Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 06 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Aprecia el tiempo y sé feliz

veces visto 889 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Aprecia el tiempo y sé feliz

Con tanta frecuencia estamos tan sumergidos en nuestra cotidianeidad basada en penas, presiones y angustias, que nos olvidamos por completo de lo que el día a día nos ofrece, en forma gratuita, para nuestra felicidad. Como una estrategia bien patrocinada por el consumismo, intentamos aliviar nuestra realidad justificando mayores presiones y endeudamiento, ahogándonos a su vez, en un principio de sobrevivencia material totalmente innecesaria.

Siempre estamos tan angustiados en nuestras vidas, que ya ni siquiera recordamos como apreciar lo que tenemos frente a nosotros. Por ejemplo, un día soleado, un hermoso atardecer, una llamada especial, admirar nuestro hogar, ver a los hijos crecer, recibir un abrazo, dar un beso a nuestra madre o abuela quien aún tenemos con nosotros, etc.

Meditemos un momento:

  • ¿Por qué no gozamos del minuto de oro que todos tenemos?
  • ¿Por qué no sabemos apreciar un abrazo desinteresado?
  • ¿Por qué siempre andamos de prisa y justificamos no tener tiempo ni para alimentarnos?
  • ¿Por qué siempre nos estamos quejando de cosas que no tenemos?
  • ¿Por qué si ya logramos algo, nos duele tanto que no sea el que tiene el próximo?

Hay una pequeña conclusión que tengo yo al respecto: no disfrutamos de nada porque nuestras vidas están vacías; no tenemos el vaso lleno, estamos vacíos por dentro, y no hay nada que pueda satisfacernos mientras sea así.

Es nuestro deber que esa perspectiva de carencias cambie. Nadie más que nosotros mismos podemos hacer que nuestra vida sea más alegre.

Sé que esto suena duro y es mi compromiso ayudarte a “vivir con propósito”, pero lo repito de nuevo, nadie que no seas tú mismo puede estar dentro de tu ser para decirte lo que no estás haciendo bien, sólo tú conoces tu propio corazón, sólo tú sabes el porqué de esa desdicha que ronda tu vida. Aunque trates de ocultarlo, si existe algo de lo que NO estás a gusto, o sientes que la gente es injusta contigo, o quizás notas que otros si pueden y tu no, que un principio de envidia florece en tu entorno, o tan simple como que no te sientes de humor, apartarte un poco del mundo y entra en silencio para saber que está ocurriendo en ti, y cuando sepas qué es lo que te pasa, tienes que dar un paso adelante y tratar de comenzar de nuevo. Edúcate y aprende como sacar lo que sea que te este haciendo daño. Si logras aprender de ti mismo, podrías evitar caer de nuevo en lo mismo.

Si piensas que tu vida se te escapa, habla, exprésate, edúcate, renuévate y sigue adelante. Es muy corta nuestra estancia por esta vida y nos aferramos a vivir amargados y tristes por no aceptar y enfrentar nuestro problema. No es justo para nadie tener que soportarte así, empezando por ti mismo. No permitas que nadie te quite esa felicidad de la que eres heredero. Disfruta del día a día como si fuesen los últimos, sal de casa, mírate, camina seguro por la vida, has ejercicio físico; tú eres una persona que vale mucho y debes creértelo para que también los demás lo noten.

  • Cada día es una nueva oportunidad para cambiar lo malo que hacemos o hemos hecho.
  • Cada día es un regalo que Dios no da para comenzar de nuevo.
  • Si te lo propones, cada día será un bello amanecer, lleno de esperanzas e ilusiones.

Lo material nunca llenará tu ser. Aunque tengas armarios llenos, el corazón puede estar vacío. Cuando nos sentimos más lo primero que hacemos es ir de compras y gastar en cosas que jamás nos pondremos y luego condenarnos a pagar deudas.  Si puedes, ve y devuelve esos caprichos que compraste. La solución no está en tener más, la solución está en que tú te llenes de buenas energías, mires la vida con otros ojos y sepas apreciar lo que se te regala sin que tengas que gastar nada de ti, sólo saber mirar con amabilidad y amor todo lo que te rodea. Quizás al principio solo debas aparentar felicidad, pero si lo sigues intentando, seguirás creyendo y terminarás feliz siempre. Recuerda que la felicidad es quererse y es estar satisfecho contigo mismo.

La felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en saber sacar lo bueno que te da.

Clasificación: 2.0 (20 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Viva con Propósito, Promovemos el Desarrollo Humano, www.vivaconproposito.com

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.