Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 24 de marzo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Control de Ruido en Hospitales

veces visto 2824 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Control de Ruido en Hospitales

Un edificio hospitalario sin el correcto y debido tratamiento acústico,  puede presentar graves problemas para sus habitantes. Considerada una edificación crítica por sus múltiples funciones, según los expertos es necesario contar con un proyecto acústico especializado, idealmente que se defina en la etapa de diseño. Hay que evitar ruidos molestos.

Aislar acústicamente recintos hospitalarios no es tarea fácil. Se debe considerar una serie de factores. Por ser edificaciones de alta complejidad y poca acústica ya que están compuestas por una amplia gama de unidades funcionales y de servicios estos recintos merecen un estudio específico de control de ruido y vibraciones.

Según los expertos consultados, lo ideal es contemplar los sistemas de control de ruido desde la etapa de diseño, ya que rehabilitar una estructura existente podría subir considerablemente la inversión y, al mismo tiempo resultar muy invasiva, reduciendo el tamaño de salas, pabellones o pasillos.

En un recinto hospitalario conviven diversas actividades como intervenciones quirúrgicas salas de recuperación, atención a público, entre otras. Por ello, el diseño de los requerimientos debe ser tal que permita el desarrollo de cada una de estas actividades por sí sola y en conjunto.

Se debe controlar, entre otros, la reverberación en pasillos y salas de espera para evitar que los sonidos que se producen en estos sectores, afecten a recintos sensibles así como el aislamiento acústico entre áreas y el control de ruido y vibraciones para equipos y maquinarias. Hay que prevenir el ruido.

FUENTES DE RUIDO

En estos recintos hay dos tipos de categorías de ruidos claramente diferenciados, los externos y los internos.

1. RUIDOS EXTERNOS: Son los más fuertes y complejos de tratar. "Los hospitales se instalan en áreas de fácil acceso y, por lo tanto cercanos a fuentes de ruido", comenta Esteban Ruedlinger, ingeniero acústico de IDIEM. Como este recinto en general se emplaza contiguo a una avenida principal, ya cuenta con el ruido de tráfico rodado, en que los autos pueden alcanzar los 85 dBA (dedbeles) y los camiones o vehículos más grandes los 90 dB.

También se debe considerar el tráfico de los vehículos que entran y salen del recinto como transportes de emergencia, servicios camiones de insumos, entre otros. Una solución básica para minimizar estas fuentes de ruido es "contemplar desde el diseño una ruta de ingreso para los vehículos de emergencia, que considere que en ciertos sectores del hospital existirá ruido, pero que estará alejado de aquellas áreas más sensibles", asegura Ruedlinger.

Otro punto no menor: el helipuerto. Un helicóptero transmite por sobre los 100 dedbeles, por lo tanto los niveles de ruido en la fachada del edificio pueden superar los 90 decibeles.

2. RUIDOS INTERNOS: Las principales fuentes de ruidos internos son los equipos generadores de respaldo. "Si estos equipos no se contemplan dentro de una cabina ¡nsonorlzada y con silenciadores pueden transmitir más de 90 decibeles a las áreas contiguas. Por ello es vital que el diseño del hospital considere insonorización o un tratamiento acústico para el área en la cual se ubicarán", explica Luis Carrasco, jefe del área acústica de Volcán.

Otra fuente sonora son los sistemas de información y noticias a traves de parlantes donde se solicitan a los doctores y otras personas que trabajan en el hospital, equipos de climatización, como las manejadoras de aire, que transmiten ruido a través de los ductos. Estos equipos además deben contar con amortiguadores de vibración en su estructura de soporte.

Los ascensores también contribuyen. Por su naturaleza producen ruidos en períodos cortos de tiempo, pero intensos. Pero hay más. Ya que las cañerías transportando fluidos, los equipos en funcionamiento, no sólo generan ruido, sino también vibraciones. El ruido viaja por la vía aérea, mientras que las vibraciones se desplazan por las estructuras recorriendo largas distancias, generando problemas tanto en las personas como en la misma estructura.

EN SÍNTESIS

En un edificio hospitalario conviven diferentes actividades, tales como intervenciones quirúrgicas, salas de recuperación, atención a público, entre otras. Por ello, se debe controlar las fuentes de ruidos realizando un adecuado mapa de ruidos, de manera de evitar que los sonidos que se producen en estos sectores, afecten a recintos sensibles.

Clasificación: 2.5 (26 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.