Anunciese Aquí

Registro automático

Acceder con Twitter Acceder con Linkedin Acceder con Facebook

top articulo
twitter
facebook
Rss
domingo 19 de mayo del 2019
Lea, publique artículos gratis, y comparta su conocimiento
Usuario Clave ¿Olvidó su clave?
¿Iniciar sesión automáticamente en cada visita?
Inserte su correo electronico

Cesárea con reflectores

veces visto 1347 Veces vista   comentario 0 Comentarios

En la época del Terrorismo, eran frecuentes los apagones y por lo tanto era usual que varias Clínicas tuvieran Generador, pero… algunas No tenían, otras se demoraron en adquirir uno, por último el Ministerio de Salud no controlaba este rubro, de tal manera que en algunas Clínicas el generador lo tenían lejos del Vigilante y lejos de Sala de operaciones, de esa manera la luz artificial demoraba en ser restituida y esos minutos a veces eran fatales. Una noche, ya muy de noche, estábamos operando en la Clínica que llamábamos de Ojos y Oídos y en eso, cuando ya habíamos sacado el Feto y estábamos suturando el Útero… se produjo un APAGON GENERAL y comenzaron los gritos ¡Vigilante!... ¡Vigilanteeeeeee!....¡Enciende el motorrrrrr! Y rogar que haya escuchado Y hasta que venga la luz,… ¡NO podíamos Esperar! Tuvimos que suturar alumbrados por dos reflectores, uno a cargo del Dr. Jorge y otro a cargo de la técnica España, quienes alumbraban siguiendo los movimientos de mi mano,¡el ángulo, el ángulo doctor!- le decía yo- en alusión al primer punto que debía poner en el útero-el más importante- luego la segunda capa del útero y la ¡Luz no llegaba!,¡ Revisión Alvarado!...¡Revisión!- exigía yo, el Dr. Jorge tenía que atender a la paciente también pues era anestesiólogo, yo me quedaba con el reflector en la boca y así terminamos de suturar el útero, cuando ya estábamos en el peritoneo parietal llegó la luz, pero ya nos habíamos comido el tremendo choclo de la sutura del Útero. Al terminar la Cesárea, salimos felicitamos a los familiares, sus habitaciones tenían Velas, afuera las calles eran oscuras, la luz de algunos coches iluminaba la ciudad, el Hospital Belén imponente ¡era una mole bien iluminada!, eran ya las 3 de la madrugada.

Clasificación: 2.7 (24 votos)

Está prohibido copiar este artículo. Artículo.org no permite la sindicación de sus artículos.
Acerca del autor

Miguel Palacios Celi

¿Tiene comentarios o preguntas para el autor?

Lo sentimos, pero no podemos procesar su petición en este momento. Por favor pruebe mas tarde. Si el problema persiste, puede contactar con nosotros pinchando sobre el enlace aquí.