Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 31 de octubre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Ley de la atracción - ¿Pensamiento o actitud positiva? (Parte 2)

veces visto 780 Veces vista   comentario 0 Comentarios

 

Nota del autor: Este artículo debido a su extensión fue dividido en dos partes, a ser publicados uno semanalmente. A continuación la Parte 2:

Conclusiones finales

Cuando fui a retirar el maldito teléfono usado el 11 de enero de 2011, después de que me llamaran cuando estaba en la sala de espera, me senté frente a la empleada y luego de darle el comprobante respectivo esperé a que ésta fuera a buscar el aparato a unos tres metros más adelante.

Normalmente realizar eso puede tardar de uno a dos minutos; sin embargo fue, volvió a la computadora, anotaba no sé que cosas, volvía a donde le entregaban los aparatos, luego regresaba y llamaba por teléfono al técnico.

Yo escuchaba que la empleada le decía: Me estás cargando, acá (por la computadora) dice que el teléfono ya fue entregado.

Entre esos vaivenes esto duraría como diez minutos. Pero en medio de todo ello yo me acordé de lo que me dijo un lector respecto al artículo que escribí sobre la paciencia:

“...me hiciste entender todo a la perfección y gracias a entender tu palabra hoy me lleve 3 muy gratas sorpresas, sera que la clave esta en la paciencia, porque fue letal... estoy seguro que no fue casualidad lo que hice que llegara a pasar....”

Así que en honor a ese lector empecé a aplicar ante esta situación que estaba enfrentando, la paciencia y ni siquiera le pregunté una sola vez a la empleada, qué era lo que estaba sucediendo.

Mientras esto transcurría, a un costado estaba colgado de la pared un plasma, donde en ese momento estaban pasando por televisión un programa que hablaba sobre el Rally Dakar 2011 que se estaba corriendo en Argentina.

Por lo tanto esperando a que trajeran el aparato, me entretenía mirando una nota que le habían hecho a un corredor argentino que había ganado la novena etapa y éste decía:

“Antes no me salía una y ahora me salen todas”

Yo no lo sabía, pero minutos después me diría para mis adentros la misma expresión.

La cuestión es que pasaron los diez minutos y la empleada me notifica que habían encontrado la falla de mi celular, pero como no lo podían arreglar me entregarían a continuación uno nuevo.

Y recordando la anterior experiencia pregunté: ¿Nuevo o reacondicionado?. No, nuevo me dijo. Y como la política de la empresa es dar uno un poco más caro que el anterior, en vez de considerar el precio del que yo había comprado, tomaron como referencia el que me habían dado usado.

Por lo tanto terminaron por darme un teléfono nuevo (con garantía de fábrica) que triplicaba el valor del que había abonado.

En ese momento yo no lo podía creer, porque yo sabía que no había hecho todo bien. Había ido con pensamientos negativos que me decían que el problema no lo iban a encontrar y en vez de oponerles pensamientos opuestos yo me decía:

Cuando me digan que no encontraron la falla me iré y volveré otro día hasta que me den una solución.

Es decir en ese momento, si me hubiesen dado otro teléfono reacondicionado, sabiendo lo que había ocurrido con el anterior, lo hubiese aceptado sin reproches e historia finalizada.

Así que me fui de la empresa con una sonrisa de oreja a oreja, pero me seguía preguntando: ¿Si en realidad no había tenido pensamientos positivos (los tuve negativos), qué fue lo que hice bien?, porque para mí el aplicar la paciencia no había sido suficiente.

Esa noche cuando me fui a dormir me seguía haciendo esa pregunta, y ahí empezaron a venirme a la mente un pensamiento tras otro, donde se me clarificó todo.

Lo que hice bien fue el tener una actitud positiva, de primero aplicar la paciencia y luego si bien acepté el presente imaginado (de que no solucionaban la falla), no me rendí ante él, sino que me planteé como seguir la “próxima batalla” (ir otro día e insistir que solucionen el inconveniente).

Y ahí mismo también me di cuenta de cuál es la diferencia entre el pensamiento positivo y la actitud positiva.

Los pensamientos negativos no provienen de nuestra mente, sino del Ego, que con dicha acción pretende que nos tropecemos en la concreción de nuestras metas. Por lo tanto el mismo nos estará continuamente enviando estos pensamientos negativos, para que nos sintamos unos idiotas y desesperanzados.

Primera conclusión

Con lo cuál la primera conclusión es que los pensamientos negativos no nos pertenecen, sino que son armas usadas por nuestro Ego para derrotarnos.

Segunda conclusión

Luego la segunda conclusión es que los pensamientos positivos básicamente contrarrestan el golpe de los negativos; es decir, no retrocedemos pero tampoco avanzamos.

Lo que realmente nos hace poner en acción y no en reacción ante un golpe del Ego, es la “actitud positiva”. Con ella dejamos de estar a la defensiva, para pasar a la ofensiva y hacer retroceder al Ego que nos quiere perjudicar.

Miren como con esa actitud que utilicé inconscientemente me dieron más de lo que había solicitado.

Tercera conclusión

Y la tercer conclusión, que es un ejemplo de lo que he dicho en anteriores artículos:

A veces no nos salen las cosas no necesariamente porque las hagamos mal, sino porque el Universo nos tiene preparado algo mejor. Vean:

Cuando me cambiaron el primer celular por el reacondicionado, en vez de darme uno nuevo del doble del valor como el que recibió mi esposa, eso no fue un castigo para mí.

Ello sucedió porque fue necesario para subir un escalón más para el cumplimiento de mi deseo, de tal forma que yo siguiera con el proceso que permitió (por hacer las cosas correctas), que me cambiaran como ya lo indiqué, el segundo celular por otro de mayor valor que este último.

Lo importante

Obviamente que yo estoy satisfecho con esta historia, pero no por los $ 600 que me dieron de más (entre los dos celulares que compré) de lo que yo solicité inicialmente, porque sino sería corto de mente de mi parte.

Lo importante no es triplicar el valor del celular que me dieron (después de un proceso de diez meses), sino en todo caso a modo de ejemplo, poder triplicar mis ingresos mensuales, para que después si se me antoja comprar el mejor celular que quiera.

Entonces lo esencial de esta experiencia no es el premio que recibí, sino la enseñanza que aprendí y que poco a poco son como eslabones de una cadena que se van ensamblando uno a uno, como complementándose entre sí, permitiendo dar fortaleza a esa unión que en forma individual resultan frágiles a nuestras intenciones.

Al principio creía que el último paso era el desapego, después me di cuenta que a continuación hay que aplicar la paciencia.

Y ahora aprendí que más que pensamientos positivos son las actitudes positivas las que uno debe emplear; pero ojo, esto no quiere decir que nos debemos olvidar de los pensamientos positivos, ya que estos son parte indispensable del proceso que nos lleva a este último nivel más importante.

Con lo cual, la actitud positiva no desplaza a los pensamientos positivos, ya que estos se complementan entre sí; permitiendo la utilización continua de los segundos pasar a un nivel superior de comprensión donde podemos aplicar la “actitud positiva” no sólo para un instante en particular, sino que ésta se transforma en una forma de vida.

Es decir, la actitud de enfrentar un problema o una adversidad como si fuera parte del camino a recorrer para obtener nuestro deseo más adelante.

La actitud positiva es ese “verbo de la Palabra” en su más pura acción. Viendo en este ingrediente uno de los denominadores más comunes que caracterizan a las personas ricas:

La actitud positiva de enfrentar a los problemas, no sólo porque cuanto antes lo hagamos más rápido solucionaremos dichos inconvenientes, sino porque con una actitud positiva estamos preparando el terreno para recibir mayores bendiciones para el futuro.

A partir de ahora y de aquí en adelante la verdad de la “Palabra” empieza a develarse, el que quiera entender que entienda.

Si deseas saber más sobre la ley de la Atracción y acceder a un directorio con los mejores enlaces de libros y artículos que tratan sobre la Ley de la Atracción y la Física Cuántica puedes ingresar gratis enhttp://secretoalexito.jimdo.com/

Desde Mar del Plata, Argentina, hacia todo el mundo, Walter Daniel Genga.

Clasificación: 1.7 (23 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.