Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
viernes 10 de abril del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Nunca entregaste las invitaciones

veces visto 668 Veces vista   comentario 0 Comentarios

Carlos abrió la maleta de Amanda, adentro estaban todas las invitaciones para boda. ¿Cómo podía ser esto posible?, Carlos y Amanda planearon su boda por varios años, él era el hombre más feliz y ella la mujer con el diamante más grande.

Los pasos de Carlos recorrieron la habitación de esquina a esquina unas ochenta y tres veces como mínimo preguntándose por qué Amanda no había entregado las invitaciones de boda. No puede ser que estén a escasas semanas de casarse y ella las tenga muy escondidas. Carlos no estaba esculcando, sólo buscaba las notas de algunos gastos que se llevaron a cabo con los preparativos de la boda. Pero cuando se encuentra con esta temible sorpresa, entró en estado de furia. No sabe que hacer con su coraje, tira la maleta al suelo, rompe algunas invitaciones, las otras quedan esparcidas sobre la cama y la alfombra, patea la maleta una y otra vez.

Se escucha el portón de la cochera. El motor característico del auto de Amanda se apaga. Tres minutos después se asota la puerta principal, los tacones de Amanda suben por la escalera, Carlos cierra los puños y aprieta la quijada, la va a enfrentar y no sabe cómo. La sangre le sube a la cabeza cada que mira de nuevo las invitaciones para bodas por toda la habitación. No respira, no piensa, espera.

Amanda se queda absorta en el umbral de la habitación, los gritos de Carlos le escupen trozos de invitaciones en la cara. Ella no tiene nada que responder, no le importa. Carlos la sujeta de los hombros con rabia, ella se zafa y da un paso para atrás en silencio. Carlos mira su mano, no tiene su anillo, no trae el diamante que él le regaló como muestra de su compromiso eterno.  Amanda lo ha vendido para comprar un boleto de avión.

Clasificación: 2.7 (16 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Lorena Somocurcio

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.