Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 25 de junio del 2018
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Sixto amador: el matemático de la palabra fácil

veces visto 11499 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Crónica

Sixto amador estuvo destinado  desde su nacimiento a vivir  una existencia salpicada por sucesos extraordinarios. Sus ojos de cartagenero soñador y laborioso se abrieron por primera vez el 31 de diciembre a las doce de la noche menos 15 minutos, en 1.945, un año en que el planeta sentía aún los ecos cercanos del fusil asesino utilizado en la Segunda Guerra Mundial y hacía un esfuerzo inútil para olvidar el mortal aroma de las humeantes ciudades de Hiroshima y Nagasaki, pulverizadas cruelmente por dos bombas atómicas cargadas de odio destrucción.

Las  tibias aguas del Mar Caribe en las Costas de su Cartagena natal lo inspiraron para enamorarse de la vida  y del estudio.   Los calendarios de su feliz adolescencia le sirvieron como telón de fondo para su feliz y prematuro romance con los números. Desde bien temprano se hizo profesor de matemáticas y entre todos los números  con los que lidiaba en la faena cotidiana aparecía  uno más: el  900, correspondiente a los novecientos pesos mensuales que recibía como retribución por su  trabajo de tiza blanca y pizarrón verde.

Un amigo cercano de la familia, Gustavo González (conocido como Picacable),  lo invitó cierta vez a recorrer otras tierras y su inclinación a la errancia, derivada tal vez del hecho de haber nacido en un puerto frente al mar inmenso, lo llevó a aceptar la propuesta del viaje hacia tierras de la que solo conocía su nombre y los relatos fragmentarios que le hablaban de frontera, comercio, indígenas y árabes.    Llegó a Maicao en 1.968 y comenzó a trabajar  en el colegio Paulo VI a las órdenes del profesor Luis García, con un sueldo de novecientos cincuenta pesos mensuales, algo más de lo que ganaba en Cartagena, pero con menos rendimiento, pues ahora sus gastos en tierra extraña eran mayores.    Pero esa tierra no le  sería extraña por mucho tiempo pues en ella conocería a Genara López Casicotes con quien compartiría la aventura de la empresa familiar de la que nacerían sus más preciados retoños: Richard José, José Carlos y María Angélica Amador López, convertidos hoy en  exitosos profesionales, quienes aprecian su identidad maicaera tanto como a sus logros académicos y personales.

El espíritu errante de Sixto Amador se durmió para siempre pues nunca más salió de Maicao, en donde construyó un deslumbrante faro para la enseñanza de las matemáticas y fraguó proyectos sólidos y duraderos de educación cualificada. Las aulas de los colegios San José (diurno y nocturno), Cooperativo y María Montessori, así como las Universidades San Buenaventura y Magdalena, serían testigo de su esfuerzo para formar nuevas generaciones de ciudadanos  dispuestos a construir mundos nuevos y mejores. Por sus clases pasaron el reconocido científico Orlando Díaz y los connotados profesionales Deyanira Guevara, Edilberto Díaz, Juan Mendoza, Olga Díaz y Yanet López Martínez.

El 31 de diciembre del 2.010 (“a las doce menos cuarto, me recalca”), cumplió la edad de retiro voluntario de la docencia y, por lo tanto ya no se encuentra en las aulas, pero eso no le impide continuar  al pie de la hoguera iluminadora de su vida de donde brotan los rayos cargados de sabiduría asociados a las ecuaciones, la factorización y la cinemática. Tampoco se ha separado de los proyectos educativos que en el pasado le permitieron traer a su ciudad de adopción varias centros universitarios, entre ellos la Universidad de San Buenaventura y la del Magdalena, en la cual obtuvo su título como licenciado en Matemáticas y Física.  

Hoy sus días son más fecundos  que nunca pues permanece en constante movimiento atendiendo sus múltiples proyectos y se mueve tanto, como se lo exigían hace algún tiempo los ritmos salseros de Ricardo Rey y Bobby Cruz, los cuales le servían para controlar el estrés laboral y aún el puntaje excesivo de colesterol y triglicéridos. Hoy le sirven para ser un hombre feliz y un matemático de palabra fácil y corazón noble, como sus hijos y su familia. Noble como la tierra en que logró capturar la felicidad dibujada hoy en su rostro de hombre de bien.

Alejandro Rutto Martínez es un prestigioso escritor y periodista ítalo-colombiano quien además ejerce la docencia en varias universidades. Es autor de cuatro libros sobre ética y liderazgo y figura en tres antologías de autores colombianos. Contáctelo al cel. 300 8055526 o al correo alejandrorutto@gmail.com. Lea sus escritos en MAICAO AL DÍA, página en la cual usted encontrará escritos, crónicas y piezas hermosas de la literatura colombiana.

Clasificación: 2.4 (26 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lo bueno que vaya a hacer hoy, hágalo bien, por usted, por su familia y por su país.  ¿Ya leíste Maicao al Día?

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.