Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 23 de septiembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Hinchazón en los pies durante el embarazo

veces visto 2214 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Hinchazón en los pies durante el embarazo

Muchas mujeres experimentan inflamación en los pies durante el embarazo. Dependiendo de la causa, esto puede ser una simple aunque un tanto incómoda condición que desaparecerá por su cuenta, o él mismo puede ser indicativo de una enfermedad subyacente grave que requiere atención médica inmediata.

La hinchazón de los pies y tobillos es una condición que puede ser experimentada por cualquier persona, pero es ocurrente durante el embarazo. La hinchazón durante el embarazo a menudo ocurre debido a un edema, una condición que resulta de la acumulación de líquido en el sistema femenino. Las mujeres embarazadas requieren producir sangre adicional para ayudar a cuidar a su bebé en crecimiento. Pero además de eso, su útero crece y se expande en tamaño, lo que aumenta la presión en sus venas. Esto frena un poco la circulación y como resultado, la sangre se acumula en ciertas áreas y el agua se acumula en los tejidos del pie. Esta agua puede demorarse a veces para ser eliminada por el sistema y mientras se desecha, produce los edemas. En casos de hinchazón severa puede presentarse también hinchazón facial y en las manos, lo que en la mayoría de los casos, es síntoma de preeclampsia, que es una condición muy seria que puede reducir el flujo sanguíneo de la placenta y por lo tanto puede ser peligroso tanto para bebés y madres.

La hinchazón ocasional en los pies durante el embarazo no es señal de preocupación ya que es una condición transitoria que aparece y desaparece a lo largo del embarazo. Existen remedios caseros para la hinchazón que se pueden utilizar sin afectar la salud del bebé; mientras esté descansando mantenga los pies en alto para ayudar a drenar el líquido de ellos. Estar embarazada no es excusa para no comer bien o no hacer ejercicio. Evite los alimentos salados. Coma más proteínas vegetales; sea más activa, el ejercicio ayuda a que la sangre fluya con mayor libertad. Su bebé lo agradecerá también. Tome abundante agua, la deshidratación puede conducir a un enema. Por último, usted debe visitar el médico si la hinchazón y la inflamación persisten o se vuelven dolorosas. Como se ha mencionado, podría ser indicativo de un problema más grave

Clasificación: 2.5 (20 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.