Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
martes 04 de agosto del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Parte II de Aceptación de la Mujer

veces visto 1153 Veces vista   comentario 0 Comentarios

parte II

 esto es la continuación del artículo del mismo nombre, que por cuestiones de espacio no se publico en su totalidad.

También puede pasar que se sientan poco valoradas por esta sociedad. Quizás no en su desempeño laboral o profesional. Pero sí, con el tiempo, por el papel que desempeñaron como madres y el tiempo que dedicaron a sus hijos. Lo que vuelve a hacer que muchas se sientan culpables por las decisiones que tomaron en su momento.

4.- La Madre Depresiva:

Al incorporarse de manera más determinante al ámbito público de la sociedad, las madres se enfrentan a nuevos desafíos, y aquellas que no están preparadas para manejar esa competencia viven en un permanente estado depresivo y/o de tensión.

Ahora no sólo tienen que ser buenas madres. Ahora también tienen que ser buenas profesionistas o profesionales en su área. Se presenta la competitividad: Esta entre ellas y con los varones. En donde en muchos de los casos luchan por conservar sus puestos de trabajo. Esto, para muchas por el simple hecho de ser mujeres.

 

Las que no se encuentran preparadas para enfrentarse a esas exigencias de competencia, van guardando y sumando esos sentimientos y emociones, los cuales obviamente llega el momento que las sobre pasa. Esto en muchos casos es provocado por los mismos varones que viven en el pasado y que desean demostrarles que su lugar natural es el hogar y el cuidado de los hijos. Otros lo que buscan demostrarles es que no tienen las mismas aptitudes que ellos. Esto puede presentarse como un complot para devaluarlas o restarles poder, autonomía y seguridad. Muchas otras pasan por juicios realizados por la propia familia, la cual defiende el No haberlas educado para eso.

 

Se presentan casos en los cuales ellas entran a un mundo en el cual tiene que jugársela para tener un lugar: Y así todas las alternativas que se le van presentando exigen que desarrolle nuevas competencias o conocimientos que no tenían. Eso puede generarle trastornos de distintos tipos (físicos y psicológicos) y llevarla a la depresión cuando siente que no puede.

¿Qué implica el ser una mujer actual?

¿Hasta donde te libera o hasta donde te condiciona?

Desafortunadamente para muchas no implica el poder integrarse a diferentes roles sin perder su individualidad, o buscar capacitarse intelectualmente y alcanzar estabilidad y control emocional.

Muchas, caen desafortunadamente en la idea, que se ha presentado en todo momento de la existencia de la mujer, en dar gran importancia a la imagen, pero para este siglo se tiene que la diferencia la ha marcado tanto la mercadotecnia como los avances científicos y tecnológicos; lo que pone a la mujer en una situación a veces más desesperante por alcanzar dichos estándares.

Como aportación de lo que es la estética integral, se tiene que esta requiere de considerar:

Que la imagen debe de ser entendida NO solo como figurín de belleza. Esta debe de ser entendida como un complemento que refleje belleza-cuidado, lo que implica innegablemente un aspecto sano en todos sus sentidos.

Lo que obliga a la mujer de cuidar de ella en todo lo que la complementa, esto es su aspecto físico, su salud mental y emocional y su trascendencia como mujer integral.

Esto por que es innegable que… “Tu imagen habla de ti, tanto exterior como interiormente”

Y ya sea que la naturaleza te haya dado un cuerpo perfecto como si no lo es tanto: A lo que te obligas como Ser es a siempre satisfacer tus necesidades vitales. Lo que implicará que necesitarás la fuerza de voluntad para mantenerlas o mejorarlas.

Muchas luchan y trabajan para mantener un aspecto sereno, lo cual forma parte de una buena imagen.

Pero la pregunta es el ¿Cómo mantener esta serenidad cuando el mundo actual se ha complicado de tal forma que ha afectado a nuestra propia existencia?

Es evidente que la mujer de hoy lucha por hacerse un espacio dentro de esa vida vertiginosa…

Pero inicialmente preguntaría… ¿Qué significa ser una mujer actual, y qué papel desempeña en esta sociedad?

Es claramente visto que la mujer de hoy, ya sea que se desenvuelva dentro o fuera del hogar tiene Metas Personales a las que no quiere renunciar.

Pero… ¿Cuantas de ellas lo hacen por motivos personales de superación y satisfacción individual y cuantas están sujetas a desarrollarse para demostrar a otros que sí son capaces de alcanzar los niveles de competencia que se presentan en la sociedad, cuyo objetivo para muchas es la competencia y posibilidad de demostrar su igualdad con el hombre? ¿O cuantas lo hacen por el solo interés de mejorar su vida o estatus social o económico?

Una respuesta a lo anterior se puede encontrar tras varios estudios realizados a mujeres que luchan por alcanzar objetivos externos, más que por satisfacer necesidades internas. Se ha concluido que la raíz de los males sociales está en la tendencia a recurrir a la prosperidad material para resolver problemas que, en realidad, son internos y que difícilmente podrán resolverse bajo los estándares externos por los que luchan muchas mujeres.

Entonces…¿Cómo conseguir que todo esto funcione?

“La Clave está en que la Mujer Crea en Sus Propias Posibilidades y Capacidades, ya sean Naturales o Aprendidas”

Esto se puede alcanzar si la mujer se enfoca en buscar su bienestar dentro de lo que implica la Realización de Sus Propios Deseos.

Para lo cual es indispensable realizar un trabajo de Introspección y así poder determinar “Cuáles son” esos deseos que se requieren cumplir para satisfacción de la propia mujer actual, esto porque de no hacerse, la mujer se seguirá enfrentando a ciertas expectativas de vida que pueden no ser del todo propias, sino creadas por una ilusoria idea de la felicidad y complacencia… Para muchas implica el considerar su rol de madre perfecta, de amante espléndida, de mujer joven, de mujer bella (no importando la edad), de mujer intelectual capaz de desenvolverse en cualquier ámbito, etc., la lista es tan larga como la X cantidad de mujeres que existen.

Pero la realidad a la que muchas no se quieren enfrentar a que las lleva a la frustración o hasta la depresión; esto por no decirse a si mismas y no aceptar la correspondencia de la realidad que no siempre es igual a la de la Verdad que cada una de ellas se ha planteado; ya que muchas se encuentran con obstáculos que no desean afrontar como pudieran ser su fisonomía natural, sus limitaciones económicas, sus limitaciones de salud, su propia edad y los estragos de esta en sus capacidades intelectuales y aspecto físico, sus limitaciones emocionales, sus limitaciones sociales y familiares, etc., ¿Entonces que hacer?.

¿Existe una formula para alcanzar todos los objetivos que nos planteamos como mujeres? La respuesta es NO. Esto por lo anteriormente dicho, no se puede alcanzar todo lo que se quiere porque no todo depende de nosotros, debemos considerar que en la vida nos encontraremos con obstáculos o diversos factores que nos impidan alcanzar todo aquello que anhelamos. Esto es una realidad de vida por la que no solo pasamos las Mujeres, sino que también los Hombres.

La solución para alcanzar una satisfacción real, constante y congruente solo la podemos encontrar en el momento que “Nos aceptemos como somos, que aceptemos nuestras capacidades e incapacidades naturales”, claro está que también contamos con la posibilidad de trabajar para ser quienes queremos ser, esto a través de la adquisición de conocimientos, pero siempre concientes de nuestras reales aptitudes bajo la condición de una sana actitud, también favorece el alejarnos de los estereotipos sociales, los cuales en la mayoría de las ocasiones ni siquiera tienen que ven o van acorde a nuestra cultura y nacionalidad. Es necesario que la mujer tenga la capacidad de razonar y aceptar su propia existencia; esto no es el conformismo de “Bueno, así soy o así me toco vivir”, es el aceptar hasta donde realmente puedo llegar. Pero siempre teniendo una respuesta clara, serena, intima de “Para qué” quiero lo que “Quiero”.

Y esto solo lo alcanzaremos en el momento que no perdamos o podamos recuperar lo que es “Nuestra esencia Vital”, a través de la confianza plena en nosotras mismas.

Esto sin ataduras o acuerdos con la educación recibida o la sociedad como juez, poniendo mayor decisión y empeñó sin permitir que el tiempo nos absorba, siempre con el firme propósito de alcanzar el objetivo de la felicidad.

Esto porque “Una mujer feliz puede con todo, no tiene miedo, sabe soltar lo que le sobra y alejarse de lo que le estorba”.

De esta manera tu vida, lejos de ser una continua tensión se convierte en un descanso, en plenitud y complacencia, la cual es transmitida de manera conciente e inconciente a los que te rodean. Un merecido descanso que debemos aceptar para afrontar lo que nos depara el día a día.

Si has captado todo lo que aquí se ha dicho o escrito, puedes a partir de ahora, y desde aquí, tener la oportunidad de compartir el titulo de…    “Mujer Actual”.

Todavía queda mucho por hacer y luchar

No podemos negar que el reconocimiento de la mujer ha sido y es lento, pero innegablemente está avanzando.

Esto se debe a la lucha incesante de Mujeres y Hombres que reconocieron la necesidad de establecer Valores Femeninos Dentro de la Sociedad, esto en todos los Sentidos.

Y porque ha sido claro que el papel de la mujer ha crecido dentro de la sociedad, y que ya no la limita únicamente a la labor de Ama de Casa.

La Mujer Actual lucha por hacerse respetar, por hacer que la valoren por el desempeño de todas sus actividades y por buscar ocupar espacios que le estaban negados.

Pero aunque la mujer haya subido escalones cada vez más altos, todavía sigue siendo perseguida por la discriminación, por el machismo y, como si eso fuera poco, la mujer es aún víctima de agresiones sexuales y de la violencia de género. Los números son crecientes.

A nivel mundial, se tiene a la mujer en la mira, esto claramente visto en 1995, cuando en la ONU, en Pekín, se estableció un compromiso de lucha por la

“Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”.

Se trata de un marco para poner fin a la discriminación de la mujer, en sectores como la salud, educación, empleo, participación política y derechos humanos. Algo se ha conseguido, pero el camino es largo y los debates muchos.

Aportación de:

Alicia Ramírez González.

Consultoría “Algo Familiar”.

Contacto: universidadabierta.ramirez@hotmail.com

Minerva Hermosillo García.

Nicolás G. A. Frayre.

A los lectores les solicito de manera personal que realizen un comentario acerca del artículo, esto me ayudará a tener una visión actualizada y mejorará mi trabajo. agradecería su aportación.

Clasificación: 1.9 (9 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.