Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 22 de septiembre del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

El ser humano no procede del mono

veces visto 22175 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En este mundo hay muchas opiniones y teorías sobre cómo se originó el ser humano. Hay quien dice que el cuerpo humano se de­sa­rrolló a través de los reinos vegetal y mine­ral y que en la última fase del desarrollo procede del mono. Sólo pocas personas hablan del pen­samiento de la Caída, de los seres de la luz que querían ser como Dios, y de la conden­sa­ción, que finalmente llevó al cuerpo hu­ma­no.

En el Reino de los Cielos esta evolución es­pi­ritual se lleva a cabo desde un átomo espiri­tual –comparable a una célula humana–, pa­san­do a través de los reinos mineral, vegetal y animal hasta llegar a las formas espirituales de los seres de la naturaleza, a partir de las cua­les se va desarrollando paulatinamente el cuerpo espiritual perfecto. Como el cuerpo es­piritual se va desarrollando a través de to­das las fuerzas de Dios, el ser espiritual per­fec­to lleva en sí y es la herencia universal, la Ley Absoluta. Con ello tiene comunicación con todas las fuer­zas cósmicas puras, porque ha surgido a par­tir de estas fuerzas, es decir se convirtió en una forma espiritual-divina en un proceso legítimo.

En el ser humano, el ser perfecto que vive en él proviene de Dios; pero está cargado por el pecado, y por eso es denominado alma. Así que nuestro cuerpo de ningún modo procede del mono, aunque de cuando en cuando se pre­senten similitudes. Las similitudes se origi­na­ron con la programación de los seres de la Caída, luego con los seres humanos, pero nun­ca a través de los reinos de la naturaleza ma­teriales.

El cuerpo espiritual de los seres de la Caída, en el transcurso de su descenso hasta con­ver­tir­se en seres humanos, estaba envuelto de di­verso modo según lo grande o pequeño que fuera el ensombrecerse de cada ser. El principio era tal como sigue siendo válido actualmente para cada ser hu­mano: según cómo el ser de la Caída sentía, pen­saba y obraba, se ensombrecía y se con­den­saba. Según cómo el ser humano siente, pien­­sa, habla y obra, se marca.

En procesos desde el comienzo de la Caída que para los seres humanos son inimagina­ble­mente largos, que se efectúan en ritmos y ciclos, se originó la condensación más dura, la materia. Por el comportamiento pecami­no­so de cada ser humano, la mate­ria es voluntad humana que ha tomado for­ma.

De forma parecida a como en un proceso cós­­mico material, la mujer por medio del engendra­mien­to da a luz un cuerpo para un al­ma que, viniendo de ámbitos de sus­tan­cia más fina, encarna en la Tierra. De este mo­do se da la posibilidad de que haya un circuito en que un alma viene y se marcha de la Tierra: la denominada rueda del renaci­mien­to. En cada cuerpo hay un alma, que se introduce al nacer y que al morir sale del mis­mo.

Del Libro: “Yo,yo,yo la araña en su telaraña“

Vida Universal

Ana Saez Ramirez

45.271.959 R

www.editorialvidauniversal.com

Clasificación: 1.9 (37 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor
No hay información sobre este autor.
¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?
Artículos recomendados
Mabel Gracia Arnaiz publica “Comemos lo que somos”
Escrito por Eupharlaw, Añadido: 17 de Jun, 2015
“Comemos lo que somos: reflexiones sobre cuerpo, género y salud” es el último trabajo de la antropóloga Mabel Gracia Arnaiz. Desde una amplia perspectiva, el libro busca dar respuesta a diversas prácticas alimentarias a través de un análisis biológico, psicológico y social de
veces visto 2793 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios
Syneidesis: Entre la expresión vital y la imaginación exponencial
Escrito por Francisco Martínez Pintor, Añadido: 23 de Mar, 2014
Syneidesis: Entre la expresión vital y la imaginación exponencial          En realidad no hay limitaciones para el inconsciente, máxime si lo imaginamos como una materia gris sin forma aparente, inherente y ajena a la vez de pensar con rectitud[1], e incluso hasta c
veces visto 13171 Veces vista:   comentarios 0 Comentarios