Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
miércoles 26 de junio del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Nota interesante

veces visto 720 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Hoy día sábado 19 de marzo del 2011, a salido una nota en el diario ‘El Comercio’ y creo es digna de tenerla en cuenta y analizarla para mejorar nuestro comportamiento frente a un problema que hace mucho tiempo nos afecta a todos los que vivimos en esta Lima, que trata con todas sus fuerzas, entrar en el orden vehicular.

Me apasiona mucho el tema y pienso que a muchos también les debe interiorizar y apasionar. Todo aquel que sienta esta misma pasión, me imagino que debe ser por ese gran sueño de ver en el ‘Metropolitano’, un indicio de que todo no está perdido en nuestro afán de ver en Lima Metropolitana un transporte público ordenado y seguro. Es por eso que quiero compartir esta nota, que dice lo siguiente:

“Del infame amor por la combi al nuevo romance metropolitano

Lima requiere educación cívica para el mejor uso del Metropolitano. El próximo año no habrá orientadores. Aquí una lista para autorregularnos.

Lo hemos saboreado de sobra. La combi no ha sido un vehículo de transporte masivo más en nuestros maltratados corazones. Ha sido – y para muchos sigue siendo – un mal necesario. “Mal conmigo, peor sin mí”, presumían algunas calcomanías combísticas. Y, sí, por dos décadas fue ese injurioso ‘peor es nada’.

No pudieron competir con su loco ritmo los microbuses, aquellos viejos galanes venidos a menos en los años 80. La combi nos envolvió pronto, nos hizo acostumbrarnos peligrosamente a sus códigos retorcidos. Nos ofendió, nos golpeó, nos hirió, nos mató. “Combi asesina”, le decíamos, pero no podíamos dejarla.

Felizmente, el 7% de usuarios del transporte público ya pudo zafar de esa relación fatal con la llegada del Metropolitano. Una suerte de príncipe azul. Un nuevo romance que deberíamos procurar mantener lejos del deshonor del pasado. No nos dirá nunca más “pie derecho”, “apégate pe”, “sube ‘ñora’ con niños”, “no hay medio”, “allí entran cinco”. Ni le diremos: “Cruzando baja”, “’china’ hasta acá nomás”.

Pero no nos ceguemos ante las bondades de todo lo novedoso. Las imágenes de esta página nos muestran las primeras señales de una posible ruptura y decepción.

“Nos hace falta terapia”, diría Juan Tapia, presidente de Pro Transporte, la entidad municipal a cargo del Metropolitano. Es decir, nos hace falta un programa permanente de educación ciudadana para el uso de este nuevo transporte, como hay en Bogotá (Colombia) para el Transmilenio o en Curitiba (Brasil) para TPC.

La Municipalidad de Lima aún no ha implementado esa solución, pues ahora mismo urge mejorar el diseño, ampliar los paraderos y corregir los errores de infraestructura para que el Metropolitano funcione bien. Todo ello requerirá S/.60 millones.

“Estamos abocados al mejoramiento físico del sistema, como semaforización y señalización”, dijo ayer a ‘El Comercio’ Juan Tapia, pero aseguró que un programa educativo estaba entre sus planes de mediano plazo. Sabe que será necesario, pues en países vecinos los nuevos sistemas de movilidad entraron en crisis o la bordearon, debido a su lado más débil y falible: el ciudadano.

Si en Bogotá dos escolares fueron arrollados por un ómnibus del ‘Transmilenio’ cuando trataban de colarse, acá ya cargamos con muertes de peatones que invadieron el carril exclusivo del ómnibus. La invasión del carril es la falta más recurrente por parte de peatones y conductores, según Tapia.

Será necesario, además, que los usuarios estemos bien educados porque la idea es que al término de este año se prescinda de los orientadores, esos jóvenes de chaleco amarillo que en los embarques reemplazan a los letreros que nos da flojera leer.

Concluyamos. Si el anhelo es no transferirle a este nuevo romance los vicios de esa mala experiencia con nuestra ex, la combi, no esperemos programas oficiales. Cada uno puede aportar:

1.- No saque la vuelta.- Los pasajeros ya están subsidiados por la municipalidad. No intente burlar los molinetes. Ni las colas. No “guarde” asientos. No permita que otros se acostumbren a hacerlo. Silencio es complicidad.

2.- Sea constructivo.- La convivencia en el viaje puede generar conflictos. Mejor es ponerse en los zapatos del otro usuario. Los gritos e insultos quedaron en las combis. Tendrá más efecto y más respaldo una educada invitación a respetar las reglas: no comer, no beber, no cargar bultos, no importunar a los otros con ruidos o empujones. Y mantenga la paciencia: el ‘Metropolitano’ es un espacio y una oportunidad para que nos toleremos mejor.

3.- No descuide los detalles.- Esperar que bajen los otros pasajeros para subir al ómnibus es un acto de sentido común. Pero el criterio suele desaparecer en las horas punta. No hay necesidad: en pocos minutos vendrá el siguiente ómnibus. No olvide tampoco ceder el asiento a quienes tienen ese derecho y también a quienes puedan necesitarlo. Siembre cortesía.

4.- Apropiarse del ‘Metropolitano’. Es suyo y de todos. Aporte con ideas para hacerlo más eficiente. Envíe sus reclamos (mejor sus sugerencias) a datea. Pe

Las cifras.- 300 orientadores trabajan a lo largo del corredor del ‘Metropolitano’. Según Tapia, ello implica un costo que asume la Municipalidad de Lima.  10 veces más que el ‘Transmilenio’ de Bogotá, cuesta por bus el ‘Metropolitano’ en su etapa inicial, de acuerdo con datos de Pro Transporte.  S/.16 millones, invertirá el Concejo de Lima durante el 2011 en la mejora de la infraestructura y del diseño del Metropolitano”.

Para concluir y agregar algo más a esta nota interesante, yo diría que la educación puede impartirse en los colegios, para que de esta manera, los alumnos compartan con sus padres la información, y así todos estemos orientados, de cómo comportarnos en el ‘Metropolitano’ y tener presente que nosotros somos los únicos que permitiremos que este gran cambio en nuestro transporte público se haga realidad, para que desaparezcan los famosos: “avancen que al fondo hay sitio”.

Clasificación: 2.0 (17 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.