Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 03 de diciembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Problemas financieros tras tu divorcio

veces visto 689 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Pasar por una situación de divorcio es un gran problema, ya que te trae desgaste físico y emocional, pero además hay que efectuar gastos que quizá nunca imaginaste. Si no tienes cuidado esto podría dejarte en la ruina, por lo que debes aprender a manejar tus propias finanzas, sobre todo si quien se encargaba de ello era tu ex pareja.

Establece tu propio crédito…

Un factor muy importante es llenar los requisitos para obtener crédito a tu nombre. Así tendrás una fuente de crédito en cuando concluya el proceso de divorcio. En caso de que no tengas ingreso propio, puedes recurrir a una tarjeta de crédito o una cuenta de cheques individual a tu nombre.

Primero la cuenta de cheques…

Las cuentas de cheques básicas pueden serte muy útiles para efectuar las transacciones cotidianas y pagar las cuentas. La cuenta de cheques es el primer paso que tienes que dar para llevar el control de tus finanzas personales. La puedes abrir fácilmente en cualquier institución, solo tienes que elegir un banco que te ofrezca una tarjeta de cajero automático y una tarjeta de débito junto con la cuenta. Un paso muy importante es que investigues las comisiones mensuales que deberás pagar para mantener la cuenta.

Una tarjeta de crédito nunca te debe faltar

Procura siempre tener una tarjeta de crédito a tu nombre. Te puede ayudar para mantener una fuente de fondos en caso de una emergencia. Investiga cuál es la tarjeta apropiada para ti.

Corta por lo sano

Cuando tengas crédito con tu propio nombre, cierra todas las cuentas de tarjeta de crédito conjuntas. Ten en cuenta que no podrás cerrar la cuenta si el saldo aún no se ha cancelado por completo. Además, si congelas la cuenta, asegúrate de que la tarjeta no te permite cerrar la cuenta. Puedes reportarla como robada y eso automáticamente la desactivará.

Ten la precaución de revisar todas tus cuentas conjuntas. Si hay alguna a tu nombre, elimínalo de ella. Esto incluye cuentas de corretaje e inversiones y otros tipos de cuentas que brinden un adelanto a crédito.

Cuando hayas cerrado todas las cuentas que necesites cerrar, pide una copia de tu reporte de crédito. Identifica todas las cuentas que tú y tu ex cónyuge abrieron y ciérralas. Continúa verificando tu reporte de crédito hasta que tengas la seguridad de que está correcto.

Prepara tu nuevo presupuesto

Después de divorciarte, tu situación económica probablemente será muy diferente a la que antes tenías. Más vale que dediques un tiempo para familiarizarte con esa situación. Tener un nuevo presupuesto es el primer paso para adaptarte a tus nuevas circunstancias financieras.

La organización es lo primordial

Un punto esencial es que saques copias de todos los documentos importantes relacionados con la liquidación de bienes y guárdalos donde sepas que estarán seguros.

Haz un presupuesto de todos tus gastos, así sabrás a dónde está yéndose tu dinero. Revisa tus cuentas de tarjetas de crédito y estados de cuenta bancarios de años anteriores para que sepas cuáles son tus hábitos de gasto. Incluye los gastos de diversiones y entretenimiento, ropa y otros rubros básicos, así como un monto para ahorros.

Procede entonces a calcular tu ingreso mensual sin incluir el ingreso potencial, sino solamente el que estás seguro que vas a recibir. Puedes incluir los ingresos por manutención de los hijos y pensión alimenticia, en caso de que tu ex pareja se vaya a encargar de eso.

Compara los gastos con tus ingresos. Si sale más de lo que entra, necesitas recortar tus gastos. Ten en cuenta que los gastos de entretenimiento y diversiones son más fáciles de reducir que otros costos fijos. Sigue recortando hasta que tengas suficientes ingresos. Al principio no será fácil, pero es fundamental que te adaptes a tu nueva situación económica.

Por último, debes invertir cualquier suma que te haya tocado en la liquidación de bienes del divorcio. Si perdiste cobertura de seguro, reemplázala tan pronto como puedas.

Hay ciertos lujos que te puedes dar

El estrés de un divorcio puede resultar muy difícil de manejar, además del impacto emocional que produce esta situación. Ante ello, muchas personas se consuelan gastando más dinero, sin embargo, esto podría ser un grave error para mantener tu bienestar financiero a largo plazo.  Consiéntete, pero que no te cueste mucho.

Algunos lujos que no te perjudicarán económicamente son:

Un baño caliente en tina. Esto puede ser una experiencia muy relajante, además te ayudará a centrarte y a hallar un poco de calma en medio de un mundo lleno de tensiones.

Un paseo en bicicleta. Si realizas este paseo en un parque que nunca hayas visitado, quizá te mejore la circulación y te levante el ánimo. Si sientes deseos de llorar, no lo reprimas. Simplemente llora. Muchas veces los seres humanos nos dejamos atrapar en la idea de que siempre tenemos que ser fuertes.

Cuando estés solo en tu casa o con alguien a quien le tengas confianza, desahógate y llora. Así podrás expresar tus sentimientos e incluso puede que llegue el momento en que poderte desahogar de un impulso a tu ánimo. Si crees que necesitas ayuda, cualquier película triste te puede ayudar a sacar el llanto.

Puedes leer cualquier libro que quieras. Si eres de las personas que suele mirar la televisión horas y horas, ten en cuenta que esto podría disminuir tu energía. Para evitarlo tienes que interesarte por un libro y escaparte por unas horas.

Espera todo

En estas circunstancias, nada resulta más difícil que planear lo inesperado. Tienes suficiente con tener que enfrentar el impacto emocional. La clave para sobrevivir con éxito a estos eventos es anticiparse a las adversidades, evaluar bien la situación financiera y darte un poco de espacio.

Mantén un fondo para emergencias al que puedas acudir en la adversidad. Como mínimo necesitas contar con suficiente dinero para cubrir tus gastos durante al menos tres meses o más, esto se acentúa si el lugar donde trabajas es propenso a despidos o cese de actividades por largos periodos.

Todos los meses separa algún dinero para el retiro y mantenlo con una alta liquidez, en una cuenta de ahorro o en un fondo de inversión. Si llegaras a necesitar dinero, te alegrarás de tener ese fondo.

Con información de: mx.finanzaspracticas.com

Clasificación: 2.6 (16 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

En Abogados y Asociados somos expertos en Divorcios Express. Nos ocupamos de los diversos trámites de divorcios y así como de juicios de pensión alimenticia. Contamos con amplia experi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.