Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 23 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Eddy Martinez

veces visto 1577 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Es verdaderamente una inmensa suerte, haber podido acompañar con mi guitarra, en la Peña “Charles y su Peña” a un tremendo cantante como lo fue Eddy Martínez (Guillermo Bedoya Martínez) pero, ¿por qué digo, una inmensa suerte? Porque se puede contar con los dedos de la mano a artistas de la talla de Eddy. Artista con cualidades, que muy pocos tienen en la actualidad.

Señor de señores, un caballero a carta cabal, un timbre de voz privilegiado, fuerza interpretativa insuperable y sobre todo un espíritu amical, que lo diferenciaba del resto de personajes del criollismo peruano.

Eddy siempre llegaba media hora antes de su presentación a la peña y mientras la orquesta acompañaba a otro artista, él, en el camerino se disponía a calentar la voz. Luego el animador lo presentaba – “señoras y señores, con ustedes: Eddy Martínez” – la orquesta (en la cual yo tocaba el bajo electrónico) empezaba con la introducción del bolero “María la O” Eddy hacia su aparición en el escenario de la Peña y el público aplaudía con mucha fuerza.

Entre canción y canción a Eddy le gustaba mandarse un chistecito o contar alguna anécdota de su vida profesional. Una de las anécdota que contaba con mucha gracia era la siguiente: (palabras de Eddy): -“recuerdo que cuando cantaba en un escenario en el país de México, me pedían: “oye chaparrito, cántate el vals de la ametralladora” y yo les preguntaba ¿y cuál es ese? Ellos me decían: “yo quiero que escuches la imagen de mi alma que te ama y te adora como aventura que nadie ha gozado…”

Eddy jamás  pronunció  algún chiste con groserías – como suele ocurrir a menudo con otros artistas, y que supuestamente tienen que causar gracia – el respeto al público para él, era lo más importante. Con mucha finesa contaba el chiste que decía lo siguiente: - “Una pareja de esposos recién casados va al médico y le preguntan, qué clase de anticonceptivo deberían de tomar, a lo que el médico les contesta: una manzana diaria. Y el esposo le pregunta al médico: doctor, perdón ¿la manzana antes de, o después de? Y el médico les contesta: “no en vez de” –

Otro chiste con mucha clase contado por Eddy:

“Un misionero en la selva va caminando por el campo tratando de enseñarle a un nativo el idioma castellano y le va diciendo señalando algunas cosas: “hijo mira, eso es un árbol, repite conmigo: árbol” y  el nativo contesta: “arból, arból”. Luego más adelante el misionero  le dice “hijo mira eso un pájaro, repite conmigo: pájaro” y el nativo contesta: “pajáro, pajáro” seguidamente se encuentran a dos nativos en una escena un poco comprometedora haciendo el amor entre matorrales, y el misionero no sabía que decirle al nativo. Entonces rápidamente se le ocurre algo y le dice al nativo: “hijo mira, indio montando bicicleta” a lo que el nativo saca su arco y flecha, y mata al nativo que estaba “montando bicicleta”. El misionero le dice: “¡¿hijo mío que has hecho? ¿Por qué lo has matado!?” el nativo le contesta: “¡porque bicicleta ser mía!”

Eddy tenia la particularidad de llamar por teléfono a todos – literalmente a todos – sus compañeros artistas, tanto cantantes como músicos, amistades y familiares en general, para saludarlos por el día de sus cumpleaños. Y les cantaba una serenata por teléfono. El asunto era tan particular, pero tan particular,  que el que recibía la llamada, pensaba que solamente se acordaba de el – personalizaba el saludo -.

Eddy; en donde estas, se que estarás leyendo este artículo escrito para ti, de todo corazón. Déjame decirte que siempre te recordaremos con mucha alegría, con esa alegría que tú trasmitías a todos. Supiste cultivar esa amistad con todos nosotros, para que ahora coseches ese profundo recuerdo que siempre nos acompañará hasta el día que Dios decida; y nos podamos encontrar para hacer lo que más nos gusta: cantar nuestra música criolla.

Descansa en paz, entrañable y recordado amigo: Eddy Martínez “el pequeño gigante de la canción criolla”

Clasificación: 2.5 (28 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Andrés Arbulú Martínez

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.