Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 22 de febrero del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Este es el juego político y democrático

veces visto 3166 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El juicio del 11-M (el mayor atentado cometido en España a través de su historia, 11-03-2004) se celebrará como Dios manda, faltaría más. Existen dudas razonables, existen incertidumbres, existen pruebas que, a ciencia cierta, demostrarán quiénes fueron realmente los autores materiales de aquella tremenda masacre, así como los inductores de la última. Existen los jueces en España, y son profesionales e imparciales, ya que–por parte del poder Judicial–están tratando de mantenerlos independientes del poder Ejecutivo–como así debe de ser–, en nuestra democrática y abierta nación. Es decir, que los profesionales de la judicatura tratan por todos los medios, habidos y por haber, que los presuntamente implicados en este atentando–inolvidable y espantoso–sean procesados y condenados dentro del marco de la ley.

En nuestra joven democracia–ambiciosa democracia, diría yo–mmuchas personas que creímos importantes (Mariano Conde, Javier de la Rosa...),integrantes de las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado( Planchuelo, Amedo, Roldan...), políticos ( Barrionuevo, Vera, Sancristobal...),funcionarios, han ingresado en los centros penitenciarios en virtud de mandamientos de prisión dictados por distintos jueces y magistrados que, con la ley en la mano–Código Penal y jurisprudencia adjunta–, y no con la ley del silencio, nos han demostrado a todos los ciudadanos a dónde van a parar aquellas personas que han vivido o viven al margen de la ley.

El poder de la política también se mueve sobre parámetros amparados en el secreto. Hemos observado en nuestra querida España que cuando los políticos han deseado declarar ante los jueces, está claro que lo han hecho cuando no tenían nada que decir. Pero no creo que éste sea el caso del 11-M. Y en el mismo saco meto al PSOE y al PP.

Quizá el PP este pecando un tanto de ingenuidad, porque sus dirigentes desean que se les cuente la verdad, pero la verdad que ansían oír, no la verdadera. Quizá Mariano Rajoy fue un tanto más explicito cuando declaró: “Lo que queremos es saber la verdad y qué se investigue”. España esperaba más del jefe de la Oposición. Ese Mariano Rajo sensato, inteligente (porque lo es), de fácil palabra y buena dicción, con pensamiento propio e ideas razonables para compartirlas– en la medida de lo posible –, con el presidente Rodríguez Zapatero (entandamos: no todo lo que está haciendo el jefe del Ejecutivo es malo).Pero el equipo que le rodea es pésimo, mal escogido. Salvemos al ministro de Hacienda: Pedro Solbes Mira, está bien calificado para el puesto que desempeña; mas el señor Montesinos Cuyaubé, ministro de Asuntos Exteriores, hace tiempo que se encuentra “a la luna de Valencia”.

Sin embargo, PSOE y PP podían y debían gobernar España conjuntamente en lo fundamental: terrorismo islámico, terrorismo español, inmigración, educación...Y esto lo que estamos deseando todos los españoles, cualesquiera que sea nuestra opción política, que cambia con los modos de gobernar de aquellos que desempeñan el poder adquirido–mediante los votos correspondientes–. Pero no está ocurriendo así, porque no es Mariano Rajoy dueño de su persona. Esta tremendamente influenciado por el señor Aznar, el señor Acebes, el señor Zaplana, y, como no, por el Opus Dei. Esta Prelatura siempre estuvo y está donde exista poder y dinero, dinero y poder. Los asuntos de Dios brillan por su ausencia. ¡No es santo de mi devoción el Opus Dei!

Para una gran parte de nosotros–los lectores, el pueblo llano y soberano–, el periodismo de investigación está constituyendo una especie de balanza de control frente a los abusos del poder. Y es que los medios de comunicación se han tenido que encargar últimamente del trabajo ingrato, diría yo: denunciar con pruebas fehacientes supuestos delitos de corrupción, para que los tribunales de justicia obren en consecuencia. Uno piensa que los periodistas–investigadores–no están en posesión del don de la inefabilidad, pero rectifican cuando se equivocan. De humanos es el equivocarse.

Prueba de lo anterior lo constituyó el caso GAL, habiendo intervenido en su resolución “Diario 16" y “El Mundo”. Periodistas como Melchor Miralles y Ricardo Arques fueron los hábiles investigadores que descubrieron el peligroso hecho delictivo llevado a cabo por los “Grupos Antiterroristas de Liberación”. Está organización fue acusada de practicar terrorismo de Estado, y fue financiada por el Ministerio del Interior español, cuando a la postre era presidente del Gobierno, el señor Felipe González. Al presidente del Ejecutivo no se le pudo demostrar su participación en los hechos acaecidos. Pero, a raíz de los mismos, el PSOE perdió las elecciones en las urnas. El periodismo de investigación sentó un precedente en nuestra actual Historia de España, con brillantez, con tesón, con profesionalidad y dedicación, buscando la verdad por muy dura que ella fuese.

También desea uno recordar el escándalo “Watergate”, en el que dos periodistas Bob Woodward y Carlo Bernstein–pertenecientes al Washington Post–, investigaron y resolvieron un urdido y complejo enredo que señalaba e implicaba a la “Casa Blanca”. Como consecuencia de lo anterior, y el día 8 de agosto de 1974, el entonces presidente, señor Nixon, tuvo que presentar su renuncia a la presidencia, como implicado en el aludido escándalo.

Es bueno que existan una serie de periodistas–pertenecientes a El País, ABC, El Mundo, La COPE, La SER...) –, que se dediquen a esclarecer e investigar un sumario, asuntos que –a no dudar–no están claros respecto al 11-M, pero nunca desde la descalificación, desde el insulto, desde la ofensa... sin pruebas por el momento. A continuación de esto, se dice, se insinúa...que el PSOE fue quien puso las bombas, que los jueces prevarican, que la policía miró hacia otro lado...Todo esto–sin pruebas fehacientes y concretas –, que están tratando de ir con contra el sistema, contra el sistema democrático español, contra España misma, y, desde luego, entendámoslo bien: al PSOE se le puede tratar de vencer–ya se ha demostrado que es vulnerable como cualquier partido político–, pero nunca, a secas, sino desde la urnas con los votos de todos los españoles. Este es el juego político y democrático.

La Coruña, 18 de septiembre de 2006

Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Clasificación: 3.2 (38 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Estos son artículos de distintos escritores, que no tienen perfil, originalmente añadido por la administración de artículo.org.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.