esta y del Estado, esto para poder presentar mejores proyectos de intervención, ya sea para la prevención o para la solución, además de que es necesario que se realicen estudios más profundos que otorguen información más fehaciente de la realidad de estas familias y así poder tener una mejor base de conocimientos.

Referencias:

Universidad de Oaxaca.

Alicia Ramírez.

Consultoría.

“Algo Familiar.

Universidadabierta.ramirez@hotmail.co m

Clasificación: 2.3 (13 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.