Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
lunes 04 de marzo del 2024
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Una boda de puritita arena

veces visto 13416 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Salí a la terraza para ver el castillo de arena. Es como una postal de un cuento de hadas que mi boda en la playa sea completamente de arena. Así que, baje los escalones saludando a los invitados que estaban ya sentados en las pequeñas banquitas hechas de arena. Muchos pensaron que les sonreía a ellos, pero me daba risa como paso a paso sentía en mis pies descalzos como se desmoronaban las baldosas. Cruce el inmenso arco de arena rumbo al altar. Me  detuve junto al pedestal de arena a esperarlo. Mire la decoracion bodas.

Por fin llego él, mi novio, mi futuro esposo, tan galán vestido en una camisa de seda blanca, y tan apropiado para una boda en la playa. No recuerdo la ceremonia, ni al padre hablando, ni cuándo nos paramos y nos sentamos. Pero lo que sí recuerdo es el atardecer anaranjado, el sonido de las gaviotas a lo lejos y el olor de la brisa del mar.

Recuerdo que las olas poco a poco se comían las construcciones de arena, el pedestal, las banquitas de arena, el arco y las escaleras. Para el final de la ceremonia solo quedábamos él y yo, con el mar mojando de caricias nuestros tobillos; él decía “sí, acepto" y yo contestando “sí, acepto”.

En la fiesta las mesas y sillas eran arena, al igual que la pista de baile, y los niños se divertían destrozando el inmobiliario, y de vez en cuando a un familiar se le desmoronaba la silla. Cortamos un pastel de arena, lo repartimos a los invitados para que nos lo arrogaran al final. Pensándolo bien no fue tan práctico que los invitados de la boda en la playa nos arrojaran puños de arena mojada en vez de arroz; pero nos reímos tanto ese día, que valió la pena.

Clasificación: 1.8 (34 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lorena Somocurcio

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Carlos Peralta Penzo, el campeón en el arte de ser feliz
Escrito por Alejandro Rutto Martínez, Añadido: 09 de Nov, 2009
Vamos a describir a Carlos Peralta Penzo con una frase bien diciente, con el fin de que quienes no lo conocieron se hagan una idea de quién era: durante más de diez años fue el más querido instructor del Servicio Nacional de Aprendizaje en el Sur del departamento de La Guajira. Ese título, tácitamente...
veces visto 3218 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
La Biblioteca Británica adquiere cartas de Ted Hughes y Sylvia Plath
Escrito por jmejiat67, Añadido: 16 de Sep, 2010
La Biblioteca Británica ha adquirido una importante colección de cartas remitidas por el famoso matrimonio de poetas Ted Hughes (1930-1998) y Sylvia Plath (1932-1963) a Olwyn Hughes, hermana del primero. El archivo de Olwyn Hughes, como se conoce, contiene 41 cartas y algunos documentos literarios, incluidos...
veces visto 14954 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Tus ojos, madre Julia Elsa
Escrito por huamanpuka, Añadido: 07 de Abr, 2010
Como en un sueño, vi la delgada figura de tu cuerpo en el umbral de la puerta de la casa donde cobijabas también a mis hermanos. Hasta ese día solo recordaba a mi Padre y a mi abuela, con quienes viví hasta entrada mi pubertad. No sabia que tenia una madre y que nunca en mi vida dio me una caricia con sus...
veces visto 1591 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
La Tumba de la fidelidad
Escrito por pervive, Añadido: 04 de May, 2011
Habíamos escuchado muchas historias que hablan de la fidelidad de los perros hacia los dueños y de cómo les siguen hasta el cementerio, pero hasta ahora no habíamos encontrado ninguna de esas tumbas donde quedé constancia de este hecho. La tumba de la fidelidad llamada así por los habaneros, se encuentra...
veces visto 13141 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Ochoa y sus enzimas - Descifrando las claves de la vida
Escrito por pauet, Añadido: 03 de Jul, 2013
En el verano de 1955, el profesor de la Universidad de Nueva York Severo Ochoa y su ayudante Marianne Grunberg-Manago –una joven de 33 años que en 1994 se convertiría en la primera mujer presidente de la Academia de Ciencias francesa– publicaron en el Journal of the American Chemical Society un trabajo sobre...
veces visto 23887 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios