Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter

top articulo
twitter
facebook
Rss
sábado 28 de noviembre del 2020
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Divorcio: el precio del silencio

veces visto 676 Veces vista   comentario 0 Comentarios

El divorcio es difícil para los padres, para los hijos e incluso para la mascota familiar; sin embargo, puedes ver a varios padres que han pasado por un divorcio y han criado a sus hijos  felices  y exitosos, eso muestra que el niño se mueve sin problemas entre dos familias y los padres siguen siendo los mejores amigos, ya que comparten las responsabilidades de crianza sin contratiempos.

La comunicación y la cooperación son calles en el mismo sentido, pero las cosas no siempre salen como deberían. Lamentablemente, la mayoría de los matrimonios termina con amargura y se necesitan muchos años para  que ambas partes lleguen a un acuerdo con el divorcio y dejen de castigar a los demás. Sin embargo, muchas veces, esos años de interrupción de la comunicación afectan profundamente a los niños.

Es común en los hogares monoparentales, que el padre que está con los niños desarrolle un vínculo especial con ellos.  En los hogares donde todavía hay problemas sin resolver entre los adultos que han pasado por un divorcio, la conexión entre el niño y el adulto puede ser problemática, especialmente con el padre que no tiene la custodia.

Veamos el caso de Sam y el divorcio de sus padres

Sam tiene ocho años de edad y una hermana mayor que tiene doce años. Sus padres optaron por el divorcio y han estado separados por dos años.

Durante el periodo de separación, las cosas parecían funcionar sin problemas. Los padres comparten las responsabilidades de crianza de los hijos y su padre tuvo la suerte de rentar una casa a una cuadra de los niños. Durante el periodo de separación, las cosas parecían funcionar sin problemas. Ambos padres hicieron el esfuerzo de comunicarse normalmente a pesar de que el padre vivía por separado.

Cuando el divorcio se finalizó, las cosas cambiaron. Al pasar un mes del divorcio Sam empezó a negarse a visitar a su padre. Tres o cuatro noches a la semana, los niños cenarían con su padre tal como lo habían hecho durante la separación.

El comportamiento de Sam comenzó a deteriorarse. Su trabajo en la escuela comenzó a deslizarse y se mostraba agresivo en la escuela y hacia su hermana.

Las noches que Amanda estaba en casa con Sam y su madre, ella intentaría hablar con él para ver si lo convencía de visitar a su padre. Día tras día, Sam se negó. La situación continuó durante un mes hasta que Amanda externó sus preocupaciones a su madre, pero ella no le dio mucha importancia.

Amanda huyó de su casa llorando y corrió hacia su padre. Él la escuchó y ella expresó su tristeza por la ruptura del matrimonio y la pérdida de su mejor amigo, su hermano pequeño. Él escuchó todas sus inquietudes y luego habló de dar a Sam un poco más de tiempo para adaptarse a los cambios.

Después de seis meses, Sam seguía negándose a visitar a su padre y a Amanda, pero ante la presión, la madre disminuyó su horario de visitas. Como el padre vivía en el mismo barrio que sus hijos, a menudo se le ve por el mismo barrio.  Sam finge que no lo ve y corre a casa de su madre. Si llegan a hablar, Sam es grosero y agresivo y Amanda se pone triste.  Sam tenía poco respeto por su padre y a Amanda eso no le gustaba.

Al final de todo se descubrió que la madre compartía su ira con Sam y que había empezado a decir comentarios despectivos de Amanda.  Fue así como la madre había estado contribuyendo al comportamiento de Sam después del divorcio.

Aquí hay algunos consejos que los padres que han pasado por un divorcio pueden utilizar para asegurarse de que no se involucren en conductas de alienación parental.

a)      Resolver tus propios sentimientos sobre el divorcio y los cambios de vida.

b)      Permitir que tus hijos tengan un lugar seguro con sus padres para  comunicar tus sentimientos.

c)      No dejes que tus hijos paguen el precio de tus sentimientos.

Clasificación: 1.8 (17 votos)
Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

En Abogados y Asociados somos expertos en Divorcios Express. Nos ocupamos de los diversos trámites de divorcios y así como de juicios de pensión alimenticia. Contamos con amplia experi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.