Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 26 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

A propósito de correr

veces visto 941 Veces vista   comentario 0 Comentarios

A propósito de correr

 Una de las primeras cosas que hay que saber cuando uno se decide empezar a correr, es que el dolor, más tarde o más temprano va a hacer acto de presencia, y esto es inevitable, pero sufrir ese dolor, es algo opcional, que cada cual, ha de decidir si está dispuesto a soportar, y no todos están en condiciones físicas y sobre todo mentales para poder hacerlo.

 Correr es estupendo para la salud, tanto a nivel físico como mental, pero quien no lo ha hecho nunca, tiene que evitar, sobre todo al principio, el exceso de euforia (el empalme del corredor novato), que equivocadamente le lleve a tratar de recorrer más kilómetros de los que el cuerpo es capaz de soportar. El organismo necesitar siempre un período de adaptación. Esto es lo mismo, que si uno en su primera cita, tiene como único objetivo y permanente obsesión acostarse con la chica de turno, está muy bien eso de ser ambicioso, pero en muchas ocasiones es mejor ir poco a poco y despacito, para después obtener los mejores resultados, así que ¡tranquilo chaval que hay más días!, pues corriendo, sucede igual.

 Si eres un corredor aficionado (como la gran mayoría de los que salen a hacer deporte por parques, circuitos urbanos y alrededores de las ciudades), de esos que buscan tener una vida saludable y mantener el cuerpo y la cabeza en forma, no debe de importarte en absoluto, los que corren más rápido que tú, y te adelantan en plena carrera. Algunos incluso con un gesto de chulería (afortunadamente son los menos) ¡qué patéticos me parecen!

Recuerda, que no compites contra nadie, y en todo caso, si buscas una motivación que te estimule, hazlo contra ti mismo y trata de superarte día a día.

 Cuando corres dependes del estado de tus músculos, así que, hay que procurar siempre tratarlos bien, con la mayor delicadeza posible, hay que preocuparse por ellos, y de vez en cuando hablarles con cariño, seguro que lo agradecerán (¡ellos también tienen su corazoncito!), y tú también le estarás agradecido a ellos, para que nunca te dejen tirado (calambres, agarrotamientos, contracturas….)

Clasificación: 1.8 (23 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Paco Arias.

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.