Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
jueves 05 de diciembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

¿Quién es esa mujer?

veces visto 781 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Karla está harta de que le pregunten quién es la chica de las invitaciones de boda, de por sí no se da abasto con el trabajo como la mejor organizadora de eventos en la ciudad pues ahora menos. Repentinamente cientos de hombres la llaman y la visitan preguntándole sobre la chica que se encargó de repartir las invitaciones de boda de Cristian y Ramón. Karla sólo organizó la boda, organiza decenas de ellas al mes, no se anda fijando a quién contrata ni por cuánto tiempo, ni si la dichosa mujer tiene una mirada radiante llena de dulzura. A ella eso no le importa, solo es una mujer de negocios y ya.

Una hermosa mujer recorre Puebla de lado a lado en una Caribe 76, el motor le recuerda la canción de Los ejes de mi carreta en la voz de Chabela Vargas. No supera los 70 km/hr, cruza la calle Gardenias, motivo suficiente para darle vueltas a esos recuerdos de amores rotos. Se estaciona, sonríe, timbra, entrega y arranca, se estaciona, sonríe, timbra, entrega y arranca, una y otra vez, es la encargada de repartir las invitaciones, y eso la hace pensar aun más en todos los “Ramones” de su vida, ella se sentía una “Cristian” sin su “Ramón”. Entrega con una enorme sonrisa cargada de melancolía una a una las invitaciones, ella se va sin mirar atrás y deja cientos de corazones enamorados de su mirada triste, deseosos de ser quien acompañe su soledad, deseando saber quién es la chica que entrega las invitaciones en una escandalosa Caribe del 76, un rostro que invita a ser observado porque el sol lo hace brillar, un cabello que ondea al alejarse.

Todos asistieron a la boda de Cristian y Ramón, no tanto por el gusto de celebrar esta unión sino por la esperanza de toparse la chica de las invitaciones de bodas.

Clasificación: 2.2 (21 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lorena Somocurcio

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.