Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 18 de julio del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Todas las sangres...todos los cánceres

veces visto 1148 Veces vista   comentario 0 Comentarios

No soy asiduo asistente a reuniones jaraneras, a veces pienso que he heredado de Heráclito esta costumbre, menos aún cuando la gente se llena la boca de palabras estimulada por el alcohol, pero a veces asisto a algunas de las que me invitan y hace poco en una de ellas, un individuo, al reconocerme, empezó a gritar en público mi historia clínica, haciéndome ver, ante los asistentes, como un bicho raro, como un ser anormal, alimentando mitos y fábulas.

De vuelta a casa, recordé al gran José M. Arguedas, quien en su obra “Todas las Sangres”, había reunido  al digno indígena Rendón Willka, a Fermín  y su mina Aparkora, a Bruno Aragón, a la comunidad, a la policía, a los políticos corruptos de siempre, al cura… a todos y  vinieron a mi memoria, las siempre frescas y dolorosas imágenes de los pacientes del INEN, en cuyos pasillos, patios y jardines, en cuyos consultorios y recovecos…habían y hay hombres y mujeres que representan a todas la sangres del Dolor y del sufrimiento, del valor y la esperanza.

En los pasillos del INEN

Hay pacientes de todas las razas… cholos, indios, negros, mulatos, trigueños, morochos, blancos, albinos, gringos…

Pacientes de todas las edades…recién nacidas, lactantes, jóvenes, adultos, mayores, viejitos.

Pacientes de todos los sexos…hombres, mujeres y mixtos.

De todos los colores…pálidos, chaposos, amarillos, cenizos, negros, ictéricos

En los pasadizos del INEN

Hay pacientes

De  todas las voces…los que escupen, tosen,  mean, vomitan, orinan, defecan, lagrimean, exudan, segregan

De todos los andares…erectos, cojos, jorobados, con una, con dos muletas, en silla de ruedas, en camillas, lentos, rápidos, con bastón.

De todos los estadios…vivos, curados, en recuperación, graves, moribundos, resucitados, muertos.

De todas las caras…resignados, angustiados, serenos, desesperados, rebeldes,  llorosos.

De todos los llantos. De todas las risas…llantos y risas sentidas, ocultos, tímidos, alegres, abiertos.

De todas las religiones…católicos, evangélicos, ateos, árabes, ateos, agnósticos, marxistas…

En el INEN

Hay pacientes

De todo el País…Norteños, andinos, selváticos, serranos, cuzqueños, sureños…

De todas las vestimentas…con ternos, con ponchos, con bermudas, en sandalias, con tacos, ojotas

De todos los manjares…gaseosas, chicha, Cancha, cuy, huevo, papa, lomito saltado, rocoto, sangrecita, arroz, trigo, quaker…

De todos los olores…a queso, a chuño, a Royal regiment, a pezuña, a colonia de 80º, a socavón, a pescado, a mar, a sudor loretano…

De todas las formas…con manos, sin manos, con una pierna, sin piernas, con un ojo, sin ojos, con muelas, sin muelas, con algunas.

De todos los pelos…con pelo, calvos, con la memoria expuesta, con pelucas

De todas las enfermedades y de todos los cánceres.

El INEN es una enorme vitrina, una hermosa escultura viviente, en donde caminan y circulan, día a día, a vista y paciencia de médicos, enfermeras, técnicos y funcionarios, hombres y mujeres de todas las sangres, de todas las razas, de todas las esperanzas y miedos, de todos los corajes y sufrimientos, como los de Rendón Willka y del patrón Bruno Aragón en la obra del gran Arguedas. Caminan casi felices de luchar contra todos los cánceres, son miles de héroes anónimos, que sólo aspirar a Vivir y que… ¡No se rinden!, a pesar de todas los sufrimientos y dolores, sacrificios y renuncias regalando al mundo un hermoso ejemplo de amor a la vida

Rindo, a través de estas modestas líneas, un vivo y sentido homenaje a los hombres y mujeres de todas las razas y sangres que un día tuvieron el infortunio y la responsabilidad de enfrentarse al cáncer  en todas sus crueles formas y que lo enfrentaron y lo enfrentan con dignidad y valor, casi felices de luchar contra este flagelo, aún cuando saben que muchos morirán, pero aquellos que sobreviven se convierten en testimonios vivos de esa lucha y que su experiencia sirve de alimento y aliento para aquellos que aún  luchan.

Clasificación: 3.2 (27 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Palacios Celi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.